Iriondo (Rayo Majadahonda), “a tumba abierta” en Radio Marca: “Si miro para abajo seguramente me caigo”

Iriondo abraza a Jony Alba cuando era 2º entrenador

SONIA BLUE. Los resultados no le han favorecido al Rayo Majadahonda este fin de semana y este lunes frente al Sporting de Gijón necesita al menos 1 punto para salir de la zona de descenso, en la que ha caído transitoriamente por primera vez esta temporada. El entrenador de fútbol Antonio Iriondo fue protagonista de una entrevista en Radio Marca, algunos de cuyos principales fragmentos resultaron muy llamativos por desvelar parte de su personalidad, hasta ahora desconocida. Y por su carácter premonitorio:  “Si miro para abajo seguramente me caigo”, dijo en alusión a su puesto en la clasificación. Ofrecemos por esta razón algunos de ellos, comenzando por el comentario del periodista que lo entrevistó: “tiene 65 años, es un histórico del futbol madrileño, vivió en Bilbao hasta los 12 años e iba para ciclista, pero el futbol se cruzó en su camino cuando una mañana jugando con chavales en la plaza de su barrio llegó un señor que le ofreció jugar al futbol federado, o al menos así es como él lo cuenta”, señala el periodista radiofónico.

Con Oscar Mena cuando dirigía el juvenil A de DH

Antonio Iriondo responde: “Yo no soy un tío de estar todo el puñetero día pensando en fútbol, porque efectivamente cuando estoy así gran parte del día digo “algo estoy haciendo mal”. Creo que no soy solo y exclusivamente un entrenador de futbol, ni siquiera quiero estar obsesionado con el futbol, creo que viviendo el momento que vives en cada instante también vives con la intensidad propia cuando estás en el futbol. Si estás todo el día solo y exclusivamente pensando en el futbol pues yo creo que es una vida muy triste”. Iriondo también se posiciona en contra de la tecnología como ayuda al árbitro: “El VAR te va a ayudar, es una ayuda más al árbitro, pero no es determinante. Pero el VAR también se puede equivocar, no olvides que detrás de esa pantalla o esas pantallas, hay otra vez una serie de hombres que solo pueden ayudar al que está allí, y lo ve más cercano o está tapado en ese momento”.

Movilla fue su secretario deportivo

Y el técnico nacido en Rusia no esconde sus preferencias: “Yo –esto sí es una confesión– en el fondo soy un romántico, es decir, esa idea tan mercantilista la respeto, pero no puedo compartirla. A mí me pone, aunque sea un profesional del futbol, ver a los tíos con la bandera cuando llegamos en el autobús a un sitio. Ostias… Si los americanos no tienen eso, que no lo tengan coño, ellos tendrán otras cosas que nosotros no y que les pone, pero a mí me pone eso. Y el fútbol es fútbol y es lo que es. Si por ganar más dinero tenemos que ir a los Estados Unidos, lo digo abiertamente: no estoy de acuerdo. Respeto al que lo haga, pero a lo mejor no entiendo muy bien este mundo, no lo entiendo sin poner el alma en ello. No por ponerle más duros ellos van a tener más futbol”.

Con Francisco Moreno cuando era su delegado

También se refiere a su “método” budista aplicado a los entrenamientos: ”El concepto de orar ellos no lo tienen, el concepto es meditar. Meditar es encontrar el silencio, es encontrar esa paz y aislar la mente del resto del organismo para que no te domine la mente y dominarla tu a ella. Un occidental, quizás una de las mayores dificultades que tenemos es dominar la mente y es uno de los mayores beneficios que tiene la meditación”. Incluso hace autocrítica tras el mal arranque liguero: ”Uno trata de ser uno por encima de todo, con sus errores y con sus aciertos, porque somos tremendamente humanos hasta que dejemos de serlo. Yo creo que cada jugador tiene que hacer eso igual, no dejar de ser él y entender lo que es nuestro juego, un juego de conjunto, que entienda que esto es una cuestión colectiva”. Y añade: ”conociéndome sería un reto importante decir: ”Coño, yo es que soy un poco lento transmitiendo las cosas”. Y me gusta vivir el día a día en el campo y no trasmitir nada el domingo para que los jugadores ese día lo hagan”, justificando así su escasa locuacidad en el campo.

Iriondo y Pedro Calvo, que fue su 2º entrenador muchas temporadas

Por ultimo destaca que Enzo Zidane vino al Rayo Majadahonda porque él le garantizó que jugaría y tendría minutos: ”Me llamó y me dijo que si podía tener yo interés porque si no, quería saberlo. Porque no iba a venir por venir”. El míster le respondió que “muchas gracias por querer venir con nosotros y por haber elegido este equipo. Y le dije que para mí los jugadores técnicos tienen un plus especial para jugar con nosotros. Porque para el estilo que proponemos necesitamos jugadores que tengan un buen manejo de balón. La idea es tratar bien la pelota y él tiene cualidades técnicas para ello. Es un chaval que es tremendo, humilde, trabajador, me pone muchísimo, pero tiene cosas que… Los “talones de Aquiles” existen hacen mucho tiempo pero esperamos que sea capaz de romperlo y mejorar algunas de las cosas que pueda hacer, ya que pueda triunfar en esto del mundo del futbol”. Y concluye con un reto y una pregunta: ”¿Cuántos puntos nos saca el primero?, yo normalmente miro para arriba. Si miro para abajo seguramente me caigo. Si miro para arriba a lo mejor consigo subir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *