“Marca” y “As” reflejan el enfado de Zidane por la suplencia de Enzo en el Rayo Majadahonda y las “lágrimas desordenadas” de Melendi

S. BLUE/J. F. MTNEZ. No todos los que van al palco del Rayo Majadahonda en el Wanda Metropolitano son los que quieren entrar gratis para agolparse ante los canapés del descanso sin pagar entrada. También hay invitados de alto copete. Es el caso de Zinedine Zidane, que primero se sentó en la grada para no mezclarse con los directivos y ahora ha accedido a acudir al palco, pero sentándose a una prudente distancia de los actuales gestores. Esta vez acudió a ver a su hijo Enzo sin su esposa y solo con su otro hijo Luca, portero en el Real Madrid-Castilla de los ex rayistas Frutos, Belman, Ayoub y Fidalgo y que va segundo, esta vez con serias aspiraciones de subir a Segunda A. Pero tanto el diario “AS” como el “Marca” captaron a un Zinedine Zidane que no se mordió la lengua ni se quedó de brazos cruzados.

Nada se sabe del contrato de Enzo Zidane con el Rayo Majadahonda porque está rodeando de un fuerte hermetismo incluso ante sus socios. Ni si este le garantiza determinados minutos o partidos, como ocurría precisamente cuando el Real Madrid cedió a Fidalgo al Rayo Majadahonda. Tampoco si hay una penalización económica si esos minutos no se cumplen. Hay que recordar que en el Rayo Majadahonda están cedidos también Aitor García (Cádiz), Tony Martínez (West Ham United) y el portero Ander Cantero (Villarreal) como figuras más destacadas pero solo juega habitualmente el primero. Y otra anécdota: entre los invitados del Oviedo al palco del Wanda estuvo el popular cantante asturiano Melendi, autor de la exitosa canción “Lágrimas desordenadas”, como se encargaba de recordar su casa discográfica. Estos son las referencias que de ambas presencias registró la prensa:

AS:La desazón de Zidane en el Wanda: ¿por la suplencia de Enzo? El padre fue a ver a su hijo al Wanda Metropolitano, pero este no salió hasta el minuto 86. Diez minutos antes se veía al ex del Madrid nervioso en la grada”. MARCA:A Zidane no le gustó algo en el Wanda: ¿sería la suplencia de Enzo? El técnico francés volvió a acudir al estadio donde juega el Rayo Majadahonda como local y se mostró contrariado en un momento dado en el minuto 76, cuando Enzo continuaba en el banquillo (salió en el 86′) con empate a cero en el marcador”.

Melendi en el vestuario

La Voz de Asturias: “Ataviado con una bufanda del equipo carbayón, Melendi siguió el encuentro desde el palco de autoridades, al igual que Zinedine Zidane. El exfutbolista y ex entrenador del Real Madrid no quiso perderse un nuevo partido de su hijo Enzo, centrocampista del Rayo y que saltó al campo en los minutos finales”. La Nueva España: “Además, los jugadores azules recibieron una visita especial en el vestuario del Wanda Metropolitano, la del cantante asturiano Melendi, oviedista reconocido. Ataviado con una bufanda, el artista animó a los jugadores antes de que saltasen al césped para iniciar el calentamiento”. Melendi: “Lágrimas desordenadas”: “Está canción fue escrita por el cantante en un momento de su vida dónde se encontraba solo, también fue el nombre de uno de sus álbumes”.

Melendi (arriba) en el palco
Luca y Zinedine Zidane en el palco

 

Malestar en afición y prensa contra directivas de Rayo Majadahonda y Oviedo por encerrarlos en el “gallinero” del Wanda

Los propietarios del Oviedo avisan: “un líder que no escucha” se rodea de mediocres

J. FEDERICO MTNEZ. “Arturo Elías, yerno de Carlos Slim y máximo responsable de las decisiones en el Oviedo, ha escrito un tuit esta tarde que ha causado incertidumbre entre el oviedismo. Nada más marcar el Rayo Majadahonda el gol de la victoria, en el minuto 91 de partido, Arturo Elías ha escrito lo siguiente en la citada red social: “Un líder que no escucha muy pronto estará rodeado de gente que ya no tiene nada que decir”. El periódico “La Nueva España” de Oviedo revela la reacción de los propietarios del club contra la mediocridad de sus gestores: “Hace dos días, de hecho, Elías tuiteaba lo siguiente: “Un buen líder escucha, delega, une, es leal y honesto, demuestra su liderazgo con el ejemplo, con autoridad pero con gran humildad”.

El diario Marca avisa que ubicar así al contrario es un golpe bajo que no debe repetirse

Y es que los dirigentes del fútbol español no lo tienen ya tan fácil para campar a sus anchas en los acomodados palcos, lejos del público y de la ciudad que dicen representar. De hecho, la resaca del partido Rayo Majadahonda-Oviedo en el Wanda ha traído una marea inesperada: el influyente diario “Marca” ha lanzado un aviso a navegantes a la directiva rayista. Lo de encerrar a los aficionados visitantes en el “gallinero” donde no se les oye ni se ve bien pero cobrándoles 25 euros es un golpe bajo que a su juicio los directivos de los equipos visitantes no deben tragar, por dejar desprotegida a su afición, cuando la otra preferencia y los fondos están vacíos. De hecho, “Marca” recuerda el boicot del Extremadura. Y fueron varios los aficionados ovetenses que reclamaron la protección y protesta a los directivos azulones. Como ejemplo, así lo expresaba M Octavio F. Cepedal: “Rogaría que el Real Oviedo haga una queja formal al Rayo Majadahonda o a quien corresponda si es cierta la ubicación donde quieren colocar a nuestra afición el próximo domingo. Al menos deberíamos ver el partido con nitidez. Las mismas condiciones que ofrece el Oviedo”. Nadie le hizo caso. La próxima visita es la de Osasuna el domingo 28 de octubre a las 6.00 de la tarde y la afición de Navarra ya ha anunciado en las redes que quiere conocer un Wanda de primera en partido oficial.

Marca: “El Rayo Majadahonda sigue jugando de prestado por el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano, hasta que el Cerro del Espino se adapte a las exigencias de LaLiga 1!2!3. Ha sucedido con todas las aficiones que han visitado el Wanda en Segunda división hasta el momento, pero se ha hecho más visible con la visita del Real Oviedo. Los carbayones han llevado a más de 4.000 aficionados de una presencia total de 7.200. En un estadio con una capacidad que ronda los 70.000 espectadores y en el que sobran asientos vacíos (asistencia media de 3.500 personas), la afición rival es ubicada aislada en el anfiteatro más elevado. La ubicación obedece a normas de seguridad de la propia competición, que impide mezclar a las aficiones para evitar cualquier tipo de conflicto. El Extremadura, que también movió a un gran número de hinchas, ya puso el grito en el cielo en el partido que les midió al Rayo Majadahonda en Madrid, incluso derivando en que se negaron a acudir a la comida entre ambas directivas”.

20Minutos (Eduardo Casado, @educasado): “He leído que eran 7.200… ¿unos 5.000 oviedistas o más? Por otro lado, sin quitarle mérito, hay una gran colonia asturiana en Madrid… Sid Lowe (@sidlowe (Football, politics, history): “calculo 1500 del Rayo Majadahonda. Quizás menos. Difícil saberlo. Pero por ahí andaría la cosa. Pero de estos 3500, 4000 ¿cuantos del Rayo Majadahonda? El lunes, por ejemplo, contra el Sporting, menos de la mitad desde luego. ¿Que % de lo que había hoy, calculando en función del total (7000), y los sectores que ocuparon? Creo que no llegan a 2.000. Difícil saberlo a ciencia cierta, claro, pero como regla básica, de 7/8 (¿más?) sectores ocuparon 2/3. Esa es la duda que tenía (y estando dentro es difícil verlo entero). Sí: los sectores del lateral son más grandes. En aquel lateral creí ver 4 sectores ocupados en total (1 y pico del Oviedo/mezclado). Y la parte superior, sólo Oviedo, 6, 7. De ahí mi cálculo. Lo dicho, muy difícil saberlo, pero como ratio 1:4 más o menos me parecía. Que de 7.000 daría unos 1.500 (de Majadahonda). O por ahí. Y sin ánimo de ‘demostrar’ nada, mucho menos criticar, sólo calcular. Pero… sí, la foto que adjuntas es mejor, probablemente más esclarecedor”.

