Reyes “presionó” al Cádiz para que Romera fuese al Extremadura pero optó por Rayo Majadahonda

MANU RAMOS. El descenso del Rayo Majadahonda está aflorando los errores que cometió el club en su periplo por la Segunda A y las decisiones que adoptaron algunos de sus jugadores y de las que nada se sabía. Tito Johnny (@titojohnny23) recuerda una de ellas así: “Antes de dormir, un minuto de silencio por el iluminado de Dani Romera (@daniromera9). Este hombre rechazó al Extremadura a última hora en el mercado, que era cuando peor estábamos, para no manchar su curriculum con un descenso casi asegurado. Para irse al Rayo Majadahonda. Ánimo pariente”. Con ello aludía a las declaraciones del presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno, que fue antes dirigente del Sevilla CF, sobre José Antonio Reyes “lo conocía de las dos etapas mías en el Sevilla. En la primera, cuando se fue al Arsenal, y en la segunda, cuando lo recuperamos. La temporada que me fui fue la última que estuvimos juntos”. El trato entre ambos, no obstante, se mantuvo con el transcurrir del tiempo. “Luego, cuando se fue al Córdoba, quiso venir al Cádiz, me escribía. Yo, para quitarme la presión, le decía que tenía que irse a China, entre otras cosas porque jamás me he metido en los asuntos de fichajes. Es cierto que se le dijo a Juan Carlos Cordero, pero él entendía que no era un jugador del perfil que quería nuestro entrenador”.

Y revela una anécdota más reciente, del pasado mercado de invierno. “Quien me apretaba primero con Romera y después con Perea era él. La cesión de Romera queríamos hacerla al Extremadura, pero por el tema de Aitor García la terminamos haciendo con el Rayo Majadahonda. Y la de Alberto sí se hizo al equipo de Almendralejo”, relata en el Diario de Cádiz, que titula la entrevista con su valoración de la muerte de Reyes: “Ha sido un palo muy grande; era muy buena gente, un loco sólo de los coches, que es lo que se lo ha llevado por delante”

 

Dani Romera se pierde el duelo con el Cádiz porque el Rayo Majadahonda no paga su “cláusula del miedo”

JORGE RUBIO. El transcendental partido entre Rayo Majadahonda y Cádiz que disputan ambos equipos este domingo 28 de abril (2019) a las 12:00 horas en el Cerro del Espino suma una nueva polémica. Al elevado precio de las entradas de este encuentro, que ha soliviantado los ánimos de la afición majariega, se suma ahora la imposibilidad de que el delantero Dani Romera salte al césped a las órdenes de Antonio Iriondo. Y es que entre las cláusulas que permitieron la llegada del delantero gaditano al Rayo Majadahonda se firmó la denominada como “clausula la del miedo” que impide que Romera pueda enfrentarse al Cádiz, a no ser que el club majariego pague una cantidad indeterminada de dinero. Una circunstancia que según indica la prensa deportiva, es algo que “no va a ocurrir”, por lo que se perderá este decisivo encuentro de cara a la permanencia de los majariegos. Así lo adelanta la publicación Portal Cadista: “El pasado mercado de inverno uno de los movimientos que realizaba el Cádiz CF fue la cesión de Dani Romera al Rayo Majadahonda. El delantero se marchaba a préstamo al conjunto madrileño hasta final de temporada y sin opción de compra. Dentro de ese acuerdo también se contemplaba la posibilidad de que pudiera jugar en el Cerro del Espino, algo que solo ocurrirá a cambio de una cantidad de dinero, algo que a todas luces parece que no va a ocurrir y por lo que Iriondo no podrá contar con él. El almeriense ha disputado desde su marcha 8 partidos, 6 de ellos como titular. En las dos últimas jornadas, ante Tenerife y Mallorca ha sido suplente“.

Por su parte, Dani Romera ha aprovechado para dar su opinión en este particular “duelo del morbo” que viven sus dos equipos, que se juegan descenso y ascenso respectivamente. “Me hubiese gustado jugar este partido. Ahora nosotros estamos regular y el Cádiz está bien, pero tenemos que ganar sí o sí. Yo creo que va a ser un buen partido. Nosotros en nuestro campo en la segunda vuelta estamos bien y necesitamos ganar”, relata el delantero del Rayo Majadahonda en El Desmarque. Ni corto ni perezoso, afirma que el equipo que dirige Antonio Iriondo puede “hacer mucho daño al Cádiz” pese a que los gaditanos viven un buen momento a nivel deportivo. “Nosotros siempre queremos tener el balón, jugar a dos toques, con muchos apoyos. Va a ser bonito porque el Cádiz nos va a apretar arriba y nos va a costar, pero si estamos bien podemos hacerle mucho daño“, prosigue. Y concluye: “”Me alegro mucho de que le vayan las cosas muy bien al Cádiz y le deseo lo mejor. Tengo dos años más de contrato, en principio tengo que volver y ganarme un puesto en la pretemporada. Yo quise salir porque necesitaba más minutos aunque el míster contaba conmigo. Aquí los estoy teniendo, pero tuve una molestia y llevo 3 partidos que no estoy al ciento por ciento, pero estoy muy contento y con ganas de pelear para el próximo partido“.