El Depor quiso “robarle” al Oviedo el fichaje de Arribas mientras desata la “locura” en Asturias: “jugador espectacular que cumple su palabra”

MANU RAMOS. La cadena Cope, en un trabajo realizado al alimón entre Asturias y Galicia, ha proporcionado la noticia del día: el Deportivo de la Coruña intentó arrebatar a última hora al Real Oviedo el fichaje del futbolista Alejandro Arribas, sumándose así a las ofertas de última hora de Huesca y Rayo Vallecano. Lo cuentan José Torrente y Carlos Llamas, al tiempo que el resto de la prensa ovetense se deshace en elogios hacia el central formado en el Rayo Majadahonda desde benjamín al primer equipo y que luego pasó al fútbol profesional en Rayo Vallecano, Depor, Osasuna, Sevilla y Pumas. Estas son las reseñas:

Pepe Torrente (Cope Coruña): “El Depor sí que sondeó la posibilidad de que regresase Alejandro Arribas, hubo una negociación pero finalmente no hubo acuerdo con el central. A mí me parece un fichaje espectacular para el Oviedo, yo creo que el Depor debería haber hecho un esfuerzo, me parece que es un excelente defensa y que tiene muchas características que lo pueden hacer muy importante en Segunda División. Es un central expeditivo, va bien por arriba, difícil de superar en el uno contra uno, va bien en la marca… Cuando Alejandro Arribas se marchó del Depor en Primera División porque no jugaba, ya me pareció una mala decisión, yo creo que Alejandro Arribas debería haber tenido más minutos, el Depor terminó descendiendo y evidentemente no se puede culpar todo el descenso a la salida de Arribas pero yo creía entonces que Alejandro Arribas debía tener un rol más importante. Ha estado en Mexico, donde empezó bien, luego no tuvo tanta suerte porque encadenó un par de lesiones (en el codo) pero si recupera su nivel en Oviedo me parece que puede ser un fichaje fundamental y seguramente se puede convertir primero en el jefe de la defensa del conjunto asturiano y probablemente en uno de los mejores zagueros de la competición“.

Carlos Llamas

Carlos Llamas (Cope Asturias):Suena muy bien este refuerzo, un jugador con mucha experiencia en segunda y en primera división. Viene de Pumas en Mexico y le han llamado muchísimos equipos de Segunda División. En el Oviedo están muy agradecidos al jugador y os explicamos por qué. Hace 4 ó 5 días, cuando ya se están ultimando las negociaciones, el jugador da su visto bueno a las condiciones que le presenta el Real Oviedo y pide, como es lógico, unos días para dar una respuesta definitiva. Esto no es nada extraño, es algo que pasa siempre, hay que pensarlo todo bien, o incluso puede llegar alguna otra oferta. Y el jugador las ha tenido. A Arribas le han llamado, y no solamente el Huesca, y en el Oviedo están muy agradecidos porque el jugador cumple con su palabra. El Oviedo le convenció con la oferta que le planteó y a pesar de esos días de espera y de incertidumbre, informaciones de un lado y de otro, de una ciudad y de otra, y al temor lógico que había en el Oviedo de que al final se escapara Alejandro Arribas, el jugador cumple con la palabra y acepta las condiciones que había aceptado anteriormente. De ahí el agradecimiento y la satisfacción que hay también en la directiva del conjunto azul. Escuche el análisis completo de la cadena Cope. 

El Desmarque (Pablo Sánchez): Arribas: veteranía para el centro de la zaga. Alejandro Arribas se ha convertido en el tercer fichaje del Real Oviedo en este mercado de verano. El madrileño llega, a sus 30 años, para reforzar el centro de la defensa, tras las salidas que se han ido produciendo. Arribas cuenta con la experiencia y la veteranía como sus dos primeras bazas para triunfar como jugador carbayón. El club buscaba más refuerzos y Alejandro Arribas se ha convertido en la tercera incorporación, procedente del UNAM de México. La vida futbolística de Arribas es dilatada, habiendo pasado ya por varios equipos. A sus 30 años, esa es una de sus principales virtudes, la experiencia, es algo muy importante en LaLiga SmartBank. Su primera experiencia en la élite fue de la mano del Rayo Vallecano, previo paso por la categoría de plata. Luego firmó dos años en CA Osasuna antes de que el Sevilla FC se fijara en él para su defensa. Tras un año con poco protagonismo, el Deportivo se hizo con sus servicios durante 3 temporadas. Esta última la pasó en México, desde donde llega al Real Oviedo. Su gran salto y el dominio aéreo es una de las virtudes de Arribas en el centro de la zaga. No es un central que destaque por su salida de balón, pero sí por su agresividad ante los rivales y su capacidad de anticipación, además de un buen marcaje. El madrileño tiene por delante tres temporadas para demostrar por qué ha llegado al Real Oviedo.

La Voz de Asturias (Manu Gutiérrez). Alejandro Arribas (Madrid, 1989) ya es nuevo jugador del Real Oviedo. El club carbayón acaba de hacer oficial la incorporación del defensa majariego que firma por las próximas tres temporadas. El acuerdo con el jugador se alcanzó en las últimas horas del lunes y el jugador ya ha viajado durante este martes a la capital del Principado para firmar el contrato que le vinculará a la entidad carbayona hasta 2022. Arribas se encontraba sin equipo después de finalizar su etapa en Pumas, donde llegó de la mano del actual técnico oviedista, Sergio Egea. La presentación del jugador tendrá lugar después del reconocimiento médico que se desarrollará este mismo miércoles para posteriormente conocer su nueva casa, el estadio Carlos Tartiere, a partir de las 13:00 horas. El jugador, ha reconocido al propio club que «lo más importante siempre será ayudar al equipo».

El Comercio (María Suárez). El Real Oviedo refuerza la zaga con Alejandro Arribas. El central madrileño se convierte en el tercer fichaje carbayón y firma tres temporadas con el club ovetense. El Real Oviedo se ha hecho con los servicios del futbolista madrileño Alejandro Arribas, central procedente del Pumas mexicano que formará parte de la plantilla azul hasta junio de 2022. El jugador, de 30 años, ha llegado a un acuerdo con el club para firmar por tres temporadas y se encuentra pendiente de pasar el reconocimiento médico en la capital asturiana. El madrileño disputó la última temporada en el Pumas, donde se hizo con un hueco en el once pero en cuyos planes no entraba tras la llegada del argentino Nicolás Freire. El nuevo refuerzo carbayón se formó en las categorías inferiores del Rayo Majadahonda, debutó con el Rayo Vallecano en 2010 y sabe de primera mano lo que es tanto ascender a Primera como jugar en dicha categoría. Jugó en la máxima categoría con Osasuna, Dépor y Sevilla, y con este último equipo llegó a participar de la Europa League el año en que los sevillistas se hicieron con el título. Arribas se convierte así en el tercer fichaje del club tras las incorporaciones de Javi Fernández y Marco Sangalli, la segunda que la dirección deportiva efectúa en la línea de la defensa después de las bajas de Alanís y Forlín. El ya nuevo jugador azul, que es presentado este miércoles en el Carlos Tartiere (13 horas), recalcó en declaraciones al club que llega a Oviedo para aportar «humildad, trabajo y compromiso» con el fin de ayudar al equipo.

Diario AS (Cali González). Alejandro Arribas, ex del Dépor, Rayo Vallecano, Osasuna o Sevilla entre otros, actualmente se encontraba sin equipo después de que terminase su aventura en el Pumas de México donde permaneció temporada y media con Sergio Egea en el cuerpo técnico. Una grave lesión en el codo no le hizo disfrutar de los minutos que le hubiese gustado y su destino vuelve a estar en España. El madrileño, que cumplió el pasado mes de mayo 30 años, contaba con mejores ofertas de otros conjuntos importantes de la categoría, pero la buena relación que le une a Michu, con el que coincidió en el Rayo, ha sido clave para que terminase vistiendo la elástica carbayona. Acumula una amplia experiencia en el fútbol profesional, con más de 200 partidos en Primera División (40 de ellos en México), con un ascenso a la máxima categoría del fútbol español, y habiéndose proclamado campeón de la Europa League en las filas del Sevilla FC. Egea, tras la derrota del pasado sábado contra la Ponferradina, al ser preguntando por dicha cuestión no dudó en alabar las características del futbolista: “Yo lo llevé para México en su día, es un jugador ganador, un líder, central rápido y que tiene buen juego aéreo”. El central se incorpora a una plantilla que cuenta con cuatro jugadores en ese puesto: Carlos Hernández, Javi Fernández, Ugarte y Christian Fernández, aunque éste último también puede actuar en el lateral izquierdo. Arribas, que está a la espera de pasar el reconocimiento médico, firma hasta el 30 de junio de 2022 y será presentado este miércoles 31 de julio (2019) a las 13:00 horas en el Carlos Tartiere. En unas primeras declaraciones a la web oficial del club el jugador destacó que “lo más importante siempre será ayudar al equipo. Humildad, trabajo y compromiso”.

Comunicado del Real Oviedo: Arribas, nuevo jugador del Real Oviedo: El defensa central, con más 200 partidos en Primera División, firma hasta 2022 a expensas de superar el reconocimiento médico. El Real Oviedo ha llegado a un acuerdo para hacerse con los servicios del defensa central Alejandro Arribas hasta el 30 de junio de 2022, pendiente de superar el reconocimiento médico, previsto para este miércoles. El jugador, de 30 años de edad, nació el 1 de mayo de 1989 en Madrid. Formado en las categorías inferiores del Rayo Majadahonda, su debut en el fútbol profesional tuvo lugar en el Rayo Vallecano en el año 2010, tras un breve paso por el filial. Logró el ascenso a Primera División con el Rayo en la campaña 2010/11 y se incorporó en 2012 a las filas de CA Osasuna, también en Primera. El Sevilla FC fue su siguiente destino en la temporada 14/15, formando parte de la plantilla que levantó la Europa League. Se marchó al Deportivo de la Coruña, donde completó tres temporadas en Primera División. Fue entonces, en 2018, cuando puso rumbo a México para militar en Pumas, hasta la actualidad. Alejandro Arribas acumula una amplia experiencia en el fútbol profesional, con más de 200 partidos en Primera División (40 de ellos en México), con un ascenso a la máxima categoría del fútbol español, y habiéndose proclamado campeón de la Europa League en las filas del Sevilla FC. La presentación oficial de Alejandro Arribas como nuevo jugador del Real Oviedo tendrá lugar este miércoles a las 13:00h en la sala de prensa del Carlos Tartiere. El jugador no realizará declaraciones hasta el momento de su presentación oficial.

La oleada de adhesiones al entrenador Iriondo (Rayo Majadahonda) obliga a rectificar al periodista que lo llamó “feo”

Antonio Iriondo y el periodista Pedro Barreiros

SONIA BLUE. El redactor de Deportes de La Voz de Galicia, Pedro Barreiros, se ha visto obligado a rectificar su crónica del partido Depor-Rayo Majadahonda en la que tildó de “entrenador feo y tan poco mediático que se llama Antonio” a Iriondo, el míster majariego. Tras la rectificación, Barreiros ha suprimido las descalificaciones y las ha dejado en “entrenador sin glamour”. Y es que la oleada de adhesiones que ha registrado Iriondo ha sido espectacular. Al impactante artículo escrito por Gregorio Mª Callejo en MJD Magazin se suman los comentarios del redactor de TVE, Paco Grande (@PacoGrandeTVE): “¿cómo puede escribir esto? Falta al respeto a los jugadores y al entrenador rivales. ¿Qué ética periodística ha estudiado usted?”. L. Miguel Moreno Iñiguez (@LMiguelMorenoI1) añade: “Enhorabuena al periodista que ha llamado feo y poco mediático a Antonio Iriondo. Ha demostrado su necedad y desconocimiento. Algo impropio de un profesional de la información que se precie. Ni lo uno ni lo otro. Antonio es una de las más bellas personas que conozco”.

La crónica 1 de Pedro Barreiros

Ana González (@anaglezsaenz) señala: “Señores de La Voz de Galicia ¿Me puente explicar esto? Un entrenador que se lo ha currado para llegar a donde está. ¿Han pedido perdón al Rayo Majadahonda y a la persona de Antonio Iriondo ? Vergüenza”. y Jose A. de La Rosa (@delarosaperent) apostilla: “Que Antonio Iriondo sea feo es opinable. Que es un entrenador como la copa de un pino no admite discusión. Y a él le importa más lo segundo”. Por último Ethan (@ChaendlerBean) matiza: “Sin ánimo de molestar, creo que lo de “entrenador feo y tan poco mediático que se llama Antonio” lo escribe en tono irónico y crítico hacia el Deportivo, su entrenador y lo mediático que es el equipo coruñes en la Liga 123. Es una manera de alabar a Iriondo, pero le ha salido mal”.

