Mirandés “toca” a Iriondo como entrenador en 2ºA y Calero quiere a su hijo en el Rayo Majadahonda

Antonio Iriondo y Julián Calero

MANU RAMOS. “José Luis Martí podría encontrar acomodo en Segunda División antes de lo previsto. Recién acabada su etapa como técnico del Dépor, el ex del CD Tenerife ha entrado en la terna de posibles sustitutos del técnico del CD Mirandés, Borja Jiménez, quien finalmente no ejercerá como tal en la campaña 19-20 a pesar de haber logrado el ascenso a la categoría de plata. Desavenencias económicas parecen estar detrás de la sorprendente decisión del club y su destino es ahora y su futuro el fútbol griego, ya que todo apunta a que recalará en el Asteras Tripolis. Es a partir de ahí cuando entra en escena el nombre del último entrenador que ha sido sinónimo de cierto éxito en clave tinerfeñista. Se halla entre los candidatos a dirigir el banquillo ‘rojillo’, al igual que otro ex blanquiazul como Albert ‘Chapi’ Ferrer. El ex del Rayo Majadahonda Antonio Iriondo también es uno de los técnicos que figuran en la órbita del club de Miranda de Ebro, según apunta la noticia de Aitor Castillo en “Marca”. El periódico “El Dorsal” difunde así en crónica de Iván González de la primera oferta que tiene el ex míster rayista, aunque previamente también aficionados del Almería reclamaron su presencia como sustituto en el banquillo de Fran Fernández, hoy fichado por el Alcorcón.

También hay novedades sobre el nuevo entrenador del Rayo Majadahonda, Julián Calero: su hijo Iván Calero se ha despedido del Elche y en una jugada “a lo Zidane” su padre podría recuperarlo para su nuevo equipo: “Hoy me desvinculo del Elche, quería dar las gracias al club por la oportunidad de volver a España y a toda la gente que hizo posible ese merecido ascenso. Muchos éxitos para el futuro”, fue su despedida. “Su gran campeonato en la escuadra charra le convierte en un futbolista con muy buen cartel en Segunda B. El Córdoba se ha interesado por sus servicios. Otro recién descendido en el que podría recalar es el Rayo Majadahonda, cuyo entrenador es su padre, Julián Calero”, desvela Adrián Díaz del diario Marca, que añade: “Iván Calero deja de pertenecer al Elche. El club ilicitano ha anunciado la rescisión del año de contrato que le restaba al lateral derecho de 24 años. Iván Calero aspiraba a formar parte de la plantilla franjiverde tras su excepcional temporada cedido en el Salamanca, con siete goles en 34 partidos. Sin embargo, Pacheta y Nico Rodríguez ni siquiera le han dado la oportunidad de mostrarse en pretemporada y han decidido que saliera. En su comunicado, el club ilicitano agradece al jugador “su trabajo y profesionalidad durante su etapa en la entidad y le desea suerte en su carrera”.

Prensa de Córdoba: Julián Calero “cerca” del Rayo Majadahonda como sustituto de Iriondo

MANU RAMOS. “Julián Calero, cerca del Rayo Majadahonda”, publica este miércoles Diario de Córdoba. Y “El Día” de Córdoba da algunas pistas más: “De la mano de Alfonso Serrano, el otro gran candidato a ocupar la vacante que deja Berges, llegaría Julián Calero, quizás el más desconocido de todos. Porque el principal brillo de su carrera profesional lo ha conseguido como segundo entrenador, primero de Julen Lopetegui en el Oporto, y luego de Fernando Hierro tanto en el Oviedo como en el pasado Mundial de Rusia con la selección española. Al margen, ha sido técnico del Parla, el Al Jazira, el Alcorcón B, el Atlético Pinto y el Navalcarnero. Más allá de su valía y conocimiento de la categoría de bronce, uno de los puntos que puede jugar a su favor es que pertenece a Mesas Sport, la agencia de representación de la que es socio el todavía director general del Córdoba, Alfredo García Amado. El asturiano, por cierto, tampoco continuará la próxima campaña, en principio”.

El periodista de “Marca” Miguel Ángel Lara da este perfil del que suena como entrenador del Rayo Majadahonda: “El 13 de mayo Julián Calero (Madrid, 26-10-1970) se preguntaba por qué el Rápido de Bouzas no atacaba cuando un gol podía llevar a los gallegos al playoff de ascenso a Segunda, el mismo que al final le faltó a su Navalcarnero, el presupuesto más bajo del grupo, para meterse entre los cuatro primeros. Ayer, Julián Calero aterrizó en Sochi después de que Fernando Hierro le llamara para que se pusiera a su lado después de que Julen Lopetegui tuviera que regresar a Madrid. Es una situación de contrastes porque su relación y amistad con el nuevo seleccionador está a la par de la que tiene con el que fue destituido en la mañana del viernes. Es un viaje que vuelve a sacar a Julián Calero de la comisaría. Porque el segundo de Hierro se sienta cada mañana detrás de su escritorio en una de las unidades de la Policía Municipal en el centro de Madrid. El pasado verano se volvió a incorporar para no perder su plaza después de que en los cinco años anteriores el fútbol le llevara a los Emiratos Árabes para ser el segundo del brasileño Paulo Bonamigo, a Oporto al lado de Lopetegui y a Oviedo con Fernando Hierro”.

Y añade. “Con el fútbol metido en la sangre desde siempre y una frase que se le escucha mucho y explica su pasión (“me gusta el olor que tiene un vestuario”), Calero pidió al regresar al día a día policial desarrollar funciones que le permitieran no trabajar el fin de semana para así poder viajar con el Navalcarnero. Ahora, la llamada de la selección puede hacer que su futuro cambie y sus funciones policiales, que no implican salidas a patrullar. Casado con la novia de toda su vida (Gema) y sin dejar la ciudad en la que creció y estrechó las amistades que no ha perdido (Parla), el apellido Calero tiene más vínculos con el fútbol español. Su hijo, Iván, busca con el Elche el ascenso por el que su padre se quedó muy cerca de pelear. Sus caminos se cruzaron en la temporada 12-13, Julián como técnico del filial del Alcorcón y e Iván corriendo la banda del Atlético de Madrid C”.