Rayo Majadahonda se estrella contra el Córdoba y pierde una ocasión de oro (0-0)

J. FEDERICO MTNEZ. El Rayo Majadahonda no pudo pasar del empate este sábado en el Cerro del Espino ante el Córdoba en un partido agónico que incluso pudo perder si los andaluces no marran una ocasión en las postrimerías del partido que se estrelló en el palo. Ni siquiera con la expulsión del cordobesista Loureiro que dejó a su equipo con 10 pudo el Rayo Majadahonda a un Córdoba bien ordenado, en muchos momentos jugón, que vino al Cerro con la piel de cordero y vestido de faralaes (se celebra la feria en su ciudad y el entrenador, ya descendido, ni siquiera prohibió a sus jugadores la asistencia a la misma) pero el equipo rayista cayó en los errores de siempre: escasa verticalidad, nulidad atacante, demasiados pases y poca profundidad. Para colmo de males, lesiones de Manu del Moral y Luso que les hacen ser dudas para el partido a vida o muerte que se disputa la semana que viene en Oviedo. Iriondo había introducido cambios en el equipo comenzando por la portería, sentando a Basilio y sacando a Cantero, que estuvo seguro. Sin embargo fue el ex castillista Carlos Abad, guardameta visitante, quien estuvo inconmensurable y lo paró absolutamente todo junto con su ordenada y contundente defensa.

J. Federico M.

En la zaga, el Rayo esta vez no tuvo grandes errores de bulto, con un Verdés al más puro estilo Sergio Ramos y un Morillas que dejó regates de calidad sorprendentes en un zaguero. Sin embargo, los locales no se llevaron los 3 puntos porque los jugadores habitualmente decisivos no aparecieron: Iza Carcelén, con sus destellos de calidad, no frecuentó mucho el área. Tampoco Fede Varela dio uno de sus habituales recitales. Ruibal, que reaparecía, hizo gala de sus peores defectos: excesivo individualismo. Y Enzo Zidane, que tuvo pases de calidad, fue sustituido en la primera mitad.

Tampoco estuvieron a la altura que el encuentro requería Oscar o Benito, casi siempre brillantes, que realizaron un partido gris. Los cambios tampoco dieron resultado y ni Héctor ni Dani Romera pusieron en aprieto alguno la portería rival. En definitiva, la ansiedad y los nervios, junto con el calor y las dudas provocaron un nuevo paso atrás del Rayo Majadahonda en el peor momento de la temporada, lo cual deja su permanencia en manos del Tenerife y Lugo, que juegan este domingo y tampoco lo tienen fácil frente a Oviedo y Extremadura. Rayo Majadahonda: Ander (2); Luso (2) (Héctor (0), Verdés (2), Morillas (2); Iza (1), Enzo (1) (Manu del Moral, m. 46 (1) (Dani Romera, m. 60) (0), Óscar (1), Verza (1), Benito (0); Fede Varela (0) y Aitor Ruibal (0).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *