Un madrileño y un argentino están a punto de quitar el sueño mundial al Papa Francisco

Publicidad

Un ex jugador del Rayo Majadahonda quitó el sueño al Papa Francisco en el Vaticano

Un ex jugador del Rayo Majadahonda quitó el sueño al Papa Francisco en el Vaticano, titula El Confidencial.com

Jesús Garrido (El Confidencial.com). Un chico que jugó en el Rayo Majadahonda pidió una oportunidad en el Auckland City a un entrenador que hablaba su mismo idioma, puesto que nació en Barcelona. Se conocieron y se gustaron mutuamente. Eso ocurrió hace cuatro años, en los que los dos se empeñaron en hacer al Auckland uno de los equipos oceánicos más grandes de la historia. Ángel Berlanga se adueñó desde entonces del lateral derecho y Ramón Tribulietx es uno de los entrenadores españoles más laureados, aunque los trofeos que ha tenido el honor de levantar tengan mucho menos prestigio internacional que otros. Y a pesar de un palmarés espléndido, los dos son semiprofesionales. Si nos atenemos a lo que se pudo ver en el Grand Stade de Marrakech, el Real Madrid tiene bien poco de lo que preocuparse. De hecho, lo único que en principio podría evitar que los blancos fueran campeones del mundo sería una excesiva (pero muy excesiva) relajación el próximo sábado. Y ni eso, porque el Madrid jugó de nuevo con el freno de mano echado contra el Cruz Azul y rozó la manita para entrar en la final. San Lorenzo de Almagro no fue ni por asomo lo que ha sido siempre el representante de la Conmebol en lo que fue la Copa Intercontinental y después el Mundial de Clubes. Un equipo de Nueva Zelanda, o para ser más precisos, un argentino y un madrileño, le pintaron la cara.

El Papa Francisco, seguidor de San Lorenzo

El Papa Francisco, seguidor de San Lorenzo

En la primera parte, el Auckland maniató a San Lorenzo con una salida casi lavolpiana, con un hombre cerrando y los otros dos defensas pegados en los costados para sacar el balón. Ni un pelotazo mal dado, ni un melón mandado a tomar viento: todo intencionado. Irving ejerció de Matthäus como líbero organizador. Berlanga en un lado, Vicelich al otro, Iwata como extraño lateral izquierdo. Y el peligro pasaba por las botas de un argentino vestido de blanco que, a diferencia del Papa Francisco, iba contra San Lorenzo. Emiliano Tade fue el mejor albiceleste de largo sobre el campo y tuvo el 1-2, pero le tembló todo el cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *