Rayo Majadahonda se reengancha al play off por la puerta grande contra el At. Madrid (0-1)

J. FEDERICO MTNEZ. Una espectacular segunda parte del Rayo Majadahonda dio con la mejor generación canterana del At. Madrid en la lona con “tamayazo” a falta de 15 minutos, que además supo controlar a las mil maravillas aunque con el lógico suspense de un final de infarto. Los de Calero se adaptaron bien a su papel de visitantes y aunque concedieron los primeros 15 minutos a un rival que jugó de cine, rápidamente se asentaron en el verde de la rojiblanca Ciudad Deportiva Wanda como si estuvieran en el rayista Cerro del Espino. Y eso que la afición majariega flaqueó debido al alto precio de las entradas (20 euros) que no hubo manera de bajar ya que el At. Madrid, soberano del estadio cuando juega en él, no solo quiso “hacer taquilla” con el “superderby”. De hecho, aunque la tribuna se llenó, el fondo con la grada “visitante”, inusualmente ocupada por una mermada hinchada rayista, apenas registró aforo. El partido, por lo demás, fue muy entretenido, lleno de emoción y con un ambiente modélico en la grada, a pesar de haber sido declarado de “alto riesgo”. La “Quinta de Rorro“, que ya había sido glosada en la víspera, respondió a sus expectativas e hizo un primer tiempo primoroso, jugando al fútbol bastante mejor que sus mayores y gozando de varias oportunidades para perforar la meta del portero Yagoba, hoy bastante más seguro que el domingo pasado. La lesión de Basilio con un dedo roto, que se teme de larga duración, ha sido un handicap al que el equipo ha tenido que sobreponerse y que el joven guardameta vasco de 22 años va a tener que gestionar para crecer. El primer tiempo gozó de varias ocasiones por parte de ambos equipos pero fue la segunda mitad la que brindaría un espectáculo aún mayor.

J. Federico Mtnez en el “superderby”

El Rayo Majadahonda salió del vestuario a por todas. Como si hubiera estado agazapado en la cueva a la espera de su oportunidad, los de Calero siguieron el guión preestalecido en tantos partidos que le han dado la gloria en la primera vuelta: Tenerife, Inter, At. Baleares, Racing de Ferrol, Celta… Y al conocido “trenecito” de los corners, que esta vez llevaban dinamita, le siguieron contragolpes de libro, uno de los cuales terminó en las mallas gracias al no menos clásico “Tamayazo”. Antes fueron Rubén Mesa, por dos ocasiones, una de ellas sacada bajo palos por dos defensas, pero también Moyita, que vuelve a su estela de jugador de primera división, pero también Llorente, que había estado desaparecido en la aciaga “cuesta de enero” que ha sufrido el equipo.

Y todo ello unido a una defensa espectacular con Adrián ejerciendo de “kaiser” y con ganas de resarcirse pero también con un Pulido y un Manu que evidenciaron igualmente solvencia y categorías superiores. Mvondo cogió además las riendas del equipo como siempre pero esta vez con una inusitada agresividad que contagió al equipo. Y el centro del campo estuvo esplendoroso, con una descomunal tarea de apoyo en ataque y defensa. Y arriba aunque Mesa estuvo más fallón que de costumbre, sobre todo en una oportunidad clara en la que se plantó solo ante el portero y desde el punto de penalty prefirió volver a regatear antes que resolver, la delantera cuajó una gran actuación, con desbordes, oportunidades y pisando el área con instinto homicida que no paró de percutir hasta que consiguió el gol y los 3 puntos.

En definitiva, partido histórico en la Ciudad Deportiva Wanda que hizo honor a su leyenda y que el técnico rayista espera sirva de punto de inflexión para el equipo. Y por si la victoria ante el campeón de invierno y subcampeón de liga fuese poco premio, además el “gol average” y el pinchazo de los otros 3 perseguidores del cuarto puesto, que dejan al Rayo Majadahonda en un 5º lugar empatado a puntos con el 4º. La celebración con la afición y en el vestuario fue también antológica, pero ahora quedan dos duelos no menos importantes frente al Real Madrid-Castilla en casa y contra el Getafe en los campos del Coliseum Alfonso Rodríguez. Un mes de febrero que decidirá si esta victoria es el ansiado cambio de racha que el equipo tanto tiempo llevaba esperando.

Ficha técnica
Atlético de Madrid B: Álex Dos Santos, Solano, Álvaro García, Mejías, Manu Sánchez, Ricard (Riquelme, min. 64), Calavera, Toni Moya (Borja Garcés, min. 77), Cedric, Óscar (Tropi, min. 84) y Camello
Rayo Majadahonda: Jagoba Zárraga (2), Pulido (3), Adrian (3), Pablo Andrade (3), Manu (3), Llorente (3), Jean Jules Mvondo (3), Moyita (3) (Marc Caballé, min. 89 (2), Borja Díaz (2) (Fran Rodriguez (2), min. 86), Iago Díaz (3) (Tamayo, min. 68 (3) y Rubén Mesa (2).
Goles: 0-1: Tamayo, min. 77
Árbitro: Guzmán Mansilla amonestó a Cedric del Atlético B y a Llorente y Pulido del Rayo Majadahonda
Incidencias: Jornada 28 en el Cerro del Espino de Majadahonda sin ningún incidente.

GRADA 3 (Pedro Blanco). Tamayo decide el derbi de Majadahonda. El Rayo Majadahonda se lleva el encuentro en el Cerro del Espino ante un rival fuerte en puestos de Playoff. Un solitario gol de Tamayo en la segunda parte decantó la balanza en favor de los visitantes. Derbi madrileño correspondiente a la jornada número veinticuatro de la categoría de bronce del fútbol español. El equipo rojiblanco, segundo a tres de la cabeza saltó al césped buscando los tres puntos ante un rival que no se lo pondría fácil desde el principio. Los «visitantes» lo tenían claro, balones largos y terminar jugada en la línea de fondo de la meta del Atlético. Pero el dominio correría a manos de los locales que generarían ocasiones manifiestas de gol en los primeros compases. En primer lugar Ricard, que tras un pase filtrado de Toni Moya, remató bastante forzado. Acto seguido, Óscar Clemente pudo hacer el primero, pero su volea dentro del área se marchó rozando el palo.

Los pupilos de Nacho Fernández formaron un bloque compacto con dos líneas de cuatro provocando que las transiciones de su rival fueran incomodas y que no traspasaran su muro. Pese a todo ello concedieron oportunidades que pudieron costar caras si Borja Díaz o Llorente hubieran tenido fortuna de cara a puerta. Pero la más clara fue en el minuto 26. Rubén Mesa aprovechó un error de Mejías para quedarse sólo ante el portero, pero estuvo lento y le quitaron la cartera justo antes de su lanzamiento. Al sentir contacto caía al suelo, pero el arbitro decretó que no fue suficiente para pitar la pena máxima.

El encuentro estuvo detenido por un choque entre Solano y Pablo Andrade en el área del Atlético de Madrid, saliendo peor el colchonero, al que tuvieron que mover la lengua para evitar complicaciones. El partido sería más trabado, beneficiando al Rayo Majadahonda, que volvería a rondar la portería del filial colchonero con una rabona de Borja que sacarían bajo palos entre Álvaro tras una mala salida de Dos Santos. Con empate a cero llegaríamos al descanso, tras una primera parte en la que el Atlético dominó con el balón y gozó de ocasiones al principio y que poco a poco cedió espacios al Rayo que tuvo las oportunidades más claras. Tras el entretiempo, sin cambios, ambos conjuntos saltaron al verde para pugnar por la iniciativa del cuero y abrir el marcador.

El Rayo salió mejor del vestuario y provocó nerviosismo en la zaga local. Rubén Mesa obligó a Dos Santos a emplearse a fondo para repeler su disparo, todo ello precedido de un posible penalty que no se señaló. Aguantaría el Atlético las embestidas, pero todo indicaba un cambio en ataque para refrescar la delantera ya que lo más destacado en 15 minutos había sido un disparo de Camello a las manos de Jagoba. Riquelme saltó al césped por Ricard y ayudar a su equipo. A falta de veinte minutos había tablas en el marcador. Las imprecisiones habían generado que las ocasiones no hubieran llegado a buen puerto. Riquelme se resbalaba en el área, el Rayo desaprovechó una contra de dos para uno errando en el último pase y los controles y posiciones antirreglamentarias generaban incertidumbre. Pero Tamayo, que acababa de saltar, culminaba una contra y ponía el primero para el Rayo Majadahonda. Los jugadores del Atlético dejaron huecos a la espalda de la defensa y el equipo visitante aprovechó para abrir brecha en el enzarzado defensivo.

Riquelme tuvo la réplica para empatar nada más sacar de centro, pero en área pequeña fue superado por un gigantesco Jagoba que le comió la tostada. Los nervios estaban a flor de piel y las ocasiones fueron diluyéndose jugando a merced del Rayo, que había reservado dos cambios para perder algo de tiempo. El Rayo apenas sufría los centros laterales del Atleti y reiteradamente alargaba los saques de puerta alejando el esférico de su meta. El partido terminó y el Rayo sumó tres puntos de oro vitales para sus intereses que le acercan al Playoff de ascenso ante un rival directo. Se coloca quinto, empatado a puntos con el Coruxo que ocupa la cuarta plaza y a 11 del Atlético que cae a la tercera posición. Los hombres de Nacho Fernández se sitúan a dos del Ibiza y seis del Atlético Baleares que han ganado sus respectivos compromisos. La próxima jornada enfrentará al Sanse contra el Atlético y al Rayo contra el Real Madrid Castilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *