El veterano atleta olímpico Javier Navarro (Majadahonda) da consejos para iniciarse en el “running” (I)

El atleta Javier Navarro

MONCHI CANO. Practicar un deporte es un hábito saludable cada vez más extendido y uno de los que más adeptos gana es simplemente correr, lo que popularmente ahora se denomina como “running“. Una actividad deportiva que si bien puede parecer sencilla, ya que el usuario se limita a caminar deprisa y a pie, lo cierto es que entraña una complejidad mucho mayor. El veterano atleta majariego Javier Navarro relata en un divertido y ameno artículo titulado “¿Eres runner?, “Take care my friend” todos los elementos que componen esta práctica deportiva en auge que es el “running”. Navarro es licenciado en Educación Física, técnico superior en Atletismo, fue olímpico en Atlanta 1996 y ahora es director del Centro de Tecnificación Deportiva (CAR) Infanta Cristina de Murcia. Toda una dilatada experiencia y formación que utiliza con ameno símil para invitar a todos los lectores a hacer deporte, pero especialmente a correr. Una de las grandes pasiones de su vida, de hecho sigue comiendo en pruebas de velocidad en la categoría Master. Y no solo se limita a eso, ya que también aconseja que debemos marcarnos una serie de pautas antes de iniciarnos y durante su practica, para evitar posibles daños de cualquier índole. Un artículo que reproducimos para los lectores de MJD Magazin dividido en varias entregas para facilitar su lectura. En esta primera parte, Navarro habla sobre los orígenes de este deporte que conforma una de las grandes pasiones de su vida: correr.

JAVIER NAVARRO. De un tiempo a esta parte todos hemos podido observar el importante aumento de practicantes que se inician o aventuran en el adictivo mundo del denominado “running” o la carrera a pie en cualquiera de sus múltiples versiones de ocio o competición: carreras populares de todas las distancias, maratones y medias maratones, carreras de o por montaña, pruebas atléticas federadas, triatlones o duatlones. A esta moda se han apuntado millones de personas en el mundo, algunas que jamás antes habían ni siquiera practicado deporte alguno y otras tantas que se han reincorporado al deporte con edades avanzadas, creándose una industria del running alrededor que mueve miles de millones de euros, siendo actualmente el sector deportivo que más ha crecido en estos últimos 20 años en venta de material deportivo, tecnología, organización de eventos y carreras o gestión del turismo deportivo.

Que una persona se inicie a hacer cualquier tipo de deporte, a cualquier edad o en cualquier momento de su vida, si bien se suele clasificar como la realización de algo saludable, pudiera ser que se aleje totalmente de la salud en cuanto entremos a analizar todo lo que comporta y rodea el tipo de actividad física que se inicia y a la persona que decide iniciarla. Si correr era algo natural de la raza humana desde que tenemos conocimiento de las actividades de caza, desplazamiento o supervivencia de nuestros antepasados, y una carga genética de dicha actividad ha podido ser heredada por el hombre de la sociedad actual, la necesaria adaptación al medio y la necesidad de correr para sobrevivir de nuestros ancestros están muy lejos de las exigencias físicas actuales para el ser humano dentro de una sociedad moderna adaptada y construida con todas las comodidades posibles (calzado muy cómodo que puede atrofiar la musculatura del pie, superficies artificiales agresivas que antes no existían como el asfalto, paseos adoquinados, pistas sintéticas, etc., todo tipo de vehículos para el desplazamiento incluso en trayectos muy cortos, o la ya innecesaria carrera para la caza o huida de los depredadores).

En este sentido, la teoría de la evolución de las especies que Charles Darwin desarrolló en el siglo XIX, en lo referente al “running”, ha ido en sentido contrario en los últimos siglos, pero de repente, ante esta involución, parece que los runners pretenden volver atrás y recuperar el terreno perdido, pero “cuidado” sin las adaptaciones necesarias que nuestra especie tenía adquiridas para tal fin y ha ido progresivamente perdiendo. Hemos visto todos, en los grandes eventos deportivos atléticos, que hay una dominancia extendida en la carrera en distancias largas por aquellos atletas cuya procedencia geográfica responde de una manera más cercana a la adaptación del ser humano a las condiciones de su entorno o costumbres, así los keniatas, etíopes, somalíes o eritreos, por la poca o tardía evolución de sus pueblos y costumbres y el retraso de la llegada de la civilización o modernización a sus territorios, han recibido la gracia de su mayor carga genética que se ha ido preservando en mayor o menor medida a lo largo de los tiempos beneficiándoles a la hora de correr frente a otros, habiendo podido heredar en sus genes una mayor predisposición hacia la carrera, una morfología musculo esquelética y sistema cardiovascular y respiratorio adaptado para un mayor rendimiento con un menor consumo para las carreras en distancias largas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *