300 personas animan la grada de un Rayo Majadahonda 2019 en transición a 2020

J. FEDERICO MTNEZ. La presentación de la nueva plantilla del Rayo Majadahonda 2019-20, aunque aún no se ha cerrado a falta de 6 jugadores, tuvo lugar este lunes 15 de julio (2019) en el Cerro del Espino. Y con respecto a la que se produjo el año pasado hubo algunas novedades y otras cosas que tardarán algo más en cambiar. En 2018 la presentación fue “fría” (a pesar del calor y del ascenso) y la prensa la tituló: “sin pena ni gloria”, con apenas una veintena de aficionados. En esta ocasión, alguien se tomó en serio el evento y no quiso dar la espalda a los medios locales, que animaron desde su portada a la afición para que acudiera al acto. Y esta respondió al llamamiento, pues unas 300 personas poblaron la grada y respondieron con aplausos a los primeros ejercicios del míster Julián Calero y los chicos de Oscar Carazo. “¡Es la primera vez que veo una presentación con gente!”, le explicaba el veterano Basilio a los nuevos (que serán 20 de 22, pues solo permanecen él y Carlitos). En el haber lo de siempre: falló la organización y la comunicación pues no hubo megafonía como de costumbre, ni presencia institucional, porque quizás tampoco se produjo invitación. Quien sí acudió fue el futbolista más internacional y que más alto ha llegado desde la cantera, pasando por todos los escalones del club: Alejandro Arribas, recién llegado del Pumas de México y deshojando la margarita de las ofertas para retornar a la Primera División española tras su paso por el Sevilla (con quien se proclamó campeón de Europa League), Osasuna, Depor y Rayo Vallecano, pero también por Navalcarnero y Rayo Majadahonda, club entonces de tercera al que prefirió declinando ofertas de los juveniles de Real Madrid y At. Madrid. A eso se le llama compromiso, no siempre recíproco. Y así comenzó a rodar el balón de la pretemporada 2019-20, dejando las siguientes imágenes en el graderío y en el césped.

J. Federico Mtnez

J. FEDERICO MTNEZ. RAYO MAJADAHONDA EN FUNCIONES, AÑO CERO. Hace unos días se hacía viral un vídeo del embajador de Panamá en España, Milton Henríquez, que mejora nuestra siempre autolastimada estima. Y en él recordaba la etapa histórica de la Transición española, de la que afirmó: “Es la transición de dictadura a democracia más exitosa del siglo XX, ejemplar, y todavía están viviendo de eso”. El embajador añadía que quizás por culpa de eso “tienen el mejor nivel de vida del mundo, junto con Japón, son el nº 1 del mundo en transplante de órganos y es el país más longevo del planeta. Es la cuarta economía de Europa, la nº 13 global, y la que más crece de Europa a pesar de que me van a preguntar por Cataluña y de tener un Gobierno en funciones, y (quizás) puede ser por eso” (risas). Los logros históricos, culturales, sociales y tecnológicos de España los resume Milton Henríquez con tanta gracia, precisión y salero que recomiendo vivamente el resumen que hizo “El Español” de esta espontánea disertación. Viene esto muy a cuento de lo que ha pasado, está pasando y pasará en el Rayo Majadahonda después de esa caída en picado, a plomo, que supuso su fugaz paso por el fútbol profesional. La gesta se logró gracias a los 162 socios que remaron al unísono durante 3 años para alcanzarla. Y fue dilapidada cuando se pensó que solo una persona era el creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Ahorrémonos los detalles.

Alejandro Arribas saluda a MJD Magazin ante un Rayo Majadahonda en construcción

El descontento con la gestión económica, social y deportiva de este último año ha sido tan flagrante que solo hace falta pasearse por la ciudad para palparlo. O visitar periódicos y redes sociales ajenas al botafumeiro oficial, cada vez más fuera de tiempo y lugar. Pruebas palmarias hay de ello pero también las vamos a ahorrar por una poderosa razón que esgrimió el embajador de Panamá: “España es la transición de dictadura a democracia más exitosa del siglo XX”. Y a pesar de todos sus errores y abusos (no seríamos españoles si no nos quejáramos de todo) nadie consiguió nada igual. Los países del Este no logran superar económicamente la losa de sus dictaduras comunistas, a los latinoamericanos de uno y otro signo les ocurre lo mismo y que decir de los asiáticos que aún cargan con presidentes vestidos de caqui. Cuarenta años en un cargo es un delito sobre todo estético y la edad de jubilación se suele fijar por algo. Pero ocurre que Franco murió en la cama porque los que se decían “demócratas” en la clandestinidad daban aún más miedo que él. Las bombas de ETA son el doloroso recuerdo de aquella infamia que supuso combatir la dictadura con más dictadura. Por eso triunfó la Transición.

El nuevo entrenador Julián Calero dio “caña” desde el minuto 1

Esa es la palabra clave de un Rayo Majadahonda que para avanzar necesita otra políticamente incorrecta: desmemoria. En los tiempos de los profanadores políticos de tumbas es una herejía apelar al olvido. Sobre todo porque muchos creen confunden omisión con complicidad desde que aquel Papa llamado Bonifacio VIII así lo decretara en los juicios y Tirso de Molina lo hiciera cómico en las tablas. No, el derecho a guardar silencio ya está en toda la jurisprudencia moderna y aunque sujeto a interpretación, no siempre obra en el mismo sentido. Y todo esta parábola viene a cuento de este Rayo Majadahonda en funciones, año cero, porque si estudiamos la Transición española (y me permití una ligera excursión por la misma en mi libro “Canarias, Secreto de Estado” (silencio desvelado veinte años después cuando ya no hería) encontramos –si se saben buscar– los mismos personajes y la misma tragicomedia de situación:

El nuevo director deportivo Oscar Carazo supervisó el entreno

Un sistema que cae y otro que nace, actores que quieren ir deprisa y otros que desean la inmovilidad. Un moderador de las pasiones que se echa a hombros un destino común. Los primeros pasos de este Rayo Majadahonda prometen, dentro y fuera de campo. Y en el celo para no repetir los errores de antaño estará el éxito de convertirse –siguiendo al embajador de Panamá– en el club más longevo y próspero del mundo. ¿Importa mucho que nosotros no lo veamos? ¿Acaso aquellos prehistóricos que moldearon el barro no son los precursores de Leonardo da Vinci? Demos 6 meses de tregua (esto no es política) hasta el fin del campeonato de invierno y permanezcamos vigilantes: se avecina una campaña liguera tan apasionante como aquellas que hicieron historia con el Condal, el Racing y el Cartagena. Y aquí estaremos para disfrutarla y contarla.

Casto Gallardo y Alejandro Arribas en el verde
Alejandro Arribas saludó a los jugadores y cuerpo técnico
Primera foto del empresario Pedro Arribas, padre del futbolista, en el Cerro del Espino
Pedro Calvo se mantiene con Oscar Carazo
Manu Alcázar, responsable de la cantera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *