El presidente del Rayo Majadahonda en los juzgados: testigo en un caso de comisiones de un intermediario

La sesión del juicio en el que compareció el presidente del Rayo Majadahonda

J. FEDERICO MTNEZ. El presidente del Rayo Majadahonda, Enrique Vedia, tuvo que comparecer esta última y calurosa semana de junio (2019) en los Juzgados de Majadahonda para declarar en calidad de testigo por un oscuro caso de cobro de comisiones de un intermediario futbolístico. Vedia fue requerido por videoconferencia en el proceso que sigue la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares en el que el denunciante, un empresario balear inmobiliario propietario de la sociedad Mallorca Viva SL, acusación particular representada por el letrado Jaime Campaner, pide a su empleado (condición que él niega), el intermediario y agente de futbolistas, Santos Márquez, 6 años de cárcel por estafa y administración desleal. “Según ha contado ante el Tribunal, Mallorca Viva SL siguió haciéndose cargo de los gastos de Márquez hasta 2015, incluyendo las cuotas de autónomo, una nómina, contrato de teléfono, un canal de televisión de pago especializado en deporte, un coche e incluso un piso en Majadahonda con una renta mensual de 1.800 euros”, señala la agencia Europa Press, que está siguiendo el juicio. Ofrecemos las versiones de todas las partes, según las reseñas de este medio y de la agencia Efe:

Santos Marquez, Enrique Vedia y Carlo Cutropia

EL ACUSADO: “El empresario Santos Márquez, que medió en el fichaje del ex portero del Real Madrid Iker Casillas por el Oporto, ha asegurado este jueves que ya estaba desvinculado de su socio cuando se hizo la operación, por la que se le acusa de un presunto delito de administración desleal. Márquez y el empresario que le denunció firmaron un contrato en 2008 para constituir una sociedad de servicios de intermediación y gestión en el mercado de fichajes. El empresario, que actualmente tiene 66 años, ha indicado que el denunciante aportaba los fondos para las gestiones y él su “trabajo y conocimientos” como agente. Según ha dicho, acumula más de 40 años de experiencia en este campo. Sin embargo, el acusado sostiene que en 2012 vendió su participación al padre de su socio; desde entonces considera que ya estaba desvinculado de la empresa, Mallorca Viva SL, y que el contrato original ya no tenía “ninguna validez”. A partir de ahí actuaba como “agente libre”, si bien le propuso distintas operaciones a la sociedad, pero ya no trabajaba con ellos “en exclusiva”.

Según Márquez, sus antiguos socios sabían que también realizaba gestiones al margen de su colaboración con Mallorca Viva SL. También ha remarcado que su participación en la operación con el ex jugador del Real Madrid fue conocida por los medios de comunicación y que habría sido “imposible” mantenerlo en secreto. “Es que es Iker Casillas“, ha enfatizado. Además, ha defendido que los viajes que hizo a Portugal que pagó la empresa fueron por gestiones relacionadas con Paulinho, otro futbolista representado por la sociedad, del que él era el agente. Asimismo, el acusado ha dicho que existe “una cantidad muy importante de dinero” que la sociedad todavía no le ha “liquidado”.

El abogado Campaner

LA PENA. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares juzga al agente, que se enfrenta a una pena de hasta 6 años de cárcel. La Fiscalía pide 4 años de prisión para él y la acusación particular que representa al que fuera su socio reclama 6 años. La acusación particular, representada por el letrado Jaime Campaner, señala que entre Márquez y el perjudicado existía no sólo una relación profesional sino también de confianza, por lo que además de la apropiación indebida atribuye al acusado un presunto delito de estafa. Márquez ha rechazado contestar a las preguntas del letrado de su antiguo socio. La Fiscalía le acusa de haber iniciado en 2015 las actuaciones para el fichaje de Iker Casillas a espaldas de su socio para quedarse para sí todo el beneficio económico. El fiscal pide por estos hechos 4 años de prisión, una multa de 3.000 euros y que indemnice al denunciante con los 440.750 euros de las comisiones. Por su parte, la acusación particular reclama 6 años de prisión, multa de 5.400 euros y la misma indemnización que la Fiscalía más 22.400 euros por los gastos de su actividad negociadora entre los meses de junio y julio. El juez instructor requirió a Márquez que prestara una fianza de 550.000 euros para asegurar las responsabilidades pecuniarias. El juicio continuará el 9 de julio, con la declaración de varios testigos y previsiblemente con las conclusiones.

EL DENUNCIANTE: Por su parte, el empresario denunciante, Jorge Ignacio Sastre Cabrerizo,
-que ha declarado en calidad de testigo- ha asegurado que cuando Márquez vendió su participación continuaron funcionando de la misma forma que hasta el momento. En particular, ha señalado que el acusado había contraído “una deuda”, por lo que le pidió ayuda para solventarla. Pasados cuatro años desde que comenzaron juntos en el negocio, la relación “se había extendido al plano personal”. Por ello, el empresario ha dicho que él y su padre le echaron “una mano” con la compra de su participación y que después siguieron “con la misma forma de trabajar”, para que Márquez pudiera “continuar con su vida profesional”.

El piso de Majadahonda costaba 1.800 euros mensuales

El denunciante ha apuntado que él sólo tenía experiencia gestionando proyectos inmobiliarios, por lo que no conocía el mercado de fichajes, de manera que Márquez era “imprescindible para el objeto de la sociedad” que habían creado. Además, el denunciante ha asegurado que nunca se rescindió el contrato de 2008, ni a nivel documental ni “a nivel fáctico”, y que él siguió cumpliendo con su obligación de aportar fondos, hasta que en julio de 2015, a raíz del fichaje de Casillas, interpuso la demanda contra su socio. Según ha contado ante el Tribunal, Mallorca Viva SL siguió haciéndose cargo de los gastos de Márquez hasta 2015, incluyendo las cuotas de autónomo, una nómina, contrato de teléfono, un canal de televisión de pago especializado en deporte, un coche e incluso un piso en Majadahonda con una renta mensual de 1.800 euros.

El denunciante ha precisado que el acusado firmó el contrato de alquiler de la vivienda en nombre de la sociedad, y no a título personal. “Tras cinco años trabajando todos los días en Mallorca Viva, era una relación suficiente”, ha argumentado. El empresario ha añadido que Márquez “tenía libertad” en base a su “confianza” para disponer de los fondos, ya que hablaban “todos los días”. Asimismo, ha declarado que en los 7 años de actividad de la sociedad “no ha habido beneficios” sino que “sólo ha habido gastos y pérdidas”. Como ejemplo, ha mencionado una inversión de 250.000 euros para hacerse con los derechos de un jugador, de la que el ingreso “ha sido cero”.

El acusado Santos Márquez camino de la Audiencia

AGENCIA EFE. EL ACUSADO: El agente de deportistas acusado de administración desleal en el traspaso del portero Iker Casillas al Oporto, por dejar al margen de la comisión a una empresa con la que tenía contrato, ha alegado este jueves en el juicio ante la Audiencia de Palma que esa operación la hizo “como agente libre”. “Yo no debía compartir ninguna comisión con Mallorca Viva porque era una operación que me habían encargado a mí como agente libre”, ha asegurado ante el tribunal sobre la empresa que le denunció por esa operación. El agente ha explicado que constituyó en 2008 una empresa con los querellantes en la que él aportaba su trabajo y sus conocimientos y los socios el capital necesario para las operaciones, pero ha señalado que en 2012 les vendió sus participaciones por lo que entendía que había dejado de tener “vinculación oficial” con ellos desde entonces y que actuaba como agente libre.

Sobre el hecho de que dicha sociedad siguiera corriendo con sus gastos y pagando viajes hasta 2015, cuando se querellaron, ha indicado que en ocasiones les ofrecía participar en alguna operación de fichaje de jugadores y si estaban de acuerdo corrían con los gastos. Ha añadido que también le abonaban gastos por salarios adeudados y porque no le habían pagado la liquidación. Sobre el hecho de que la sociedad corriera con el coste de viajes suyos a Portugal en la época del traspaso de Casillas al Oporto, ha atribuido dichos viajes a trámites relacionados con otro jugador, por quien se trasladaba a la ciudad de Aveiro. En cuanto a varios mensajes de wasap sobre el fichaje de Casillas que intercambió con los socios querellantes, ha negado que ellos tuvieran ninguna relación y ha asegurado que comentar las operaciones era una “práctica habitual entre los agentes”. El acusado ha asegurado que la operación de Casillas hubiera sido “imposible” mantenerla en secreto porque se conoció “en el mundo entero”.

EL DENUNCIANTE: El socio, que ha declarado como testigo, ha explicado que 4 años después de formar una sociedad con el agente en 2008, éste acudió a ellos para pedirles ayuda porque había contraído una deuda y acordaron “echarle una mano” y darle un dinero para que pudiera continuar con su vida profesional. Ha recalcado que ese pago no supuso una ruptura profesional, sino que siguieron trabajando del mismo modo, “exactamente igual”, con comunicación habitual y diaria hasta 2015. Ha relatado que en el verano de 2015 les fue informando de los contactos que mantenía en relación con el fichaje de Casillas por el Oporto. El socio querellante ha indicado que en “todo el proceso de la negociación” hablaron “todos los días muchísimas veces”. Eduardo Colom de El Mundo añade que e querellante sostiene que el agente le estafó el dinero obtenido en concepto de comisión por la operación, que debía ser de 256.000 euros (más 188.000 si Iker renovaba), aunque parte del pago fue paralizado tras la denuncia. En su declaración como testigo, el empresario explicó que durante 7 años estuvo pagando al agente, costeándole incluso gastos personales como tratamientos dentales, casa, coche, estancias hoteleras de más de mil euros, el canal plus para que ojeara partidos o incluso ropa. «Más de 100.000 euros anuales», reveló en el juicio.

Carlo Cutropia, representante

EL REPRESENTANTE: el representante de Iker Casillas, Carlo Cutropia, ha declarado que cuando Márquez negoció la operación lo hizo actuando en nombre propio, y no como Mallorca Viva SL.  El agente de Iker Casillas, que ha declarado como testigo, ha explicado ante el tribunal que el ahora acusado, conocido en el mundo del fútbol, se puso en contacto con él a finales de junio de 2015 para buscar ofertas de clubes para Casillas, y cuando le comentó “la posibilidad del Oporto”, le autorizó a hacer dicha única gestión. Tras eso, inmediatamente le llamó el entonces entrenador del Oporto, Julen Lopetegui, a quien puso en contacto con el portero, e iniciaron “una negociación rápida” para conducir el traspaso. Entonces, el agente del jugador firmó un “reconocimiento de deuda” por la comisión de la intermediación por 256.500 euros, que iba a abonar en cuatro pagos, y lo hizo a nombre de una sociedad que le indicó el intermediario, que fue VS Player. Un escrito, que cita varios informaciones periodísticas para demostrar ese extremo. Tras “no fructificar su posible traspaso al Club de Fútbol New York City de la Major League Soccer (MLS), en julio de 2015, Casillas fue contratado por el FC Porto”, en unas negociaciones en las que “intervino muy activamente Santos Márquez”, señala un escrito del sumario.

Cuando en septiembre se puso en contacto con él un abogado que le remitió un contrato donde figuraba el nombre del acusado alegando que formaba parte de otra sociedad distinta, el agente de Casillas lo puso en manos de sus abogados porque le “extrañó mucho” y porque “además había una insistencia tremenda por su parte para intentar cobrar”. Ha explicado que el intermediario alegó que no tenía nada que ver con dicha sociedad pero que ofreció “un poco de barullo y ninguna explicación suficientemente coherente para hacer caso a una parte ni a la otra”. Para entonces le habían pagado un cuarto de la comisión mediante un talón, y el resto lo abonaron al juzgado porque se presentó la querella que ha dado lugar al juicio. Ante la pregunta de si esa operación se hizo pública así como también el nombre del intermediario, el agente de Casillas ha afirmado: “Es notorio que hace la operación porque lo cuenta él en los medios de comunicación, diciendo que él es el agente de Casillas, cosa que es incierta y que en su momento tendrá su respuesta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *