Rayo Majadahonda encuentra su muro y hace bailar la Marsellesa a un Almería de secano

“Rayo Majadahonda, el más listo de la clase, alcanza mucho premio con poco fútbol”, titula Alberto Díaz, que se estrena como cronista deportivo mientras perdura la “lesión” del titular Gregorio Mª Callejo por “sobrecarga” de trabajo. “Rayo Majadahonda encuentra su muro y hace bailar la Marsellesa a un Almería de secano”, subraya J. Federico Martínez. “La magia vuelve al Wanda Metropolitano de la mano de Enzo Zidane, Fede Varela “Dybalita” y Aitor García, destaca Tony del Valle, cuyas crónicas ilustran las fotografías de Julia Bachiller, que se estrenaba también en el Wanda. El Rayo Majadahonda encontró por fin su defensa y con ella el acierto en ataque con el que doblegó a un Almería árido en el área contraria y de secano en la línea delantera. Después de muchos cambios y decenas de conjeturas, por fin encontró Antonio Iriondo una defensa que con su muro repelió hasta 13 corners almerienses y 8 tiros a puerta, aunque solo 1 entre los 3 palos. Números mandan y aunque el rayito entregó la posesión a los indálicos (46%/54%) un partido igualadísimo en el control del balón (75%/74% de acierto en pases) se inclinó hacia el equipo local gracias sobre todo a una jugada maestra de Enzo Zidane que, emulando a su padre, presente de forma discreta en la parte trasera del palco junto a su otro hijo Luca y su esposa, la almeriense Véronique Fernández, se inventó un pase de gol que destrozó la cintura de tres defensas y descolocó a 2 jugadores rivales más y al portero. Luego los “aitores” se encargaron de ponerle la guinda al pastel. Veronique no pudo disimular su alegría, según señaló a MJD Magazin un invitado del palco, que desconocía que la señora es natural de El Chive, pedanía de Lubrín (Almería), donde ahora posee una mansión en el paraje denominado “El Chorrico”. Pero de “corazón partío”, nada de nada.

Las imágenes de TV captaron a Luso riendo tras engañar al árbitro con su forzada amarilla

Rayo Majadahonda: Basilio (2); Rafa López (3), Luso (1) (Galán (2), min.16), Morillas (3); Andújar (3) (Benito (1), min.77), Iza Carcelén (2) (Fede Varela (2), min.81), Óscar Valentín (3), Enzo Zidane (3), Francisco Varela (3); Aitor Ruibal (3) y Aitor García (3).
Almería: René; Romera, Owona, Saveljilch, Andoni López; De la Hoz (Juan Carlos, min.65), Eteki; Corpas (Luis Rioja, min.46), Chema, Narváez (Sekou, min.75); y Álvaro Giménez,
Gol: 1-0, min.43: Aitor Ruibal. 2-0, min.89: Aitor García.
Árbitro: Gorostegui Fernández-Ortega (3) (Comité vasco). Amonestó a Andújar (min.30), Luso (min.43), Óscar (min.46), Andoni López (min.54), Eteki (min.67), Ruibal (min.83) y Romera (min.87). –Luso fue protagonista de una jugada antideportiva al forzar una quinta amarilla cuando ya estaba en el banquillo y se marchó riendo tras engañar al trío arbitral, con la complicidad del equipo técnico, como pudo apreciarse en televisión. Esperemos que el Comité de Arbitros no se haya apercibido, pero por el “fair play” del deporte estas artimañas deberían desaparecer.
Incidencias: encuentro correspondiente a la jornada trece de LaLiga 123 disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 2.216 espectadores, la más pobre de la temporada. Esta vez fueron 2.000 majariegos y apenas 250 almerienses.

Alberto Díaz debuta en el Wanda como cronista

ALBERTO DIAZ. MVP: Aitor García. Partido muy atascado entre el Rayo Majadahonda y el Almería con un equipo local sin ideas y un visitante con aun menos. El Rayo falló al final del primer tiempo una contra increíble de las que pocas veces se ven en el fútbol, con un uno contra uno que acabó con un enorme blocaje del meta visitante René aunque fue más error del delantero, dada la claridad de la ocasión. En ese primer tiempo mucho ritmo en el partido pero también muchos bostezos en la grada por la falta de esa salsa del gol que son las ocasiones y esas almendras que son los goles. Andujar, Enzo y Aitor Ruibal por parte del Majadahonda brillaron algo más que los demás, Alvaro Giménez y Narváez hacían más méritos por el Almería. Partido muy igualado en las estadísticas y casi sin ocasiones de gol hasta que apareció la genialidad de Enzo Zidane, la generosidad de Varela y el acierto de Aitor Ruibal. La segunda parte fue tres cuartos de lo mismo: hasta el minuto 88 partido malo, malo para el espectador neutral que acudiera al Wanda a ver fútbol de plata, con una segunda mitad muy trabada, de nuevo con muy pocas ocasiones y donde dominó algo más el equipo visitante, que sin embargo fue muy ineficaz en el ultimo cuarto de cancha. El Rayo aprovechó su oportunidad y sin vistosidad alguna, tras saber parar el partido durante la última media hora, se llevó los 3 puntos.

Tony del Valle

TONY DEL VALLE. MVP: para los tres magos del balón que deleitaron a la parroquia majariega: Enzo Zidane, Aitor García y Fede Varela “Dybalita”. Tras enlazar dos derrotas y un empate, el Rayo Majadahonda se presentó en el Wanda Metropolitano con una imperiosa necesidad de puntuar y así abandonar la parte baja. El maestro Iriondo nos vuelve a sorprender con cinco cambios en el equipo titular, regresaba a la portería Basilio, el Buffon de la Liga 1,2,3. Atrás volvía Andújar después de tres meses de lesión, acompañado por el veterano Rafa López. En el centro del campo, apostó por la dupla de Luso y Enzo. Junto a Isaac, Morillas, Oscar Valentín, Aitor García, Fran Varela y en punta Aitor Rubial, completaron el once ganador.

Primeros cuarenta y cinco minutos muy trabados, siendo el Almería quien tuvo las mejores ocasiones de marcar. En el 8’ llegó el primer tiro por parte de Chema Núñez, que Basilio despeja a córner. En el 14’ Corpas solo ante la portería dispara al poste, errando la mejor ocasión del partido para el Almería. Tres minutos después llegó la lesión muscular de Luso, motivando el primer cambio del partido de los majariegos, entrando en su lugar Ernesto Galán. Ya entrados en la mitad de la primera parte llega la ocasión del Rayo, ejecutada por Enzo y que Owona despeja a córner. Al borde del descanso, cuando ya los seguidores se disponían a comerse el bocadillo, Enzo Zidane se saca de la chistera un pase de libro dejando solo a Varela, que a su vez no lo desaprovecha y se la deja en bandeja a Aitor Ruibal para poner al Rayo majariego por delante en el marcador. Un Almería apretando las tuercas al Rayo hizo que en el minuto 45 llegara otra clara ocasión de un cabezazo de Álvaro Giménez, siendo sacado bajo palos por Fran Varela. Cuando el Almería se encontraba volcado en el área, el Rayo Majadahonda propició una contra rapidísima dirigida por Aitor García plantándose solo ante el guardameta René, que resolvió con gran solvencia, evitando el segundo gol.

En la segunda parte, los majariegos salieron con la lección bien aprendida de toque, toque y espacio, ampliando el campo a unas dimensiones propicias para desarrollar su identidad futbolística y su apuesta por el buen fútbol. Una vez recuperado el control del balón es el Rayo Majadahonda quien domina el partido ofreciendo un juego más técnico y rápido que descoloca al Almería. En el minuto 81 sufre un tirón el incansable Iza Carcelén, que es sustituido por Fede Varela “Dybalita”. En otro contragolpe rapidísimo, esta vez llevado a cabo por “Dybalita”, este se saca de la chistera otro antológico pase para que le llegue el balón libre de cargas y gravámenes al mejor del partido, Aitor García. El delantero, sin esperar a que llegue el balón al suelo, la pone en el fondo de la portería con una vaselina de auténtico mago del balón. Este gol supuso un éxtasis de felicidad para los aficionados majariegos y un jarro de agua fría para los andaluces. Visto lo visto, el Rayo Majadahonda se llevó para el zurrón tres puntitos más en una competida liga que saben a gloria bendita.

J. Federico Martinez

J. FEDERICO MTNEZ. MVP: Enzo Zidane. No fue “chorrico” sino un “chorreón” lo que le cayó al Almería en su primera visita al Wanda Metropolitano. Romo en ataque, aún más que el propio Rayo Majadahonda, de nada le sirvió el dominio del esférico frente a un ordenado Rayo Majadahonda que fue un auténtico frontón. Y además ayudado por la suerte: la lesión de Luso recompuso una defensa que ya se había tragado un palo y en la cual ejerció de mariscal Rafa López, con Morillas como ayudante de cámara y el reaparecido y debutante Andújar como zapador de un Ejército defensivo indestructible al que Galán ayudó con los galones que le han dado ya su eficacia atrás.

El mediocampo fue además brillante: Oscar Valentín siguió dirigiendo la orquesta desde atrás y Enzo Zidane tomo la batuta sobre los atacantes con un Iza Carcelén cuyos huesos y músculos siguen siendo de platino pero que este domingo se rompieron, dios quiera que por poco tiempo. Francisco Varela, al que el apellido desgracia teniendo al crack de Fede Varela en la misma plantilla, tampoco desentonó haciendo ese trabajo gris y sin brillo que todo entrenador agradece por el bien del equipo. Y adelante los dos Aitores se lucieron. El onubense, “Ribery de la Bahía” como le decían en Cádiz, ya fue bautizado en TV como el jugador de arranque más explosivo de la Segunda A. Y el otro Aitor, acompañado también en la desgracia por la homonimia del nombre de pila, esta vez sí que dejó el Ruibal en la caseta y sacó lo mejor de su nombre vasco aunque sea catalán: eficaz, sacrificado y un jugador integral.

Por lo demás, los ataques de entrenador que suele tener Iriondo en este su primer año como profesional en la categoría de plata fueron por fortuna bastante pasajeros. Tras el nuevo experimento de Cantero en la portería ante el Alcorcón, regresó Basilio bajo palos para algarabía de su afición. Agotó los cambios para dar entrada a los que le mendigan al menos unos minutos para lucirse como profesionales. Fede Varela estuvo solo 13 minutos en el campo –enorme despilfarro- y fabricó el segundo gol. Al canario Benito del Toro le regaló 17 pero no los aprovechó del todo. Y se quedaron compuestos y sin novia futbolera Jeisson, que reclama al menos las mismas oportunidades que Tony Martínez por haberse quedado en el club tras sus muchas ofertas. Pero también Nico Schiappacasse, que no fue ni convocado y del que nadie entiende los castigos a los que le somete el míster por el enorme pecado de ser brillante y tener desborde. Y no digamos ya esos “patitos feos” llamados Echu, Bustos o incluso Salcedo, enormes jugadores al que este Rayo Majadahonda ha dejado sin sitio porque se encarama a la zona apacible de la clasificación. Ya se sabe: es la montaña rusa del “ruso” Iriondo y esta vez tocaba subida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *