El Califato de Córdoba obliga a repartir el Arcángel con el Khalifa de Majadahonda

J. FEDERICO MTNEZ. “El Rayo Majadahonda se va con peor sabor de boca que el Córdoba” (Tony Pinilla, Movistar TV); “El Rayo Majadahonda perdona al Córdoba” (Marca); “El Rayo Majadahonda dejó escapar la victoria en Córdoba” (AS), titulan los comentaristas deportivos nacionales. Desde Majadahonda los analistas coinciden: “El Rayo pierde dos puntos: los argumentos y la victoria no van de la mano“, subraya Alberto Díaz, mientras que Tomás Hernández destaca: “Oportunidad perdida: seis partidos sin ganar obligan a cambiar ya la mala racha”. Y es que el encuentro en El Arcángel rozó el sopor en la primera parte a pesar del espectacular gol de Iza Carcelén tras una bella jugada colectiva: el empate de Piovaccari fue no menos precioso y animó mucho más la última media hora. No obstante, los 25 últimos minutos que jugó el equipo majariego contra solo 10 cordobesistas por la justa e infantil expulsión del central Aythami fueron muy mal gestionados: el Rayo cayó en el nerviosismo y la precipitación con continuas faltas por entradas a destiempo que ralentizaron el partido para ponerlo en el punto que quería el Córdoba, que incluso gozó de alguna oportunidad para llevarse al final el gato al agua. El ex portero del Real Madrid-Castilla y Tenerife, Carlos Abad, cuajó una buena actuación, mientras que Ander Cantero “cantó” algo más en el gol cordobesista, ya que fue un disparo lejano aunque muy ajustado y en parábola. Las estadísticas, eso sí, fueron una vez más para el Rayo Majadahonda: posesión (43%/57%), remates a puerta (2/5), asistencias (5/18), pases buenos (235/345 o 72%/79%) y hasta saques de esquina (6/7). La falta de gol, sin embargo, desnuda otra vez al equipo: los delanteros las fallaron de todos los colores y de los 21 tiros que realizó el equipo solo 5 fueron a puerta con resultado de 1 gol. El Córdoba chutó 3,5 veces menos y de sus 6 disparos, 2 entre palos, marcó 1.

J. Federico Mtnez

Por lo demás, las novedades se redujeron al debut de Juanvi Peinado en el banquillo, que arriesgó al estilo Iriondo, sacando a Verza y dando entrada a Enzo Zidane cuando ya tenía 1 punto en el bolsillo, cambio ofensivo por el que no caben reproches al míster provisional: hay banquillo. Se entendió menos la suplencia de Aitor García, que cuando sale de refresco lo suele hacer peor que cuando es titular, quizás porque merma su confianza. Y la continuidad de Cantero sobre Basilio, que parece ser ya una apuesta que en su momento falló por las goleadas que encajó en su debut, pero que este domingo aguantó bajo palos la mayor parte de las veces con solvencia, sobre todo por alto. El juego “ofensivo” del nuevo portero ya fue otro cantar e incluso tuvo un despiste en un balón que fue a despejar y golpeó en un delantero, estando a punto de mandarlo de nuevo a galeras para el resto de la temporada.

El entrenador cordobesista Curro Torres valoró el punto salvado ante el Rayo Majadahonda, aunque dejó la sensación de no quedar muy contento con el partido de los suyos, si bien mantuvo un discurso de alabanza hacia sus jugadores por el esfuerzo hecho: “Tal y como ha ido el partido hay que estar satisfecho. Desde la expulsión de Aythami hicimos un esfuerzo enorme. Mantuvimos el empate, no es lo que buscábamos pero hay que darlo por bueno”, declaró al preguntarle si consideraba haber ganado un punto o perdido dos. El empate, sin embargo, no satisfizo a la afición y prensa andaluza, a pesar de haberlo obtenido en circunstancias adversas:

“Un triste empate que no fue peor por Carlos Abad”, titula Cordobadeporte: “Un duelo en el que Aythami acabó expulsado y silbado, como Érik Expósito. Carlos Abad tuvo que meter otra mano espléndida abajo en un despeje de Luis Muñoz que tocó en Aitor Ruibal. Puros reflejos que impidieron un lío mayor, pese a lo cual se escucharon los primeros gritos claros de ‘Directiva, dimisión‘. Y es que el equipo del Califato, frente al “Khalifa Capital” que esponsoriza al Rayo Majadahonda, se mostró fallón y ramplón en el juego, con 10 y con 11, siendo claro candidato al descenso: “El Córdoba no pudo conseguir la victoria ante el Rayo Majadahonda” (El Confidencial); “El Córdoba no pasa del empate ante el Rayo Majadahonda” (Diario Córdoba) y “El Rayo Majadahonda agrava la crisis del Córdoba” (ABC) fueron otras sensaciones que dejó este aciago partido donde el fútbol brilló la mayor parte del tiempo por su ausencia. Y lo que es peor: es el segundo partido que el Rayo Majadahonda juega más mal que bien, esta vez ante un cesped en perfectas condiciones.