Pablo P. (@pablo_prapu) Madridista. Colaborador en @UnionMerengue y en @WebDeTuEquipo: “En los últimos partidos unos 3500-4000 del Rayo Majadahonda. Por lo que hoy no ha sido 1500 solo. Rayo casi un lateral (más largo y ancho que el fondo). Oviedo un fondo entero, pero lo dicho, menos espacio. Evidentemente no sabemos con exactitud la cifra, pero lo que creo que queda claro es que no eran 1.500 rayistas solamente”. Cadena SER. (Cali González): “La cara B del Real Oviedo deja mucho que desear. Y esa es la que ofreció de nuevo el conjunto azul en el Wanda Metropolitano contra el Rayo Majadahonda ante la presencia de unos 3.500 oviedistas, que mostraron su enfado con los suyos nada más terminar el encuentro. Se vio a un equipo con poca ambición en ataque y con muchas lagunas en defensa, que solo Alfonso pudo solventar con dos intervenciones de mérito en la segunda mitad. A pesar de haber sido un encuentro bastante igualado, si algún equipo puso más carne en el asador ese fue el Rayo Majadahonda. Fue el que tuvo las ideas más claras y siempre que podía encaraba la portería rival con verticalidad, mientras que el Oviedo no lograba conectar sus pases en zonas que pudiesen terminar en acciones peligrosas”.

“El partido no tenía un dominador claro y los acercamientos a las porterías eran escasos. La segunda parte se decantó más para el Rayo Majadahonda, que sí buscaba el área rival con más profundidad desde la reanudación y, antes del cuarto de hora, dispuso de dos ocasiones que fueron bien solventadas por Alfonso. Momentos de agobio para el Oviedo, que tenía en su portero a su mejor jugador. El Oviedo volvió a mostrar una versión muy descafeinada, sin la concentración o intensidad necesaria para ganar el encuentro, y lo acabó pagando en el tiempo añadido, con el posterior enfado final de la afición desplazada hasta la capital de España”, concluye la crónica de la emisora.

Los futbolistas del Oviedo ponen excusas a la derrota pero la prensa coincide en que Rayo Majadahonda fue mejor

El cabezazo de Luso hizo historia en el Wanda

SONIA BLUE. El futbolista ovetense Aarón Ñíguez, hermano del internacional atlético Saúl Ñíguez, puso excusas al resultado contra el Rayo Majadahonda: “El castigo de la derrota es demasiado, creo que el empate era lo justo”. Y el delantero Saúl Berjón igual: «Sabíamos que el Rayo es un buen equipo, pero no nos ganaron con su fútbol, ganaron con la estrategia. Tuvimos buenos momentos, supimos cómo presionarles. A partir de la media hora dimos un paso atrás y ellos estuvieron mejor. El partido era de empate pero esto funciona así. Nos ha faltado gol, no hemos jugado tan mal. Gano el que la metió. Y duele más por llegar en el tiempo de descuento, da rabia».

Lo cierto es que los jugadores del Oviedo probaron en el Wanda la misma medicina que los del Sporting una semana antes. Y su propia afición no admite excusas. De hecho, a su regreso a casa en el siguiente partido, los aficionados gijoneses recibieron en Mareo a su equipo así, según cuenta cuenta A. Maese de “El Comercio”: “Su puesta de largo comenzó con una sonora bronca, pero los silbidos no iban dirigidos hacia él. Quizás fue el único que se salvó de las protestas del público tras la mala imagen ofrecida ante el Rayo Majadahonda. A sus 24 años, Álvaro Traver apostó por un filial con el claro objetivo de subir al primer equipo más pronto que tarde y abandonar así las Segunda División B. Una categoría que conocía después de haberse criado en las categorías inferiores del Levante, donde no llegó a debutar en el fútbol profesional”.

El delantero oviedista Saúl Berjón, sin embargo, cree que la derrota fue injusta: “Jugamos bien por momentos, supimos como presionarles y tuvimos presencia en ataque, pero a partir de la media hora, no sé si por el cansancio o por estar tanto tiempo presionando, dimos un paso atrás y empezamos a dejar huecos. Creo que lo justo hubiera sido un empate, porque ellos tuvieron ocasiones pero nosotros también”, explicó Berjón en zona mixta. El ovetense no cree que el juego ofensivo y vertical del Majadahonda haya doblegado al Oviedo en el Wanda: “No nos ganaron ni con su fútbol ni con sus ideas, si no con la estrategia”, reiteró el extremo, en referencia al gol encajado en un córner en los minutos finales, que se suma a otros tres goles anteriores encajados a balón parado, recoge Xuan Fernández de “La Nueva España” de Oviedo. Las crónicas de la prensa deportiva, sin embargo, son coincidentes:

Futbol Asturiano.es, con foto Adrián Grana, da el MVP a Iza (4 sobre 5): “Los carbayones cuajaron un mal partido, imprecisos en todas las líneas, ante un flojo Rayo Majadahonda, que fue superior. El gol del triunfo llegó en un córner mal defendido en el minuto 90. Mal partido del Oviedo. Posiblemente uno de los peores de esta irregular temporada, a la que los azules siguen sin cogerle el pulso. El Oviedo solamente controló parte del primer tiempo, aunque con una posesión sin profundidad, ni ocasiones claras, viéndose superado por el Rayo en la reanudación. Los madrileños demostraron tener bien preparado el partido y, a pesar de sus numerosas imprecisiones, se mostraron bastante cómodos a lo largo de todo el encuentro. Cuando parecía que el Oviedo sumaría un inmerecido punto, el balón parado ajusticiaría nuevamente a los azules en el minuto 90″.

La Voz de Asturias (Alfonso Suárez): “La afición carbayona cumplió con su parte del contrato y poco faltó para que llenase el sector visitante del flamante coliseo del Atlético de Madrid y, desde comienzos de temporada, también del Rayo Majadahonda. Además, muchos oviedistas compraron su entrada en el mismo estadio, así que la tribuna principal también tenía cierto color azul. Aunque lo que se vio en el césped no dio mucho de sí, el oviedismo lució garganta y la grada visitante pareció por momentos el Carlos Tartiere. Todo cambió pasados los 90 minutos del encuentro, cuando Luso ponía el 1-0 ante el asombro de todos. El gol dejaba helada a la afición carbayona y dejaba un mal recuerdo de la primera visita del Real Oviedo a uno de los campos de moda en el fútbol mundial. Se volvió a dar la máxima más oviedista: Desplazamiento masivo es sinónimo de derrota (1-0). En esta ocasión, de las que duelen. Un gol de Luso en el último minuto dejó helados a los futbolistas azules y a los casi cuatro mil aficionados que se desplazaron hasta la capital española. Un resultado que puede antojarse justo por lo visto en el terreno de juego. El Rayo Majadahonda fue mejor que los asturianos durante los 90 minutos. Solo la falta de puntería y la actuación de Alfonso Herrero retrasaron hasta el final la victoria majariega”.

“El paso por el vestuario no cambió la tónica del encuentro. De hecho, la acentuó más todavía. El Rayo Majadahonda encontró fugas en la línea defensiva azul. Los de Anquela hacían aguas y solo la actuación de su cancerbero permitió mantener el empate en el primer cuarto de hora. El tramo final del encuentro sirvió para que ambos equipos buscaran el gol de la victoria. Los espacios aparecían fruto del cansancio. Con este panorama, el Real Oviedo quería castigar a una defensa rival cada vez más adelantada. Ibrahima entró con buen pie al césped del Metropolitano. Su lucha y entrega dieron una marcha más a los asturianos. El atacante fue protagonista en la mejor ocasión oviedista del encuentro. Filtró un pase precioso para dejar a Joselu delante de Basilio. El portero majariego respondió fantásticamente, salvando a su equipo en el mano a mano”.

“No se amilanó el Rayo Majadahonda, que volvió a disponer de una buena ocasión en las botas de Fede Varela, pero su disparo, tras dejada de Iza, se fue demasiado cruzado. Los minutos finales fueron una moneda al aire que cayó del lado local en un saque de esquina en el que Luso remató solo tras un fallo de Forlín en el marcaje. Dolorosa derrota para el equipo de Anquela que no se sintió cómodo en ningún momento. Resultado para reflexionar de nuevo. El Real Oviedo fue superado casi en todo momento por un Rayo Majadahonda que supo explotar sus virtudes. Decepción para los casi 4.000 oviedistas que se dieron cita en las gradas del Metropolitano”.

Elcomercio.es (Ramón Julio García y fotografías de Dani Sánchez): Los de Anquela fueron inferiores al rival la mayor parte del encuentro, superados en el centro del campo y sin acierto en las áreas. El Real Oviedo cayó derrotado de forma cruel, porque el gol local llegó en el último minuto, pero merecida, ya que fue inferior al Rayo Majadahonda durante la mayor parte del encuentro. El equipo azul distó mucho del de la pasada jornada y no estuvo cómodo salvo en los minutos iniciales, luego solo la falta de acierto de los locales le mantuvo en el encuentro hasta el fatídico último minuto. El partido parecía más donde lo quería Anquela que Iriondo, ya que los madrileños no pasaban de su campo, salvo en contadas ocasiones. El paso de los minutos hizo que los azules fueran perdiendo algo de intensidad, lo que dio aire a los locales, que se estiraron más y poco a poco comenzaron a tener el control del partido ante un conjunto ovetense que ya no se encontraba cómodo, ni tenía el balón y empezaba ver como los madrileños empezaban a visitar a Alfonso cada vez con más frecuencia”.

“El resumen de los primeros 45 minutos fue un Oviedo que fue de más a menos, que dominó al principio, pero luego cedió la iniciativa a los madrileños. Los de Anquela acabaron agradeciendo el descanso ya que el peligro se empezaba a asomar a la portería de Alfonso. El escenario no varió en la reanudación. El conjunto azul estaba a merced del rival y pasando apuros muy gordos, que solo la fortuna impidió que se transformaran en gol. Para tratar de poner remedio Anquela dio entrada a Boateng por Javi Muñoz en el centro del campo, buscando un hombre fresco que tratara de cortar la hemorragia. El conjunto azul estaba a la deriva y solo le salvaba que el Rayo en ataque no tenía las ideas nada claras y fallaba en el último pase y en el remate. No obstante, en el interncambio de golpes final, los de Anquela también tuvieron un par de oportunidades por medio de Joselu, primero en un buen pase de Ibrahima que salvó Basilio y luego en un remate de cabeza que salió alto”.

Las fotos de “los 3.000 de Majadahonda” y “los 4.000 del Oviedo”: 7.000 ganadores por su deportividad

J. FEDERICO MTNEZ. Fue una sesión de domingo futbolero de las clásicas, a las cuatro de la tarde, con todo a pedir de boca. El cesped en buen estado, la climatología perfecta amainando un ligero viento de principio, dos aficiones ejemplares con superioridad visitante de 4.000 frente a 3.000. Por funcionar, lo hicieron hasta las taquillas, pues el hecho de que se hubieran vendido entradas por anticipado hizo que no se produjesen las largas colas que padecieron los seguidores del Sporting. Y eso que la afición ovetense era mayor y más ruidosa y constante, pero llevaba la desventaja de que sus cánticos se oían desde el “gallinero” del Metropolitano, mientras que los locales disfrutaban de la Preferencia junto a los jugadores. Lo único que falló fue el parking, pues nadie entiende por qué el principal estuvo cortado y cual es la razón de que se formen esos enormes atascos con un aforo que apenas cubre el 10% del estadio. Y las plazas, además, no llevan números que señalicen y sirvan de referencia. Pero de eso no tiene culpa la presidencia del Rayo Majadahonda, seamos benévolos por una vez y sin que sirva de precedente.

Las colas en taquilla fueron más llevaderas

Soy de los pocos que piensan –y aquí coincido con Iriondo– en que vamos a echar de menos el Wanda cuando nos falte y que jugar en un estadio champion estando en Segunda forma parte del sueño de este equipo. Ví ascender de forma meteórica al Almería desde Tercera a Primera y lo mismo al Eibar o Villarreal, ciudades pequeñas como Majadahonda que hoy forman parte de la élite del fútbol. Y si no fuera por la enorme distancia que separa a la directiva de la prensa local y de sus aficionados, de su comunidad en definitiva, la comunión entre jugadores y seguidores es de tal calibre que podría alcanzar los mismo éxitos que la localidad vasca y valenciana. Pero esto es lo que hay y por ello en homenaje a esta grandiosa afición este reportaje fotográfico con su histórica presencia ante el Oviedo.

Socorro Montes de Oca (PSOE): sonrisa de victoria
Pasión y belleza futbolera a pie de campo
Ricardo Riquelme (PP) llegó y besó el santo: victoria ante el Oviedo
Carlos Bonet de Vecinos por Majadahonda
Jose Estévez: mucha historia en esa entrada y en esas canas
El ex central juvenil del Rayo, Alex Díaz y su padre Alberto: dejó la Soccer de EEUU y estudia abogacía
Las mismas caras en el Wanda que en el Cerro: aficionados “pata negra”
La saga de los Ballester no se perdió la cita con la historia
Mariano Gutiérrez “El Chapa”, ex futbolista y ex torero
Callejo Junior, otro incondicional
Tony del Val y señora: fotógrafo de momentos inmortales
Vicente Alvarez, ex tesorero: al habla con los históricos
Paulino y Luis Gala Bustillo, ex jugadores del Rayo Majadahonda

Rayo Majadahonda pasa de mirar el descenso al ascenso tras vencer al histórico Oviedo

“Luso desatasca al Rayo Majadahonda con un gol en los minutos de descuento”, titula su crónica Tony del Valle. “Maneras de ganar”, subraya Gregorio María Callejo. “El tobogán de Iriondo lleva al Rayo Majadahonda a 3 puntos del play off de ascenso a 1ª”, concluye J. Federico Mtnez. Cada uno de los tres cronistas de MJD Magazin proporciona una visión distinta del partido, ejemplo de pluralidad y transversalidad en la visión del juego. Y todo ello unido a las puntuaciones, los MVPs, las fotografías de la afición y el vídeo con ese momento histórico en el que los seguidores del Rayo Majadahonda festejaban una victoria épica que pasará a la historia del club con mayúsculas por tratarse de un hito sin precedentes. “El deber de todo deportista es pensar que lo vas a ganar todo, lo que pasa es que algunas veces nos da un poco de timidez decirlo delante de todos. Si somos capaces de mejorar un poquito cada día es posible que los objetivos de algunos se cumplan”, en alusión a quienes ven que el equipo puede competir para ascender a Primera División. “Voy a parecer de Bilbao pero me parece normal que estemos aquí por méritos propios y hace 4 años teníamos una ilusión grandísima por ganar al Aravaca. Y eran las mismas emociones que ganar hoy al Oviedo”. Lo cierto es que entre Aravaca y Oviedo distan 450 kilómetros y en el vestuario ya se comenta que “este tío ha dicho que quiere pelear por subir a primera”. Queda el jueves de esta semana el partido copero contra el Sporting con el equipo B que ganó en Las Palmas y que de vencer se meterá en el bombo con FC Barcelona, Real Madrid, At. Madrid, Sevilla o At. Bilbao, llega después el desplazamiento a Reus, posteriormente la visita de Osasuna y después el derby con el Alcorcón en Santo Domingo. Demasiadas emociones fuertes pero ahora toca soñar porque el Rayo Majadahonda ha salido del pozo en el que se encontraba hace dos semanas y ahora rompe la clasificación en dos partes. Y se encuentra en el pelotón de los de arriba que persiguen el “play off” de ascenso a que da derecho quedar entre los 6 primeros. Bienvenidos a la mejor liga del mundo: bienvenidos a Majadahonda.

Rayo Majadahonda: Basilio (3); Rafa (3), Luso (3), Morillas (3); Iza (2), Verza (3) (Enzo (2), min 86), Óscar (3), Fede Varela (1), Varela (2); Jeisson (1) (Ruibal (1), min 60), Aitor García (1) (Nico, min 79).
Real Oviedo: Alfonso Herrero; Johannesson, Forlín, Christian Fernández, Mossa; Folch, Javi Muñoz (Boateng, min 62), Tejera; Aarón Ñíguez (Ibrahima, min 73), Saúl Berjón, Joselu (Steven, min 85).
Goles: 0-1 Luso (min 91).
Tarjetas: El colegiado Figueroa Vázquez (3) mostró amonestaciones a los locales Fede Varela (min 11) e Iza (min 67), y a los visitantes Aarón Ñíguez (min 32) y Tejera (min 67). Incidencias: Estadio Wanda Metropolitano, 7.217 espectadores. Minuto de silencio por las víctimas de Mallorca.

Tony del Valle, J. Federico Mtnez y Gregorio Mª Callejo

TONY DEL VALLE. Luso desatasca al Rayo Majadahonda con un gol en los minutos de descuento. Otro histórico del fútbol español –esta vez el Real Oviedo- cae ante el Rayo Majadahonda, alejándose de la zona peligrosa de clasificación. Esta vez fue Luso el medio centro reconvertido a central por el maestro Iriondo, quien entrando de atrás en el último saque de esquina pudo conectar un remate certero con la cabeza, enviando el esférico al fondo de la portería defendida por Herrero. Una vez más, el maestro Iriondo nos vuelve a sorprender con la alineación del equipo: dejó en el banquillo a Enzo Zidanne y en su lugar salió Verza. También hubo cambio en la delantera: sacó de titular a Jeisson, que venía de una inactividad obligada por lesión.

Anquela vino al Wanda Metropolitano con la lección muy bien aprendida. De inicio empezó el partido con una presión asfixiante en el centro de campo que hacía imposible que el Rayo Majadahonda pudiera salir con el balón jugado, lo que convirtió todo el partido en otra cosa. Era todo menos fútbol, muy trabado y con muchas imprecisiones en los pases y en las definiciones finales de las jugadas de ambos equipos. No obstante, el que tuvo las mejores ocasiones para marcar siempre fue el Rayo Majadahonda: minuto 2, Aitor García envía el balón a las nubes cuando lo más fácil era embocarla al fondo de la portería. Minuto 14, esta vez Jeisson intentó rematar al segundo palo, pero el balón salió fuera por poco. Sin más cosas que detallar se llegó al final de la primera parte.

La segunda parte empezó como terminó la primera, las ocasiones las creaba siempre el Rayo majariego. En el minuto 49 otra vez Aitor García remata tras un centro al segundo palo que Bolaño pudo despejar evitando el gol. En el minuto 58 llegó la ocasión más clara para el Rayo en dos tiempos: primero Iza Carcelén, el rechace le llegó a Fede “Dybalita”, quiso tirar una rosca y el balón le salió directo a las manos del guardameta visitante  Herrero. Dos minutos más tarde otra vez Aitor García se saca un fuerte tiro que Herrero consigue rechazar.

A partir de ahí empezaron los cambios para los dos equipos. El primero de ellos lo realiza el maestro Iriondo, introduce a un delantero por otro de refresco, saliendo del terreno de juego Jeisson y entrando Ruibal. Después, los cambios del Real Oviedo: salen del terreno de juego Javi Muñoz y Aarón Ñiguez y entran en su lugar Boateng y Ibrahima. La primera y única ocasión clara que tuvo el Real Oviedo llegó en el minuto 77 con un paradón de Basilio en un mano a mano con Joselu, que una vez más puso en pié toda la grada majariega, con los conocidos cánticos de Basilio, Basilio, Basilio. En el minuto 83 volvió a tener en sus botas el primer gol para los majariegos, con un disparo cruzado de Fede “Dybalita” al segundo palo, que salió lamiendo el poste cuando ya se cantaba el gol en la grada.

Y en las postrimerías del partido, minutos 85 y 87, se realizaron los dos últimos cambios del partido: por el Real Oviedo se retiró Joselu y entró Steven y por parte del Rayo, el maestro Iriondo cambio a Verza por Enzo Zidanne. El colegiado tuvo a bien prolongar el partido en tres minutos más de juego cuando ya se daba por hecho el empate. Y en un córner sacado magistralmente por Fede “Dybalita” llega como un camión desde atrás el reconvertido Luso para empalmar con la cabeza e introducir el balón al fondo de la portería de Herrero, convirtiendo el Wanda Metropolitano en una explosión de felicidad para la hinchada majariega y un jarro de agua fría para los astures, que volvieron a su casa con el estómago descompuesto por lo vivido en el Wanda Metropolitano. Visto lo visto, el único equipo que intentó jugar al fútbol fue el Rayo Majadahonda y un claro merecedor de la victoria. Al final del partido se hizo justicia y los chicos de Iriondo pudieron festejar la victoria con la afición majariega, que sigue más unida que nunca con el equipo.

GREGORIO Mª CALLEJO: Maneras de ganar. Mi propensión a acabar casi siempre hablando de rock and roll entrelaza en mi minicrónica tres temas: El primero de Leño, “Maneras de vivir” que me tomo la licencia de trocar en “Maneras de ganar”. El Rayo ganó, y ganó de manera diferente. Ganó en unas condiciones que ya apuntó el triunfo ante el Sporting. Ante un rival pegajoso y que presionaba con eficacia, el Rayo dispuso a Verza como tirador de pases cruzados largos para aprovechar la velocidad de Iza, Aitor y Jeisson, con el riesgo de dejar a Fede Varela en una relativa irrelevancia. Lo dijo Iriondo hace unos días: si no nos sale nuestro juego hay que buscar alternativas. Y las encontró, porque casi sin darnos cuenta lo cierto es que el equipo fue acumulando ocasiones y ocasiones sin que por el contrario el Oviedo inquietara demasiado. Lamentablemente marcar un gol nos cuesta una barbaridad, y en los últimos veinte minutos, con el equipo más cansado y con la entrada de Ibra y Boateng, el Oviedo miró a nuestra puerta con más agresividad.

Pero como sutil paradoja a nuestro inveterado estilo, el gol llegó de cabeza, en un corner y en el minuto 90, llenando el Wanda de una alegría gigantesca con sabor al día del Cartagena. Al poco tiempo, mientras abandonábamos el estadio, y no sé si por causalidad o con un poquito de mala uva, sonó el “500 miles” de The Proclamers, como recordando a los 3.500 ovetenses el penoso viaje que les aguardaba. Y más tarde, hablando con Fede Utrera, me comentó que estamos a tres puntos del play off de ascenso, y que “soñar es gratis”. Aquello que decía aquella otra gran canción de Blondie “Dreaming is free”… Por cierto, en mi opinión el jugador del partido fue Óscar Valentín. En un estado físico portentoso volvió a robar infinidad de balones, a salir con potencia y velocidad de la luna del área y a comenzar la construcción del juego del equipo. Mas grises que otros días Aitor y Fede Varela, tuvimos una defensa solvente y un Iza extraordinario. Y, sobre todo, creo que ganamos justamente, como lo hicimos contra el Sporting. Y ya van 12 puntos y cuatro victorias en 2º A. Y nos seguimos frotando los ojos…

J. FEDERICO MTNEZ. El tobogán de Iriondo lleva al Rayo Majadahonda a 3 puntos del play off de ascenso a 1ª. Hace dos semanas el Rayo Majadahonda pisaba la zona roja del descenso tras perder en Málaga (1-0) pero 14 días después ha alcanzado el limbo y está a 2 puntos del play off de ascenso a Primera División. Y es que el tobogán por el que el entrenador Antonio Iriondo conduce al equipo lo ha convertido en el único de Segunda A que no conoce el empate: 4 victorias y 5 derrotas, cara y cruz, todo o nada. De hecho, el gol de Luso en el minuto 91 recordó al del Cartagena en el minuto 97, desatando una euforia entre los 3.000 aficionados majariegos y la decepción entre los 4.000 oviedistas, 3000 de ellos en el “gallinero” del Wanda y otros 1.000 mezclados con los locales (la cifra de asistentes fue de 7.217 espectadores. El técnico vasco nacido en Rusia se vino arriba y proclamó en rueda de prensa:

“El deber de todo deportista es pensar que lo vas a ganar todo, lo que pasa es que algunas veces nos da un poco de timidez decirlo delante de todos. Si somos capaces de mejorar un poquito cada día es posible que los objetivos de algunos se cumplan”, en alusión a quienes ven que el equipo puede competir para ascender a Primera División. “Voy a parecer de Bilbao pero me parece normal que estemos aquí por méritos propios y hace 4 años teníamos una ilusión grandísima por ganar al Aravaca. Y eran las mismas emociones que ganar hoy al Oviedo”. Lo cierto es que entre Aravaca y Oviedo distan 450 kilómetros y en el vestuario ya se comenta que “este tío ha dicho que quiere pelear por subir a primera”. No es coña porque este domingo un atemorizado Anquela echó atrás el equipo en el minuto 75 cuando aún quedaba por disputar la fase decisiva. Y este cangruelo, que fue silbado por sus propios aficionados por los cambios defensivos que hacía, le dio alas al Rayo Majadahonda que hizo todo lo contrario: apretar en el tramo final con la pólvora nueva de Nico Schiappacasse y Enzo Zidane que a la postre le daría los 3 puntos.

El Oviedo además defraudó porque a pesar de venir espoleado por 4.000 ruidosos aficionados nunca fue más veloz que el Rayo Majadahonda, ni más peligroso, ni más competitivo. La primera parte concluyó igualada porque Aitor García marró un mano a mano de los que no suele fallar. Y es que además la victoria del Rayo Majadahonda se logró con sus 3 mejores futbolistas fuera del partido: Iza Carcelén, Fede Varela y el citado Aitor, ya sea porque no fue su día o porque Anquela supo desactivarlos pensando en el 0-0. Claro que no contaba con que apareció un Oscar en estado de gracia, un Verza que ha equilibrado el medio campo dando solidez defensiva y un Luso que se ha reconvertido en central pero al más precioso estilo Beckenbauer. Si a ello unimos que Morillas ejerció el generalato, Rafa López fue un efectivo y disciplinado zapador y el otro Varela cumplió a la perfección su tarea tenemos los argumentos de porqué el pez chico se comió al grande. Y una vez más las aficiones rivales se van maldiciendo el día en que perdieron “¡con el Rayo Majadahonda!. Es la máxima de Pablo de Tarso: nuestra debilidad es la mayor fortaleza y todos creen que el Wanda es terreno conquistado sin un ápice de sangre, sudor o lágrimas.

El segundo error de Anquela fue un acierto de Iriondo. Ninguno de los dos equipos presionó la primera línea y prefirió esperar en el centro del campo. Eso hizo que la primera parte fuera tediosa y sin ritmo. Pero es que ambos perros viejos de la literatura medieval sabían que el encuentro se decidiría en los 10 ultimos minutos y quien marcara primero finiquitaría el partido. Ganó el que menos posesión tuvo (49% frente a 51%) haciendo buena la profecía que Anquela hacía la víspera del encuentro: “la posesión puede ser a veces una gran mentira”. E Iriondo le respondió tras el partido: “Nadie va engañando y a consecuencia de eso van viniendo los resultados, que creo que nos son favorables”. De hecho, el equipo majariego ganó en unas estadísticas igualadas hasta el extremo gracias a que tiró más veces a puerta y a que –eso fue lo decisivo– ganó el doble de los balones disputados. Hoy es 13º con 12 puntos y a 3 del play off de ascenso.