Cs asegura que Troitiño (PP) se equivocó al medir el campo de rugby de Majadahonda y paga materiales que no existen

MANU RAMOS. “Dada la aparentemente sencilla geometría de las instalaciones del campo de rugby y la pista de atletismo del Polideportivo Valle del Arcipreste, ¿cómo valora el alcalde que se produjera un error de cálculo de las dimensiones del campo en el proyecto y que con ello se haya producido un incremento de más de 25.000 € en el coste de las obras? Y otra pregunta es si nos puede confirmar el alcalde de Majadahonda que en las obras de remodelación del campo de rugby se ha instalado el geotextil previsto en el proyecto”. La comprometida pregunta del concejal de Ciudadanos (Cs), Anselmo Soto, en el último pleno presencial del Ayuntamiento de Majadahonda dio lugar a esta respuesta del concejal de Urbanismo del PP, Manuel Troitiño: “No hay error de cálculo. Las medidas del campo son las que son. El proyecto original era una actuación de conjunto en toda la instalación deportiva, pero al ejecutar el proyecto ha sido necesario dividirlo en fases por una cuestión presupuestaria. La fase 1, que es la que se ha ejecutado, corresponde únicamente al campo de césped y la diferencia entre las mediciones del proyecto y las mediciones reales se debe a que, en la primera fase del proyecto, solo se incluían las dimensiones del campo, esas que son las que son, y en las reales también se han incluido las dimensiones de la zona superior del campo donde se encuentran las zonas de lanzamiento de peso y jabalina, que también tienen césped”.

El concejal Troitiño (PP) se equivocó al medir y el alcalde tuvo que echarle un capote: “contestaremos por escrito”

Y añadió: “Al no saber cuándo se van a realizar las siguientes fases en que se ha dividido el proyecto y al no existir una división física entre dicha zona y el campo, se ha decidido cambiar todo el césped incluyendo esa zona para dar continuidad al césped”. Sobre la segunda de las preguntas, Troitiño respondió: “el geotextil previsto en el proyecto se comenzó a instalar y posteriormente los servicios técnicos tomaron la decisión de que no se continuara poniendo e incluso que se retirara una parte de lo que ya se había instalado. Esta decisión se tomó basándose en la consulta que se hizo a un experto en campos deportivos, como consecuencia de los problemas habidos durante la ejecución de la obra con la dirección facultativa, lo que llevó a la necesidad de consultar con este experto esas desavenencias técnicas que existieron.”

Anselmo Soto y Fernando Fuertes (Cs) han detectado irregularidades en las obras, que visitan con frecuencia

Otro concejal de Cs, Fernando Fuertes preguntó al hilo de la respuesta de Troitiño: “tengo en las manos ahora la memoria propuesta de liquidación final de obra y se contradice con lo que acabamos de escuchar. En el capítulo 2, drenaje, nos dice que aumenta la medición de drenaje poroso y la instalación de geotextil, al ser mayores las dimensiones reales del campo que las estimadas en el proyecto. Entiendo que las mediciones del campo son las que había en el proyecto y no han aumentado de tamaño y que el geotextil no se ha instalado, y si no se ha instalado la pregunta es por qué se ha pagado”. Dado el cariz que tomaban los acontecimientos, fue el propio alcalde, José Luis Alvarez Ustarroz, quien asumió el desaguisado y respondió escuetamente: “Le contestaremos por escrito“.