Crónica 2 de Pedro Barreiros

Y David Plaza (@david44plaza) confiesa: “Pues yo conozco a Antonio. Y quiero decir a este periodista que me gustaría ser más feo y menos mediático que Iriondo. Pero igual que él de bueno…”. Y es Chiño (@balcaide4ever) quien concluye desde Galicia: “Ten coña que o tal Pedro Barreiros lle chame «feo» a Antonio Iriondo. Debe pensar que é Mr. Universo ou algo polo estilo! En fin, serafín…”. Reproducimos también el artículo de Kike Marín en “El Confidencial”, que también aborda esta cuestión:

KIKE MARÍN. Qué fea es la descalificación estética, más aún cuando se hace sin ponerse ante un espejo y desde el desconocimiento de los cánones griegos de la belleza, por no hablar de los cánones futbolísticos… Salvo que en la versión digital su autor haya rectificado, lo cual, dicho sea de paso, no estaría de más que hubiera hecho, el impresentable comentario puede leerse en un párrafo de la crónica que ‘La Voz de Galicia’ dedicó a la derrota del Deportivo ante el Rayo Majadahonda en Riazor (0-2): “El equipo coruñés jugó nervioso, blando, ofuscado y menor de principio a fin. Frente a un Majadahonda sin nombres, al tiempo que dirigido por un entrenador feo y tan poco mediático que se llama Antonio”.

Pues bien, ese técnico que tan “feo” le parece al cronista y que, efectivamente, es “poco mediático”, aunque no por llamarse Antonio, se apellida Iriondo, nació en Moscú en 1953 y es uno de los mejores entrenadores que hay, no solo en Segunda, sino en todo el fútbol español. Aunque en 2003 dirigió 9 partidos al Rayo Vallecano en Primera, puede decirse que esta temporada debuta en el fútbol profesional, donde está demostrando su valía al frente de un equipo que también estrena categoría. De hecho, basta con ver jugar a ese “Majadahonda sin nombres”, pero con buenos futbolistas, que le dio un repaso a un histórico como el Depor, hasta el punto de provocar la destitución de su entrenador, Natxo González.

He tenido la fortuna de charlar con Iriondo en varias ocasiones, la última la semana pasada en el programa de Teledeporte en el que todos los martes se pasa revista a LaLiga 123. Y digo fortuna porque Antonio habla de fútbol y no del fútbol, lo cual, aunque parezca lo mismo, no lo es. Escucharle resulta muy enriquecedor. Primero, por lo mucho que se aprende, pero también porque desgraciadamente no es lo habitual. Pocos entrenadores me han sorprendido tanto por sus conocimientos, que en su caso además vienen acompañados de la humildad de alguien capaz de afirmar que “¡cómo no voy a estar feliz si estoy haciendo lo que me gusta!”. “Lo haría gratis y resulta que me pagan”, añade este técnico al que yo tengo la sensación de que el fútbol le debe esa oportunidad que muchos otros con menos capacidad han tenido.

Para entender el fútbol en el que Antonio cree, sirva decir que él prefiere futbolistas inteligentes, “casados con la incertidumbre”, a futbolistas obedientes, es decir, aquellos que solo se mueven por órdenes. “Como quiera que en el fútbol no existe ninguna jugada igual, entender el juego es la única manera a nivel colectivo de entrenar a un equipo; el caos tiene la tendencia a reorganizarse”, asegura Iriondo, quien si no recurre a los tópicos es porque tampoco los necesita. Para él la esencia del juego es disfrutar. “El hombre nace libre y solo a través del juego puede seguir siéndolo”, afirma. Para sentenciar: “La libertad no puede ser a medias y tiene que ver con lo creativo. Si no eres libre, es difícil que puedas crear”. Demasiado profundo quizás para quienes solo hablan del fútbol…

Sí, Iriondo es un entrenador de deja más reflexiones que titulares, aunque de vez en cuando regala alguno: “En mis equipos no hacemos táctica para no anular al futbolista”, dijo en una entrevista concedida al diario ‘Marca’ y que llamó la atención incluso de quienes no le consideran mediático. “Me suspendieron el examen de táctica porque planteé un sistema que no estaba en los libros”, recordó para ahondar en su tesis. Sin embargo, en mi opinión es una cuestión de terminología. Según Antonio, “la táctica normalmente está amparada en el miedo para mantener el control”. Por eso a él le gusta decir que “trabajamos principios y no táctica”. Muy pocos equipos creo que funcionen mejor tácticamente que su Rayo Majadahonda.

Iriondo, que se confiesa admirador de la gestión de futbolistas inteligentes de Del Bosque y Zidane y se rinde ante Pep Guardiola, asegura estar encantado con que sus jugadores le lleven la contraria las veces que haga falta. “El jugador es el que decide”, sostiene. Estimula la risa y sus futbolistas se lo pasan bien, lo cual cree que les ayuda a relajarse. “Intento ser cada día más sencillo, el método cada vez más sencillo, las charlas cada vez más sencillas, porque también me he dado cuenta que el que no quiere entender da lo mismo, porque no está preparado para ello y además no tengo por qué, si él no quiere… El que quiere entender, lo entiende con dos palabras. Lo que no quiero en ningún momento es imponer”, recuerda.

El objetivo del técnico del Rayo Majadahonda es el mismo que el de todos los entrenadores: ganar. Sin embargo, él lo que pretende es que sus jugadores entiendan que su objetivo es que están mejorando, de ahí la distinción que hace entre la intención y la atención. “Hay que crear desapego a esa intención de ganar y el momento actual es el de la atención”, explica. Ahí radica el secreto de su equipo, uno, si no el que más, reconocible de la categoría. “Debo de ser bastante malo porque después de todos los años que llevo en el fútbol, sigo aprendiendo”, sentencia el, según el cronista de ‘La Voz de Galicia’, feo y poco mediático Antonio. Y es que, a diferencia de Iriondo, hay otros que o no saben o no aprenden…

Gregorio Mª Callejo y Antonio Iriondo: “Las cosas de tener un entrenador feo en el Rayo Majadahonda”

GREGORIO Mª CALLEJO. Se ha producido este fin de semana un pequeño “incidente” periodístico que realmente no tiene demasiada importancia, pero que me lleva a una reflexión (apresurada y seguro que poco hilvanada) sobre el fútbol, la importancia que tiene de manera cada vez más avasalladora la imagen, la autocensura a la que nos someten las redes sociales y, en fin, sobre los entrenadores de fútbol. El incidente es conocido. En la crónica escrita en La Voz de Galicia apenas acabado el partido del Rayo Majadahonda con el Deportivo de la Coruña, se decía que “el equipo coruñés jugó nervioso, blando, ofuscado…frente a un Majadahonda sin nombres, al tiempo que dirigido por un entrenador feo y tan poco mediático que se llama Antonio Iriondo”. Me desagradó leerlo. Me pareció poco elegante esta forma de menosprecio de baja intensidad, que por lo demás estaba inserto en una crónica que reconocía que el Majadahonda había sido superior, y que publicaba un medio que había hablado con mucho respeto del Rayo. Me sorprendió leer luego que la crónica tenía nueva redacción. Ahora Antonio Iriondo ya no es feo, ni poco mediático, simplemente “carece de glamour”.

Gregorio Mª Callejo

Unas cuantas críticas en redes sociales habían bastado para producir en el cronista el demoledor veneno de la autocensura, rectificando la redacción de modo no mucho más agradable. El tema, en realidad, es baladí, no hay que tener la piel tan fina como para hacer cuestión de todo esto. En primer lugar el Rayo no es precisamente un equipo que carezca de “nombres”. Difícilmente puede sostenerse esto en un club que tiene en plantilla a un Zidane y para remate a Aristóteles. En el Barcelona juega Messi, pero carecen de Kant o de Platón en sus filas, y el Real Madrid por mucho Bale, Modric o Ramos que tenga, no puede presumir de que en su plantilla jueguen Heráclito o Santo Tomás de Aquino. En cualquier caso, fuera del chiste malo, quizás el cronista se harte en años próximos de oír los nombres de algunos de los chicos de nuestra plantilla.

En cuanto a lo de Iriondo “hombre feo y no glamuroso”, el monopolio del sentimiento de ofensa le corresponde sólo a Antonio, que es el único que puede decidir si se siente o no herido en su honor. Y más bien yo creo que todo esto le importa bien poco. Soy enemigo del mundo de las zascas y la agresividad en prensa y en redes sociales. Más bien intento ser un tipo que busca la concordia. De hecho, creo que ni siquiera el artículo tenía propiamente mala intención. Quiero pensar que de algún modo quería alabar al Rayo. En primer lugar porque a veces lo hace expresamente, en segundo término porque, si bien de modo torpe, puede interpretarse que está destacando los méritos de un equipo modesto. Sería demasiado sorprendente que quisiera decir algo así como “vaya, hemos perdido, si al menos el entrenador rival fuese guapo me hubiera dolido menos”.

Así que mi objetivo no es criticar al redactor, pero sí destacar, con base en predicar de Antonio la fealdad y la ausencia de glamour, algunos valores que la afición del Rayo asocia al hecho de ser del Rayo. Lo que algunos llaman en redes sociales “El Carisma” y que van muy unidos a la figura de Antonio Iriondo. Llevamos ya una etapa muy larga en la que ha cambiado la imagen y la puesta en escena de los entrenadores. Ya no son aquellos tipos rudos de los años sesenta y setenta que tenían una cierta impronta castrense (a veces cuartelera) en sus formas.

Paralelamente los futbolistas fueron cambiando también su imagen y su discurso. Dejaron ya (sin ser Cánovas del Castillo en sus entrevistas) de vomitar esos discursos hueros y lerdos que magníficamente parodiaban Gomaespuma (recuerdo una entrevista desternillante a un futbolista ficticio que sólo contestaba a cualquier pregunta que le hicieran “es un partido muy bonito y vamos a salir a ganar”). Ese modelo se fue marchitando, pero comenzó a florecer uno más peligroso: el del entrenador que se sentía catedrático y académico de una supuesta ciencia llamada fútbol. Realmente, este virus, según me parece a mí, lo introdujeron los entrenadores de baloncesto, que comenzaron a hacer en los años ochenta discursos ininteligibles llenos de palabros en inglés. Pero se exportó al fútbol, y acabó moldeando algún tipo de entrenador bastante escondido en tecnicismos, bien trajeado y en algunos casos hasta guapo. Es decir, el modelo de entrenador que el periodista gallego parece que hubiera deseado que les ganara el sábado.

Frente a estos entrenadores, normalmente de corta carrera en cada club, el Rayo presenta un entrenador de largo recorrido en nuestra ciudad. Ya entrenó al Rayo hace años y lleva ya, variastemporadas con nosotros. Nos subió de tercera a Segunda B, y de ahí a Segunda A. Antonio Iriondo es un tipo además al que resulta interesante y agradable escuchar en cualquier entrevista (véase la de Euskal Telebista de hace un par de semanas). Es buen conversador, dice cosas interesantes sobre su manera de ver el mundo y de afrontar la vida y el fútbol. Y, en general, busca una cosa tan sencilla de formular como difícil de llevar a efecto: que el futbolista aprenda por sí mismo a gestionar las situaciones de manera inteligente. Algo así como lo que Heidegger decía que debía ser un buen profesor, simplemente aquel que “deja aprender” al alumno.

A los majariegos nos importa poco que sea más o menos guapo o que no vista de Armani. Le queremos. Le queremos porque Antonio, con su manera de ser (que no excluye el que a veces se coja unos cabreos descomunales en la banda) nos ha ganado. Nos ha ganado con su modo de entender el juego y no podemos dejar de tirar un paralelismo entre él y Fergusson. Así le vemos muchos, como el Fergusson del Rayo. Se le quiere, y esa relación humana entre grada y técnico y jugadores es muy propia de nuestro club. Parte de la afición identifica al Rayo como un equipo quijotesco, capaz de llevar a cabo el juego más exquisito y de cometer errores garrafales. Esa afición adora a un jugador como Morillas, lleno de pundonor y garra y también capaz de cometer fallos casi trágicos. La semana pasada, una encuesta en twitter preguntaba cuál era el mejor lateral izquierdo del mundo, y varios rayistas dijeron entre la ironía y el orgullo: ¡David Morillas! Y no, no mienten. Para nosotros es el mejor.

Muchos reivindicamos como patrimonio del Rayo esa relación casi artesanal con los nuestros, ese apego tan especial a la afición que tienen muchos jugadores, y desde luego tener un entrenador que sabe la torta de fútbol y que lleva años con nosotros. Jugar con tres delanteros en el Sadar y en Riazor, jugar de tacón hasta marcar goles de frotarse los ojos. Y castigarnos con goles que vienen de una empanada espantosa en defensa. Ser un club modesto de una ciudad dormitorio, en la que la mitad de la gente no sabe ni qué es el Rayo. Eso es lo que creo interpretar que por aquí llaman “carisma”, y desde luego, forma parte de él nuestro feo y poco glamuroso entrenador. Así que, sin ira, sin rabia y sin “zascas”, gracias en realidad al cronista de La Voz de Galicia por recordarnos lo grandes que somos siendo tan pequeños. Por recordarnos que tenemos el mejor de los entrenadores posibles para este equipo alocado, exquisito, soñador, a veces desesperante y siempre seductor que es nuestro Rayito de Majadahonda.

“Mariscada” histórica del Rayo Majadahonda en La Coruña y “queimada” del Depor

ZACARÍAS M.-MAÍLLO. “Rayo Majadahonda, El Idilio Continua” sería mi titular para el sensacional partido ante un grande de primera como es el Deportivo de La Coruña, que salió de su propio estadio entre pañuelos y pitos de protesta. Los de Iriondo dominaron de principio y confirmaron el excelente momento de juego del equipo, liderado por un enorme Fede Varela y por el siempre eficaz Aitor Ruibal, que marcó de nuevo dos goles de oro. Quién nos iba a decir a los majariegos que íbamos a disfrutar de esta manera con nuestro Rayo, recién ascendido in extremis, en el último minuto, con aquel histórico gol frente al Cartagena, que desencadenó el éxtasis en el Cerro del Espino. Pues ya no es éxtasis, es confirmación de un equipo solvente, que mezcla oficio y juventud, dirigido por una persona tranquila y sensata como es Iriondo y liderado en el campo por un vibrante e innovador Varela. Decía Churchill que “ante la victoria, generosidad; ante la derrota, altivez; y ante la batalla, decisión”. Y el Rayo tuvo de todo: jugó con decisión, sin complejos, y ganó con caballerosidad, sin perder el oremus, sin dilapidar el tiempo y sin simular situaciones. De la misma forma que cuando ha perdido, lo ha hecho con la mirada alta y digna.

Zacarias Maíllo

Los vecinos de Majadahonda debemos estar orgullosos de nuestro equipo. El Rayo jugó como piensa Iriondo, con tranquilidad, sin complejos, con seguridad y con la dignidad de un equipo recién ascendido que toca la pelota magistralmente, profundiza cuando tiene oportunidad y no tiene miedo al riesgo. Las estadísticas lo dicen todo: 6 remates a puerta del equipo majariego frente a 2 de los locales y 43% de efectividad frente al 13%. Curiosamente la posesión estuvo bien repartida e igualada entre ambos equipos y únicamente tenemos que destacar como malas noticias las lesiones de nuevo de Carlitos y de Oscar Valentín. El Deportivo de La Coruña agotó muy pronto su determinación de ganar el partido ya que a partir del minuto 15 comenzó el festival rayista, que paso a paso fue haciéndose con el timón del encuentro, bajo la batuta del director de orquesta Fede Varela, que sabe tocar todos los instrumentos, e inclinando con claridad la balanza hacia el lado visitante. Tan es así, que se puede afirmar sin ninguna duda que los de Iriondo cerraron el primer tiempo con 20 minutos de auténtico baño y que el Depor salió indemne de milagro. Los pitos de los aficionados gallegos en el descanso atestiguan la debacle de los del cuestionado Natxo.

El equipo local intentó enderezar el partido al dar entrada a Vítor Silva por el inoperante Vicente, pero no solo no cambió nada, sino que el Rayo dejó de perdonar, pasó al ataque con decisión y, en el minuto 52, tras un pase en profundidad del genio Varela, Aitor Ruibal cruzó el balón con rosca fuera del alcance de Dani Giménez. Fue un gol ‘made in Ruibal’, idéntico al que marcó en Gijón, obra de un joven y talentoso delantero con un futuro impredecible. El Depor naufragaba en su propio estadio y ante su propia afición ante el despliegue de fútbol del Rayo Majadahonda y lo que hasta entonces había sido una auténtica tortura se tornó en melodrama con el segundo gol de Ruibal, que recibió un balón en contraataque al borde del área, como en su primer gol, donde le gusta, para chutar con fuerza esta vez al palo corto del portero gallego.

En resumen, queda demostrado empíricamente que con liderazgo, una buena dirección, un equipo unido, con seguridad, decisión y sin miedo al riesgo, las empresas se consiguen y los objetivos, por muy difíciles que se nos antojen, se alcanzan. Qué casualidad, conceptos deportivos que se echan de menos en la política, especialmente en la local, y que, de alinearse, permitirían sin duda una conexión invencible de cara a la próxima temporada. Tal vez, de cara a las próximas elecciones, estos valores deportivos sean adoptados por nuestros representantes y equipo y ciudad, Rayo y Majadahonda, consoliden este idilio que nos permita a todos soñar y llegar muy lejos.

Gregorio Mª Callejo

GREGORIO Mª CALLEJO. “El Butano Mecánico toma Riazor”. El Rayo Majadahonda, un equipo pequeño que lleva casi toda su historia bregando en campos de tierra, aniquiló al histórico Deportivo de la Coruña en su estadio. Un acontecimiento para nuestra ciudad. A la exhibición de Aitor Ruibal (que se ha convertido en un delantero gigantesco) se añadió una primera parte primorosa de Fede Varela y algo a lo que no estábamos acostumbrados: una solvencia defensiva desconocida. El trabajo de los Luso, Morillas, Óscar etc debe ser reivindicado como una parte esencial de esta victoria histórica. Victoria que pudo incluso ser más sangrante. Sólo las lesiones, acabar con diez y un cierto decaimiento físico en la segunda mitad (muy visible en Héctor y Enzo) impidió que el Rayo no venciera de un modo escandaloso. Suele ser frecuente que cuando ganamos un partido las críticas aficiones rivales atormenten a los suyos diciendo algo del estilo “perdemos, y encima contra el Majadahonda”. Hoy, por mucho que critiquen a los suyos, deberían mostrar admiración por un equipo que durante muchos minutos hizo el mejor fútbol que se puede ver en Segunda División.

Es verdad que el Depor estuvo mal. Rematadamente mal. Apenas creo peligro y no tuvo ninguna paciencia para intentar acabar las jugadas de un modo racional. Se perdió en centros irrelevantes sobre el área. Comenzó atacando con cierta solvencia, presionando al Rayo para evitar que tocase, pero poco a poco a base de toque, toque y más toque combinado con salidas muy veloces, el Rayo fue incomodando al Depor. Fede Varela hacía lo que le daba literalmente la gana, regateaba, penetraba, centraba, volvía a tocar… y fueron llegando las ocasiones. Enzo se precipitó con una volea sin portero, Ruibal intentó una vaselina, Héctor remató con mucha intención… la primera parte era del Rayo, que se fue a vestuarios con música de viento para los coruñeses.

Al comienzo de la segunda, y con la misma tónica, Ruibal, tras un pase magistral de Óscar, marcó un gol parecidísimo al primero de los de Gijón. Y ahí pareció terminar ya el partido. Un Depor descompuesto no conseguía hacer peligro, y el Rayo salía a la contra como le placía. De nuevo Ruibal anotó otro gol fabricado por él mismo. Recibió, miró, vio el lado de la portería más conveniente y ahí la puso. Esa es la diferencia entre el delantero bueno y el delantero excelente. Rubial lleva ya varios goles que salen prácticamente de la nada. Él para, mira y coloca. No necesita más. En Almería sus goles tienen el copyright de Fede Varela, que se los dio masticados. Hoy los construyó él desde posiciones no demasiado determinantes. El chico que vino de Cartagena y que las primeras jornadas nos llenó de dudas se ha comido con patatas nuestra inicial desconfianza y es uno de los jugadores favoritos de la Grada del Cerro.

Había entrado Carlitos por Manu y entonces ya el Rayo comenzaba a parecer (no exagero, hubo varios minutos así) al Barcelona de Guardiola. Los jugadores del Depor, descuajaringados, corrían detrás del balón que tocaban con toda comodidad los Carlitos, Iza, Fede y Óscar. Pero como casi siempre, un reguero de lesiones empezó a golpear al Rayo, y Oscar y Carlitos (ojalá no sea grave lo del gaditano) tuvieron que marcharse. Y así el partido languideció entre la seguridad defensiva del Rayo, la inoperancia del Depor y la dificultad final para hilar más contragolpes. Ruibal fue masacrado por una entrada que dio lugar a una falta peligrosa y mientras moría el partido, los aficionados que estaban en casa mandaban por redes sociales fotos con la imagen del marcador o afirmaban estar llorando. Los que estaban allí ondeaban la pancarta de un peña del club y mostraban sonrisas de pura felicidad. Parecían decir a los jugadores aquello que decía Bowie al final de su maravillosa “Rock and Roll Suicide”: “Give your hands, because you are wonderful”, y se quedaron para siempre en su corazón y en su memoria con una tarde histórica, la tarde en la que once semáforos naranjas que deslumbraban los ojos bajo el sol de Galicia tomaron Riazor, la tarde en la que el Butano Mecánico no dio la alegría más grande de nuestra humilde historia.

Alberto Díaz

ALBERTO DIAZ. “Los jugadores huelen a sencillez y reflejan un brillo especial: El juego es como una consonante y el triunfo como una vocal”, serían mis titulares para un partido a priori muy complicado al tratarse el rival de un equipo muy sólido y con mucha historia. En los primeros 20 munutos transiciones rápidas del equipo gallego y por los majariegos, a partir de ese minuto, el equipo empieza a coquetear con la pelota y se empieza a gustar. Crece el ritmo por ambas partes y se eleva la emoción. En esos minutos hay un líder absoluto que no es otro que Fede Varela y eso hace que todo el equipo se sienta como en casa. En esos instantes el Depor estaba totalmente superado en todas sus líneas, la ausencia de Verza se notaba en algunos momentos pero Oscar Valentín le suplía con mucha coherencia. Los minutos finales del rayito fueron espectaculares y con muchísimo criterio. Desde luego parece el Ajax de nuestra liga, sin ninguna duda. Increíble primera parte por escandalosamente espectacular.

En la segunda parte se incorpora Carlitos, que sustituye a Manu del Moral. No sabíamos a qué se debía el cambio pero el maestro Iriondo tendría sus porqués. En el minuto 7 pase magistral de Oscar Valentin al hueco y golazo de Aitor Ruibal que define con una auténtica delineación. Fantástico. A partir de ese momento empieza a apretar el Depor de lo lindo, insiste y tiene tiempo por delante, pero Carlitos absorbe la responsabilidad del equipo y consigue solidificar el centro del campo. Continuan sometiendo los gallegos a una irrespirable presión pero un nuevo látigo de Aitor Ruibal en el minuto 25, con una contra rapidísima con Luso que rompe la linea, termina definiendo Aitor como un auténtico crack. Seguimos teniendo muy buenas sensaciones con un gran planteamiento del equipo visitante aunque nos quedamos helados con la retirada forzosa de Carlitos. Esperemos que se quede en un susto. Y en los últimos minutos nuevo arreón del Depor, pero el Rayito, con mucho oficio, supo prolongar la agonía deportivista. Magnífica victoria que acerca aun más la permanencia del Majadahonda en la Liga 123. MVP: Aitor Ruibal y Fede Varela. Mención especial a todo el Rayo. Del Depor, ninguno, muy desatinado y fuera de lugar.

Empanada gallega del Rayo Majadahonda con deserción en la grada y crisis (0-1)

Foto: Benito Ordóñez (La Voz de Galicia)

IÑAKI ESTEVEZ. Continua la mala racha de resultados para el Rayo Majadahonda. Se perdieron otros tres puntos por 0-1 y esto empieza a preocupar, porque las sensaciones cada vez son peores. Una vez más tocó ir a remolque tras el tempranero gol en propia meta de Andújar, que este domingo debutaba en Liga como titular. La desgracia, una vez más, hacía que estos futbolistas jugaran de manera atropellada con muchos nervios y poco temple. Tiene trabajo el míster Iriondo, que volvió a confiar el mediocampo a Vicente y Dani Martinez y no supieron dar orden al equipo. Tan solo Carlitos dejó algunos destellos de calidad. El orden lo pusieron los gallegos que, con un fútbol directo y muy serios en defensa, desesperaron a los majariegos y al escaso público que este domingo había en las gradas del Cerro del Espino.

Foto: Benito Ordóñez (La Voz de Galicia)

Ya en el minuto 8 del partido Vicente se ganó una tarjeta amarilla que a la postre sería importante en el transcurso del partido. El mal posicionamiento de los jugadores del Rayo provocaban pérdidas de balón absurdas. En una de ellas el gol del Fabril fue fruto de la mala suerte. O no, porque ya no pueden ponerse excusas de malos arbitrajes que en este caso y una vez más fue muy protestado en la grada con un línea que señalaba fueras de juego que nadie de la afición local veía y nunca levantó la bandera cuando a su juicio las faltas claras del Deportivo cortaban el juego del Rayo. Alguna ocasión tuvieron los rayistas tras el gol, como una de Vicente y otra de Jorge que se marcharon por muy poco y por encima del larguero del alto cancerbero Francis. Tan solo unos minutos de buen fútbol que se fueron diluyendo poco a poco en la primera parte, donde el Rayo Majadahonda se volcaba de manera estéril en el área contraria pero sin ningún resultado. Y el balance al descanso pudo ser mayor que el 0-1, pues las contras del Fabril eran peligrosas aunque por suerte para el Rayo no terminaban en gol.

Foto: Benito Ordóñez (La Voz de Galicia)

La reacción del Rayo una vez más no se produjo ni tras el descanso. Carreras de los delanteros Jeisson y de Pichín que no servían para nada, centros largos que no llegaban a ningún lado, robos de balón por mal posicionamiento… Seguía la misma tónica que al principio del partido e Iriondo, que no quería cambiar, esperó hasta el minuto 62, cuando dio entrada a Jorge de Frutos y a Berodia y quitaba a Coto y Dani Martínez, a los que poco se les vio. Algunos aficionados en la grada sugerían que el cambio tenía que haber sido por Vicente, jugador que andaba muy revolucionado. Y este les dio la razón en el minuto 73 cuando tras encararse con el arbitro vio la segunda amarilla, dejando a su equipo con 10 y añadiendo más dificultad a una posible remontada.

Foto: Benito Ordóñez (La Voz de Galicia)

El partido estaba donde quería el Fabril, que muy cómodamente desbarataba cada ataque majariego, y con pérdidas de tiempo y faltas no dejaba acercarse a su portería y hacía que el partido agonizara con un descuento de nuevo de infarto. La ocasión la tuvo Andújar, que estuvo a punto de empatar el partido. Jeisson seguía negado y se ganó al final una tarjeta roja que hará que Iriondo tenga cambiar jugadores para el próximo partido en Talavera. Esperemos que en la Mancha reaccione el equipo, los cambios de futbolistas son inevitables por las sanciones de Vicente y Jeisson y no sabemos si el defensa Oliva estará recuperado de sus molestias que este domingo le han impedido participar en el partido. Solo queda pasar página y esperar esa reacción de estos jugadores, que tienen una gran calidad pero llevan tres semanas negados ante el gol y ante el fútbol que desde luego no se vio en Majadahonda. Por cierto, tal y como anticipábamos hace dos semanas, la coincidencia del encuentro con sus fiestas hizo que muchos aficionados prefirieran disfrutar de los encierros y dejar mudas las gradas del Cerro.

JUAN F. MARTINEZ. Crisis multiorgánica: 1- Deportiva: el equipo no enlaza y nota demasiado la escasa conjunción de sus integrantes. Aitor Núñez, Portuga, Jorge Félix, Ñoño, Portilla e incluso Rubén Blanco, Cidoncha o Borja Acha, que están triunfando en sus nuevos clubes, jugaban entre ellos con los ojos cerrados. La calidad de los nuevos jugadores que ha traído Movilla de momento no se pone en duda, pero su falta de rodaje y ensamblaje es más que evidente. La propensión de Vicente a las dobles tarjetas y expulsión por protestar, que ya costó el “play off” contra el Racing de Santander y algunos partidos más la temporada pasada, es otra evidencia. Pero lo es aún más que Iriondo no tiene sustituto para él o es peor el remedio que la enfermedad. Por cierto, entre enfermería y expulsiones (esta vez Jeisson, Oliva, Carlitos), el Rayo parece un hospital. El fiasco de la Copa, el error del amistoso en Aranjuez y el pozo al que ha caído en liga (del 1º al 13º) han hecho saltar todas las alarmas. La semana que viene, visita al Talavera, que anda en la cola. Oportunidad de redención.

2- Afición: no hubo bombo, ni peñas, ni ánimos en la grada a pesar de que nuestro cronista deportivo Iñaki Estévez había advertido hace 2 semanas que con la coincidencia del partido y las fiestas iba a ocurrir esto, sugiriendo un cambio de día u hora. El que avisa no es traidor sino avisador. ¿Como se ha podido dilapidar la ilusión del año pasado? ¿Por qué no se quiso hacer una campaña de captación socios en el momento álgido del play off? ¿Por qué no se promocionan los partidos? ¿Por qué ese eterno vivir de espaldas al aficionado? Los yerros y tropiezos son continuos: la crisis de las entradas para ver al Real Madrid-Castilla en Valdebebas (que tuvo que solucionar MJD Magazin), la negativa a proporcionar los nuevos carnés en taquilla para tener que desplazarse al club (este domingo se rectificó por fin la medida), las continuas dudas sobre la reciprocidad de las entradas Rayo Majadahonda-At. Madrid B (que antes estaba vigente)… Demasiado castigo y confusión al seguidor de base hace que el divorcio afición-club comience a ser creciente.

3-Gestión: cuando advertíamos de las continuas lagunas y opacidades en la gestión del club no hablábamos a humo de pajas. Lo que se sabe hoy y lo que puede saberse mañana. Inevitablemente esto contagia tarde o temprano al equipo y así ha ocurrido lamentablemente demasiado pronto. MJD Magazin cree que, por los datos que posee, solo se conoce el 0,1% de lo que se ha hecho en los últimos años. Y los testimonios son directos. La Oposición, que prefiere llamarse “Transición”, lleva 1 año proponiendo la renovación de las estructuras desde el diálogo mediante discretos encuentros con el presidente. La respuesta siempre es esquiva, alargando el proceso inevitable que se viene encima.

4-Comunicación: esta misma semana los servicios de Comunicación del club ninguneaban a su propio y flamante portavoz, Casto Gallardo, y ocultaban una parte de su entrevista con este medio en sus redes sociales, pese a su compromiso de difundirla íntegra. La palabra dada, al parecer, sirve para poco. Llueve sobre mojado pero esta es otra demostración palmaria de que se disparan continuamente en su propio pie y que la dirección del club está tan deslabazada como el equipo, con duplicidades, ambiguedades deliberadas, zancadillas internas, mezquindades e intrigas que tarde o temprano saldrán a la luz.

5- Institucional: numerosos concejales de la Corporación se han hecho socios para apoyar al club, renuncian a ir al palco para tener voz propia en una asamblea o en la grada, independencia de criterio y descartar los privilegios porque se pagan su entrada o su carnet. Esta misma semana, tras las declaraciones del portavoz Casto Gallardo, el presidente entregaba por fin a la Oposición/Transición los Estatutos del club. ¿Como ha dilapidado el enorme caudal de apoyos que acumuló con el play off en junio hasta dar lugar a que ya en septiembre se organicen alternativas serias a la actual dirección? Es algo fácilmente explicable pero el club se niega a analizar y aun más a corregir. Y una evidencia: más de 30 años de presidencia y 40 años de directivo en el poder es ya un récord del mundo: supera a Teodoro Obiang (Guinea), 38 años, José Eduardo dos Santos (Angola), 38 años, Paul Biya (Camerún), 35 años, Daniel Ortega (Nicaragua) 33 años, Yoweri Museveni (Uganda), 31 años, Robert Mugabe (Zimbabue), 30 años…

6-Arbitrajes: el error del colegiado que anuló el gol que daba la prórroga frente al Adarve en Copa se ha enquistado en la afición, que una y otra vez se encona con linieres y trencillas de forma constante y abrupta. Mala pedagogía porque cuanto más se presiona a los árbitros con protestas dentro y fuera del campo que excitan a la grada, más se “equivocan” en contra. En la Premier inglesa hasta se sancionan estos ataques verbales a los colegiados y se les considera fruto de la inmadurez. Fallan, como lo hacen los directivos, periodistas, aficionados, jugadores o entrenadores, pero el insulto, la desconsideración o la simple presión desmedida es sobre todo ineficaz y hace ganarse la enemiga del gremio. El problema deportivo del Rayo Majadahonda no son los arbitrajes, obviamente, ni siquiera el juego, sino los resultados. Entrenadores, jugadores, periodistas y aficionados hemos de aprender a respetarlos más.

DIARIO MARCA: Ilusionante victoria del Deportivo Fabril en Madrid ante el Rayo Majadahonda. Un solitario gol de Andújar en el minuto 9 permite soñar al filial con los ‘playoffs’ aunque es todavía es pronto, mientras que el conjunto madrileño se sitúa en mitad de la tabla. “Marca” puntúa a todos los jugadores con un 1 (aprobado) menos a Rubén, Dani Martínez y Dani Pichín a los que evalúa con un 2 (notable). Equipos madrileños: El Rápido de Bouzas no pudo pasar del empate ante el filial del Atlético de Madrid. Fue Iago Pérez el que puso el 1-1 definitivo en el minuto 84′, ante la impasibidad de la defensa madrileña. Un empate que sirve de poco al Bouzas en su pelea por copar los puestos altos de la tabla, mientras que el Atleti B se mantiene en mitad de la clasificación. Un gol de Barbosa dio la victoria al Navalcarnero en su visita al Racing de Ferrol. Hasta el minuto 81 no se aclaró el resultado ya que fue un partido destinado al empate. Los madrileños se sitúan con 10 puntos y ya miran a los ‘playoffs’. El Sanse no pudo vencer en casa ante un buen Guijuelo que un gol en cada parte se llevó los tres puntos de Matapiñonera. Los locales no sumaron y frenan sus aspiraciones de ir a ‘playoffs’, mientras que el Guijuelo consigue una victoria que le permite salir momentáneamente del descenso. A la tercera va la vencida. El Castilla consigue su primera victoria de la temporada en el Di Stéfano en un partido marcado por la polémica. Al Talavera le anularon dos goles y Campuzano rescató el partido en el 83′, para finalmente Quezada ponerle la guinda en el añadido. El Fuenlabrada se impuso a un Pontevedra que dominó y controló el balón en la primera mitad y que estrelló un balón en el palo. Dioni estuvo a punto, en dos ocasiones, de poner a los locales por delante en el marcador. Tras el descanso, los de Calderón encarrilaron pronto el choque gracias al tanto de Dani Fernández, que culminó una brillante jugada personal enviando el cuero dentro de la red gallega.

TONY DEL VALLE. Mañana soleada en el Cerro del Espino, dónde se jugaba la 4 jornada de Liga de Segunda División B entre el C.F. Rayo Majadahonda y el Deportivo B. Con Majadahonda en Fiestas y un Cerro del Espino desangelado, sin afición y sin Peña de animación, parecía más bien un partido entre “solteros” y “casados”, por la diferencia de edad que había entre ambos equipos. En el minuto 9 el primer balón que llega al área del Rayo lo introduce en su propia portería el sustituto de Oliva -Andújar- que al intentar despejar de cabeza, peina el balón y lo mete por la escuadra de Basilio, que sólo puede ver el balón como entra.

Los cambios introducido por Iriondo en la alineación -se quedaron en el banquillo, “trotamundos” Berodia y el “niño de Segovia” De Frutos- no sirvieron de revulsivo para enderezar la racha negativa del Rayo. El efecto de estos cambios fue todo lo contrario de lo que se pretendía. El Rayo sin ideas y muy descolocadas las líneas, siempre estuvo en manos de Depor B, muy bien plantado en el campo, achicando espacios para evitar el juego natural del Rayo de toque-toque y espacios. También es cierto que el árbitro no ayudó mucho, fue muy protestado por los pocos aficionados que se dieron cita y terminó expulsando al jugador Vicente al ver su segunda tarjeta amarilla. Este mismo, la tuvo en el minuto 15, sólo ante el nigeriano Francis Uzoho pero la mandó por encima de la portería. Así, dejando pasar el tiempo el equipo gallego, se llegó al final del partido sin pena ni gloria, llevándose los 3 puntos “los solteros”. Tiempo hay para corregir el rumbo del Rayo, pero como decían en mi pueblo, “al perro flaco todo son pulgas”.