La RFEF reprime los cánticos de Las Rozas CF sobre Cataluña y permite los del Barsa contra España

J. FEDERICO MTNEZ. El derby Las Rozas CF-Rayo Majadahonda de este domingo 27 de octubre (2019), tras 11 años sin verse las caras ambos equipos, fue muy disputado y emocionante por el incierto resultado, pero la mayor vibración futbolera estuvo más en la grada que en el verde. Y es que las dos aficiones se desgañitaron en sus respectivas zonas. Sin embargo, los cánticos de los “hoolingans” rozeños tuvieron que ser apercibidos por su propio delegado de campo, que interpretó que podían contravenir las normas del Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol que castigan los eslóganes no estrictamente deportivos y pueden llegar a multas y cierre del estadio: así, la afición rozeña coreó “Cataluña es España”, “unidad nacional” y “España es 1 y no 51”, lo que motivó la reacción del citado delegado de campo, que fue obedecida por el grupo de fans. Esto provocó el ingenio de este Fondo Sur, que entonces cantó la célebre canción de Manolo Escobar “¡Que viva España!”, algo que sí fue tolerado por el delegado. En España ya han sido cerrados los estadios de Sevilla, Betis y Sporting de Gijón por los cánticos de sus aficionados. Sin embargo, un informe de “Confilegal” asegura que el Nou Camp no ha sufrido cierre alguno a pesar de que sus aficionados corean eslóganes contra España y portan pancartas de carácter político. En Europa se han clausurado estadios también por este motivo, como el del Glasgow Rangers.

En Navalcarbón se permitieron estos otros cánticos contra el Rayo Majadahonda: “majariego el que no bote”, “Majada es una aldea” y otros del mismo tenor, todos ellos cantados sin demasiada acidez. “Pues en la aldea no se vive tan mal“, replicó un aficionado majariego con humor en la grada “neutral”, que mezclaba aficionados de ambos equipos sin demasiada pasión y en la que se encontraron varios ex futbolistas del Rayo Majadahonda, como Quique Vázquez y Oliva. El primero, a sus 32 años y con gran experiencia como medio ofensivo, tras pasar por Alcobendas y Móstoles ahora está sin equipo, pero sigue atesorando mucho fútbol en sus pies.

Artículo 15. Responsabilidad de los clubes en los cánticos y pancartas de sus aficiones: “Cuando con ocasión de un partido se altere el orden, se menoscabe o ponga en peligro la integridad física de los árbitros, jugadores, técnicos o personas en general, se causen daños materiales o lesiones, se produzca invasión del terreno de juego, se exhiban símbolos o se profieran cánticos o insultos violentos, racistas, xenófobos o intolerantes, o se perturbe notoriamente el normal desarrollo del encuentro, incurrirá en responsabilidad el club organizador del mismo, salvo que acredite el cumplimiento diligente de sus obligaciones y la adopción de las medidas de prevención exigidas por la legislación deportiva para evitar tales hechos o mitigar su gravedad”. Artículo 69 d): “La entonación en las instalaciones deportivas de cánticos, sonidos y consignas, así como la exhibición de pancartas, banderas u otros símbolos, conteniendo mensajes vejatorios por razón de origen racial, étnico, geográfico, social o por la religión, convicciones, discapacidad, edad, sexo u orientación sexual, así como los que inciten al odio o atenten gravemente contra los derechos y libertades de las personas.

En el Nou Camp sí se toleran cánticos y pancartas contra España: El periodista José Javier Ariza Rossy explica en la web Confilegal que “un sector de los aficionados del FC Barcelona lleva meses utilizando al club azulgrana para impulsar la independencia de Cataluña y defender la excarcelación de los presos del “procés”. Para ello, se han desplegado pancartas en el Camp Nou durante partidos de gran repercusión mundial, como los disputados frente a Real Madrid y Sevilla del pasado mes de octubre. “Only dictatorships jail peaceful political leaders”, o, lo que es lo mismo, “Solo las dictaduras encarcelan a líderes políticos pacíficos”, rezaba la pancarta. El fin de semana pasado, en el Barça-Valencia, los aficionados culés desplegaron una nueva pancarta gigante: “La autodeterminación es un derecho, no un crimen”. Todo ello con el beneplácito del FC Barcelona, que no ha puesto los medios necesarios para evitar que estas pancartas se desplieguen en la grada del Camp Nou”, señala el periodista. “Estas acciones han quedado sin denuncia por parte de LaLiga y, por tanto, el Comité de Competición de la RFEF no ha impuesto sanción alguna. Ahora, muchos se preguntan por qué acusar a España de ser una dictadura queda sin sanción por parte de las instituciones competentes. Un mensaje que nada tiene que ver con el fútbol y que, además, no representa a millones de aficionados culés cuyas ideas políticas son completamente diferentes”. Lea el artículo completo.

El delegado de Las Rozas CF tras apercibir a su afición por sus cánticos sobre Cataluña
Quique Vázquez en la grada de Navalcarbón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *