Ducha de agua fría y lección de humildad de los “niños” del Real Madrid-Castilla al potente Rayo Majadahonda

FEDERICO MTNEZ. El arte de vencer se aprende en las derrotas, dice un proverbio japonés y eso ocurrió con el jarro de agua fría y la ducha de realismo que se recibió en La Oliva tras el último partido de pretemporada del Rayo Majadahonda contra el Real Madrid-Castilla. Perdió 0-2 pero lo peor no fue el resultado (era un amistoso) sino la sensación de que el equipo fue inferior en todas las facetas de juego contra los “niños” de Raúl González Blanco: ni posesión, ni dominio del juego, ni goles, ni defensa. Ni siquiera intensidad o experiencia, que se suponía si miramos los carnés de identidad, trayectorias y fichas. La sensacional pretemporada que ha hecho el Rayo Majadahonda ante rivales de enjundia (Alcorcón, Albacete, Cultural Leonesa, Salamanca) con una extraordinaria plantilla y con el mejor entrenador de su historia se vino abajo en un abrir y cerrar de ojos ante un rival directo. Y el adversario lo desnudó. ¿Fue solo un mal día? Probablemente, y en el peor momento (la última prueba antes de medirse al Getafe CF) pero quizás el mejor regalo para el equipo y su cuerpo técnico si se sabe ver: nadie va a regalar nada en la primera fase de esta liga de Segunda B donde solo clasifican 3 equipos. Y si descontamos al que defiende campeonato (At. Baleares) y a este Real Madrid-Castilla de Arribas, Marvin, Dotor, Blanco, Hugo Duro o Altube (generación que está llamada a escribir páginas de historia) solo quedaría una. Así hay que verlo y todo lo demás son castillos en el aire que se hace una afición hambrienta de glorias pasadas.

J. Federico Mtnez

Los puntos se suman 1 a 1 y valen lo mismo en campos de cesped artificial flamantes como los de la Oliva o “pelados” como los que habrá en los anexos del Coliseum el próximo domingo 18 de octubre de 2020. Los equipos de un preciosista como Antonio Iriondo y un orfebre como Oscar Carazo son capaces de ganar en Riazor o Balaídos pero descender a los infiernos en los patatales de la segunda B. Y la seguramente mejor plantilla de toda la Segunda B española 2020/21 recibió una lección de humildad que le va a venir muy bien para encarar la liga, después de haber bordado una pretemporada pletórica de juego y resultados. Estos fueron las puntuaciones y sus razones.

PORTERIA. Sotres (3): Hay portero. En los goles estaba vendido pero hizo dos paradas espectaculares, dominó por alto y por bajo y su juego de pies es sensacional. Hará olvidar a Basilio, que se merecía el saque de honor como despedida y que seguramente lo hará el 25 de octubre en el Cerro del Espino en el debut en casa frente al vigente campeón At. Baleares. Suplente: Giffard (Cultural Leonesa) no debutó y quizás el partido era propicio para darle algunos minutos de estreno.

DEFENSA. Julio Rico (1) y Alvaro Vega (1). Los potentes centrales pasaron desapercibidos, se “comieron” el segundo gol con el remate de cabeza y les sobró alguna jugada aislada de escaso “fair play”. Tampoco brillaron en exceso con la salida de balón. Los “carrileros” Casado (2), que quiso lucirse ante sus antiguos colores y lo logró, y el rozeño Borja González (1) estuvieron algo mejor, pero sin alardes. Entre los suplentes, sorprendieron las buenas maneras de los canteranos Higuera (2) y Rahimi (2), mientras que al fichaje “leganense” de última hora Raúl Sánchez (1) apenas se le vio.

MEDIA: Ayoub (1) salió muy presionado con su titularidad y cometió demasiadas faltas, no fue el Ayoub que deslumbró el año del ascenso pero Iriondo recuperará su forma porque es joven y valiente. Susaeta (3) fue el mejor y quizás un MVP en esta segunda juventud, tuvo protagonismo, hiló mucho juego, remató y brilló. Carlitos (3): otro veterano que cumple años hacia abajo y que sorprendió por su buen estado de forma, calidad y ganas, con una madurez en el juego y una frescura de piernas envidiable. Los suplentes esta vez fueron Bernal (3), que es un verdadero todoterreno y ayuda en todo el campo, siendo el motor y carburador del equipo. Escobar (2): el canterano cada vez que sale hace algo distinto, esta vez lanzó su habitual disparo desde lejos que siempre encuentra puerta y peligro, el más certero del equipo local, además de participar mucho. Cuando tenga minutos y continuidad sorprenderá. Marcos Bravo (2): salió también como un cohete y cada vez que lo hace participa y no se esconde. Iturraspe (1): la falta de titularidad en la pretemporada parece haber apagado a un gran jugador que fue campeón el año pasado con el At. Baleares y que allí era imprescindible. Su nuevo rol amenaza con deslindarle anímicamente del equipo.

DELANTERA: Laerte (2): el brasileño estuvo bien en la primera parte cuando el resto del equipo estaba desaparecido. Quizás en exceso individualista, a medida que no le iban saliendo sus acrobacias con el balón se fue desdibujando. Rubén Sánchez (1): salvo alguna jugada aislada, el goleador y ariete granadino se ahogó en su oasis. Fran Núñez (1): ni una carrera, ni un desdoble, salvo sus ganas y fuerza de voluntad. Pitu (2): sorprendió el canterano aunque hizo demasiadas faltas y en momentos inoportunos. Apunta maneras por su entrega y rapidez.

Ficha técnica:
Rayo Majadahonda: Sotres; Casado (Marcos Bravo), Julio Rico (Rahimi), Vega (Higuera), Borja González (Raúl Sánchez), Ayoub (Bernal), Susaeta (Escobar), Carlitos (Iturraspe), Laerte (Pitu), Rubén Sánchez y Fran Núñez (Alvaro).
Real Madrid Castilla: Altube, Santos, Miguel, Gila, Chust, Blanco, Marvin, Morante, Hugo Duro, Arribas y Dotor. También jugaron: Pablo Ramón, Hugo Vallejo, Guillem, Peter y Kenneth.
Goles: 0-1, 8′ Arribas; 0-2, 35′ Chust.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *