Las Rozas y su afición logran la remontada ante el Mallorca con llenazo en Navalcarbón

ALBERTO DIAZ. Partido tenso con mucho amperiaje y una primera parte de las que hacen historia y época. A priori era un encuentro muy equilibrado a tenor de lo que habían ofrecido ambos equipos en sus partidos ligueros, con más juventud en el cuadro balear y algo más de experiencia en el cuadro roceño, pero todo se vino abajo nada más comenzar el choque: la primera llegada del equipo insular y ¡booom! gol. Zarpazo extraordinario del delantero africano Stphen por parte del equipo bermellón y el público se quedó como estatuas de sal ante un sol abrasador. Difícil situación para el equipo azul aunque eso sí, se supo ir rehaciendo con el paso de los minutos. Ahí se vio claramente que el tratamiento exquisito del esférico era monopolio del equipo de casa y que con un magnífico y hercúleo esfuerzo se hizo dueño y señor de la contienda con varios acercamientos muy peligrosos. Hasta que llegó el éxtasis con ese centro magistral que había que cabecear y así se hizo por obra y gracia de Goal. En 19 minutos se igualaba la contienda.

Alberto Díaz

Fantástico trabajo en el centro del terreno donde los pases eran muy certeros y se siguió presionando, hasta que en un balón que ya se daba por perdido el esfuerzo del banda supone un centro que consiguió alcanzar ese auténtico 9 que es Cobos y con un impresionante derechazo… para dentro. Con el 2-1 y con tal esfuerzo realizado estaban muy cansados los locales y así concluyó esta espectacular primera parte, en uno de esos partidos que hacen Historia en un club y en una ciudad, con un llenazo de los que hacen época, peñas deportivas, bandas de música, tambores, retransmisión por TV, etc…

El entrenador Lolo Escobar, expulsado en la grada, parecía un león enjaulado

Ya en la reanudación, con el calor tan intenso que convertía el estadio en una caldera, el equipo mallorquín comenzó a adueñarse del terreno de juego. Cierto es que no finalizaban con acierto pero sí que llegaban con cierta asiduidad. El equipo local estaba pagando el ímprobo esfuerzo realizado con anterioridad y necesitaba tener el balón como el oxígeno. Desde luego bajó mucho el ritmo y la mordiente del juego de la trepidante primera parte y ambos equipos sellaron tácitamente la paz con el deseo de que su segunda batalla se libre en las islas. En cualquier caso la incertidumbre de la eliminatoria da un ápice de emoción increíble a este equipo madrileño de la Zona Oeste que por esfuerzo propio está a las puertas de la Segunda División B para equipararse al Rayo Majadahonda e Inter de Boadilla. La vuelta por el ascenso se decide en el estadio de hierba natural de Son Bibiloni el próximo fin de semana. ¡Animo Corazón Azul!

Las Rozas: Yelco, Iñaki, Reviejo (Rodríguez, min.74), Guadaño, Cruz, Albur (Mario, min.82), Calleja, Goal (Jiménez, min.91), Turégano, Cobos y Nogueira
Mallorca B: Wynney, Parra, Fran, Pablo Ramon, Ocaña, Andreu, Sergio, Stephen, De Baunbag, Arasa y Diabate
Árbitro: Correcto. Mostró cuatro tarjetas amarillas a Las Rozas (Cobos, Albur, Turégano y Calleja), mientras que el equipo visitante no vio ninguna.
Goles: Stephen (0-1, min. 1), Goal (1-1, min. 20) y Cobos (2-1, min. 36)
Estadio: Navalcarbón. Rozó el lleno con un encuentro de los que hacen afición. Peor suerte corrió el Alcobendas Sport, que perdió en casa 2-3 contra el Villarrubia tras despilfarrar un 2-0 de ventaja. Tras un inicio fulgurante de los locales llegó la remontada del Villarrubia con el doblete de Copete y el tercero de Piojo. Víctor en propia puerta y Roberto fueron los goles locales que otorgan la esperanza al equipo madrileño. El partido correspondiente a la ida de la final por el play off de ascenso a Segunda B disputado en el campo de Matapiñonera de San Sebastián de los Reyes registró unas 1000 personas de entrada, que se dieron cita con más de 800 llegados desde Villarrrubia de los Ojos (Ciudad Real). Terreno de juego en buenas condiciones en una mañana también calurosa, informa el diario “Lanza”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *