El padre del futbolista Alejandro Arribas puja por el Rayo Majadahonda

J. FEDERICO MTNEZ. Alejandro Arribas García, padre del futbolista Alejandro Arribas Garrido, que se formó en el Rayo Majadahonda y militó en el Navalcarnero, Rayo Vallecano, Osasuna, Sevilla y Depor, jugando actualmente en el Pumas de Mexico, va a pujar por la adquisición del Rayo Majadahonda y tiene intención de comprar un paquete de acciones de al menos 600.000 euros, según trasladaron desde el club a MJD Magazin. La entidad ha convocado para el próximo martes 18 de diciembre de 2018 su Junta General Extraordinaria de socios en el Restaurante D´Juan (Centro Comercial La Bolsa de Majadahonda). Y allí debe aprobarse la “Memoria del Proceso de Transformación del Club en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) remitida por la Junta Directiva” para su “análisis, deliberación y aprobación” por parte de los socios. Será entonces cuando se desvele el interés de los Arribas por hacerse con las riendas del club y con ello se iniciará el proceso de venta de acciones, tasadas en 3,25 millones de euros, mínimo legal y la misma cantidad que otros clubes como el Extremadura. Esto significa que para tener la mayoría de las acciones hay que invertir 1,625 millones de euros, aunque el Consejo Superior de Deportes (CSD) exige que se cubra la totalidad del capital social, los 3,25 millones. 

Vedia ha hecho pública la oferta de venta del club al futbolista Arribas y su padre

Según esta versión, el presidente Enrique Vedia, que lleva 40 años en el cargo como directivo, ya se ha asegurado el puesto de “asesor” de Alejandro Arribas para seguir manejando la entidad. Vedia ha asegurado a sus directivos que aunque Arribas “no cubra” la totalidad de las acciones y se quede en esos 600.000 euros, “hay socios suficientes” para llegar a los 3,25 millones de la totalidad del capital. Para comenzar, Vedia presume de que también él mismo comprará “otros 100.000 euros”, así como su secretario, Casto Gallardo, que puede llegar a una cantidad similar que le asegure un puesto en el Consejo de Administración. El resto de los directivos no se ha planteado comprar un paquete significativo de acciones. El problema ahora es que el presidente tomó la decisión “unilateral” de “cerrar el grifo” con un tope de número de socios que se quedó en 180 para “desviar” a los nuevos a la categoría de “abonados”, que según su visión “solo tienen derecho a entrada al campo, sin voz ni voto en la Asamblea ni acceso a comprar acciones”.

Arribas y su pareja han compartido en las redes sociales sus fotos con sus admiradores

Otra de las novedades que se han producido cara a la transcendental Asamblea del martes 18 de diciembre es que uno de los patrocinadores del club, el empresario Francisco Cubo, propietario de la constructora Afar 4 junto a sus otros tres hermanos, se ha desmarcado finalmente de la compra de acciones. Los hermanos Cubo no desean desembolsar más dinero en la entidad, según han transmitido a otros directivos, ya que poseen un equipo propio (Afar 4) y subvencionan también el equipo de fútbol sala femenino, propiedad de 2 controvertidos concejales de Ciudadanos (Cs) en Majadahonda que se han visto envueltos en una sonora polémica pública a causa de la financiación del mismo. Paco Cubo llegó a intervenir en una Asamblea del club este verano con un emotivo discurso en el que reivindicó conocer el “sentir de la gente” antes de avalar la conversión en Sociedad Anónima. Ahora, siempre según esta versión, habría dado marcha atrás a poner más dinero, más allá de su aportación “simbólica” como un socio más y el citado patrocinio.

Arribas excluye al Rayo Majadahonda en su biografía

Por otro lado, Vedia se lleva “trabajando” a los Arribas (padre e hijo) desde hace tiempo. “Arribas, un jugador de Primera que no olvida sus orígenes”, fue el titulo del reportaje que la web del club le dedicó este texto: “Arribas, que siempre lleva al CF Rayo Majadahonda muy adentro, y al que sigue como un aficionado más, acudió a las instalaciones de La Oliva para hacerse socio del club y, en un acto informal pero muy entrañable, hacer entrega al club en la figura de su presidente, de una camiseta del Deportivo de La Coruña, equipo en el que militará una temporada más”. Lo curioso es que Arribas no incluye en su biografía de redes sociales al Rayo Majadahonda entre los clubes que jalonan su trayectoria. Eso sí, en esta “hagiografía” del propio club majariego se resaltaba ya el papel de su padre: “por eso, a base de constancia, de mucho esfuerzo y del apoyo por supuesto de su familia y de su padre especialmente, que ha gastado mucho dinero en la preparación física de su hijo, ha conseguido llegar a jugar en la Liga del fútbol más importante a nivel mundial. Por su parte Alejandro Arribas, con su padre al lado y siempre cerca de él, atendía divertido a las explicaciones que daba el presidente sobre él como futbolista”, escribía una empleada del club. El propio futbolista declaró en otra ocasión cuando jugaba en el Rayo Vallecano: “Si no hubiera sido futbolista seguramente me hubiera dedicado a trabajar en las empresas de mi padre”. Se refería a las empresas financieras, inmobiliarias e industriales (sector de piel) que la familia posee en Segovia y Burgos. Y cuando el futbolista llegó a Mexico para fichar por su nuevo club lo hizo “acompañado por su padre y su pareja”, en alusión a su progenitor y a Nuria Aganzo, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y diplomada en Fisioterapia.