Córdoba CF: Carlos Abad, Loureiro, Luis Muñoz, Aythami, Javi Galán; Vallejo; Jovanovic (Quintanilla, m. 77) Blati Toure, Aguado (Alfaro, m. 46), Jaime Romero; Érik Expósito (Piovaccari, m. 55).
Rayo Majadahonda: Ander (1), Verdés (1), Luso (1), Galán (1); Óscar Valentín (1); Iza Carcelén (1), Fede Varela (1), Verza (1) (Enzo Zidane, m. 77 (1), Varela (Benito, m. 19 (0): Toni Martínez (0) (Aitor García, m. 60 (0) y Aitor Ruibal (1).
Árbitro: Arcediano Monescillo. Expulsó a Aythami por doble amarilla (m. 71). Amonestó a Luis Muñoz, por los locales; y a Verdés, por los visitantes.
Goles: 0-1, m. 36: Iza Carcelén. 1-1, m. 63: Piovaccari.
Incidencias: Partido de la última jornada de la primera vuelta, disputado en El Arcángel ante 10.651 espectadores, con terreno de juego en buenas condiciones.

Alberto Díaz

ALBERTO DIAZ. Comienzo muy intenso por parte del equipo local con muchísima presión, pero que con el paso de los minutos se iba diluyendo. Por su parte el Rayo Majadahonda fue creciendo e imponiéndose a medida que transcurría el tiempo gracias a Verza y Oscar Valentín, que hacían el trabajo sucio y liberaban a un inmenso “Fede di Varela” que maneja a su antojo todo lo que toca, Y es que ya se sabe: cuando juega Fede Varela todo va mejor. Por eso ocurrió lo que tenía que suceder: un gol merecido y esperado en el minuto 38 de Iza Carcelén, que consigue introducir el esférico por la escuadra tras un arriesgado y difícil cabezazo en escorzo de Aitor Ruibal. Así terminaba el primer ring caminando juntos argumentos y victoria. En la segunda parte todo comenzó como terminó la primera: muy buen juego de los majariegos y el equipo local descompuesto y anímicamente tocado según transcurría la contienda. El Córdoba tenía problemas defensivos, se separaban muchos sus líneas y la clave la tuvo Aitor Rubial en el minuto 53, cuando no definió con acierto un pase de gol que parecía difícil de fallar. Y como es ley del fútbol que quien perdona lo termina pagando, en el minuto 63 el jugador transalpino Federico Piovaccari se sacó de la chistera un golazo. El tramo final del partido fue más de lo mismo, es decir, más Rayo y menos Córdoba, agudizado por la expulsión de Aythami, pero una vez más el fútbol no ha sido justo. Lo más positivo fue que de todas formas en el Rayo ha variado algo: hay pizarra, sí, pero también ha habido momentos de imaginación y en ocasiones algo de magia. MVP: sin duda Fede Varela y Aitor Rubial y por el Córdoba Federico Piovaccari.

Tomás Hernández

TOMÁS HERNÁNDEZ. Seis partidos sin ganar obligan a cambiar ya la mala racha del Rayo Majadahonda, que debe tener en cuenta que con 44 puntos se baja. Me explicó: en las últimas temporadas la salvación ha estado en los 50 puntos y si en el ecuador de la liga el equipo ha obtenido 22, eso obliga a obtener al menos 2 victorias más en la segunda vuelta, ya que si obtuviera los mismos réditos que en la primera, faltarían 6 puntos para la salvación. Y es que el partido en El Arcangel fue una oportunidad perdida. Jugando con superioridad durante los últimos veinte minutos, los majariegos tiraron a puerta hasta en 21 ocasiones, cinco entre los tres palos, pero la suerte no parece estar al lado del equipo.

Después de un arranque de temporada en el que llegó a tener un margen de 9 puntos sobre el descenso, el Rayo Majadahonda acaba la primera vuelta fuera de los puestos del infierno pero mirando de reojo los partidos vespertinos del domingo con Extremadura y Elche al acecho. Su margen se reduce a un solo punto, lo que acredita como siempre que la Segunda División es la Liga de la Igualdad. Entre el 13º y el 20º hay solo tres puntos de diferencia y de esos 8 equipos que juegan a la ruleta rusa 6 se salvan y descienden 2, dando por hecho que los 2 desahuciados no se rediman, que es decir mucho. Pero eso sí, creo que la mayoría de los aficionados hubiera firmado con los ojos cerrados una primera vuelta como la vivida. Con un equipo que pese a sus limitaciones presupuestarias ha jugado bien al fútbol, mantenerse con las opciones intactas y no despertarse del sueño que comenzó en el minuto 96 de la pasada temporada, hace acariciar un logro histórico: conseguir el objetivo de la permanencia en el primer año de debut profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *