Rayo Majadahonda juvenil no defrauda y aguanta 75 minutos ante el Valladolid con un futbolista menos (0-1)

J. FEDERICO MTNEZ. “Rayo Majadahonda 0-1 Valladolid (@SanJoseMaxi )” titula asépticamente la web “Más Fútbol” (@MasFutbolAD) sobre la visita a Majadahonda de los pupilos de Javier Baraja, hermano de Rubén Baraja, ex futbolista valencianista y hoy técnico del Sporting cuya continuidad pende de un hilo precisamente tras su derrota en el Wanda ante el primer equipo majariego, aunque este jueves tiene la “revancha” en la Copa. “El Juvenil A derrotó (0-1) al Rayo Majadahonda gracias al gol de David Sanz”, añade algo más la página del Real Valladolid C.F. (@realvalladolid). Y el club majariego no se muestra tampoco más locuaz: “El Juvenil A no pudo sumar su segunda victoria consecutiva ante el Real Valladolid, que se llevó el partido por 0-1. Los chicos de Alberto Álvarez lo intentaron hasta el final pero el partido se decidió por la mínima y dejó a los majariegos sin sumar otros tres puntos como ya hicieran la semana pasada”.

Javier Baraja (izq) y Rubén Baraja (der)

Sin embargo, según coinciden varios asistentes de la hinchada local, fue un partido parecido al anterior del Rayo Vallecano con parecida fatalidad en el resultado final: una expulsión local al inicio condicionó el encuentro y aún así el Rayo Majadahonda juvenil aguantó hasta el minuto 75. Se echa en falta la capacidad goleadora del africano Ryan, que finalmente fichó por el Sevilla en lugar del Valencia, lo que deja de momento a los pupilos de Alberto Alvarez en zona de descenso. Y eso sí: el testimonio gráfico del conocido fotógrafo Tony del Val deja al menos el recuerdo de un “partidazo” contra un “primera” al que si no llega a ser por la inferioridad numérica, se le pudo doblegar. El histórico diario “El Norte de Castilla”, que dirigiera el legendario escritor vallisoletano Miguel Delibes, se extiende bastante más en su crónica:

El Norte de Castilla (Rubén Hernández Cuevas): “El conjunto de Javier Baraja llegaba a Madrid en busca de tres puntos necesarios para continuar en la zona media-alta de la tabla. Por su parte el Rayo Majadahonda quiere convertir su casa en un fortín para no dejar escapar puntos. La expulsión de Ander marcó el devenir del partido, aunque los pucelanos no lo tuvieron fácil para doblegar a la escuadra madrileña. Los primeros compases del partido comenzaron con intensidad y con un Rayo Majadahonda que trataba de imponer su mando sobre el verde. Cierto es, que sin ocasiones claras, los madrileños dominaron los primeros 10 minutos de juego. Aun así, los vallisoletanos empezaron muy concentrados, metidos en todo momento en el encuentro, y con una gran solidez defensiva”.

“Los castellanos jugaban sus bazas, con menos posesión, pero con transiciones rápidas y salidas peligrosas a la contra. Así, en el minuto 14, Sanz tuvo la primera ocasión clara con un fuerte disparo desde fuera del área que se marchó arriba por poco. Las contras fueron los puñales del Real Valladolid y así llegó una de las jugadas claves del partido. Álvarez, tras una salida rápida, encaró por el centro desde línea de 3/4, se hizo un autopase para superar al defensa, hasta que Ander lo derribó cuando se plantaba ante el portero. Ocasión clara de gol, que incluso pudo ser penalti y expulsión para el número 5 del Rayo Majadahonda. Los blancos se quedaron con 10 y el Valladolid tenía una oportunidad clara de adelantarse en el marcador. Dali fue el encargado de realizarla el lanzamiento, con maestría y brillantez, estrellando el balón en el larguero y metiendo el miedo en el cuerpo a los madrileños”.

“Desde ese momento el partido cambió, y la posesión pasó a ser, casi en su totalidad, del conjunto castellano leones. Además, fue una posesión con criterio, moviendo la pelota de lado a lado, con diagonales y con desborde. Los vallisoletanos crearon alguna ocasión más con buenas ideas, pero sin remate final. Cabe destacar la gran labor de Álvarez durante la primera mitad, manejando los tiempos del partido, con pausa cuando había que ponerla, y con desborde y descaro sin complejos en cuanto tenía oportunidad. Sin duda, un jugador que va a dar que hablar. En el minuto 40, tras una jugada embarullada y un centro por la derecha, Gómez, tuvo la más clara, con un cabezazo al primer palo que sacó Elías con una mano prodigiosa”.

Alberto Alvarez

“La segunda mitad comenzó por los mismos derroteros. El Valladolid seguía con el dominio del balón, pero las ideas claras en las transiciones, se volvían oscuras en los metros finales. El Rayo Majadahonda se convirtió en un conjunto correoso, que además, a balón parado, trataba de aprovechar sus oportunidades para crear peligro. En el minuto 63, los madrileños metieron el miedo en el cuerpo al conjunto vallisoletano. En una contra rápida y un balón al área cayó en la cabeza de Zotes, rematando un cabezazo que hizo esforzarse a David para evitar el 1-0. Poco a poco, el Real Valladolid fue quedándose sin ideas, y cada vez sintiéndose menos cómodo en el encuentro. Sin embargo, y a balón parado, Sanz abrió la lata con un perfecto lanzamiento desde la frontal del área. Con el gol y el lógico bajón físico tras jugar con 10 la mayor parte del partido, el Real Valladolid volvió a tomar los mandos del partido para intentar cerrar el encuentro con un segundo tanto. Tuvieron ocasiones para hacer el segundo, pero así, con el 0-1, se llegó al final del encuentro con los tres puntos para los vallisoletanos”.

GOL
0-1, m.75: Sanz.
ÁRBITRO
Miguel Ángel Ortiz. Amonestó a los locales Adrián, José Luis y Marcos y al visitante Óscar. Expulsó al local Ander en el minuto 18.
CAMPO
La Oliva. 400 espectadores.

Decepción entre la afición y críticas en Valladolid por llamar “majaderos” a los jugadores del Rayo Majadahonda

Una burda errata ha ofendido a los seguidores del Rayo Majadahonda

La resaca del partido Real Valladolid B-Rayo Majadahonda (2-1) ha venido cargada. A la decepción de la afición rayista se unen dos incidentes más: una burda errata en 1 periódico y 1 web deportiva llamando por 3 veces “majaderos” en lugar de “majariegos” a los jugadores del Rayo y la desafortunada labor de la “comunity manager” (CM) del club blanquivioleta al equivocarse también al citar al club visitante han generado una oleada de críticas en las redes sociales. El columnista de MJD Magazin, Gregorio Maria Callejo, tuvo que apercibir a “El Norte de Castilla”, diario que dirigiera el histórico escritor Miguel Delibes, por esa burda errata que se repitió también en la web Blanquivioletas: “Permítanme pedirles una rectificación, los de Majadahonda somos “majariegos” y no “majaderos” (ciertamente alguno hay, pero eso es consustancial y común en cualquier ciudad). Muchas gracias y enhorabuena por la victoria”. Del yerro se apercibió también el cronista deportivo Tony del Valle y no fue la única controversia, pues la propia afición vallisoletana se revolvió contra el departamento de Comunicación de su club, como hicieron Rosa María (@RosaM_photo) y Laura Izquierdo (@izquierdolau): “La cuenta oficial del Real Valladolid, nombrando durante 90′ mal el Twitter del equipo rival en el partido del Promesas”. Y era cierto: al equipo visitante lo nombraban como @rayomaja en lugar de @rmajadahonda, algo que notificaron a la propia entidad, pero ni caso, lo que generó un intenso revuelo.

“¿De verdad que no se da cuenta quien lleve las redes sociales del Valladolid que está constantemente nombrándolo mal? Es una c… detrás de otra…” decía Carfer16 (@carfer167). Y Roberto V. (@rvalvi) desde Majadahonda lo confirmaba: “Se lo he dicho hace media hora. No se enteran“. Chus #7‏ (@chusma_99) terciaba: “Como no tenéis ninguna cuenta verificada no se habrán enterado…”. Y Pasión Violeta (@Pasion_Violeta) lo corroboraba: “Sin ánimo de ofender, antes de que la nueva CM cerrara su cuenta personal, no parecía muy responsable ni consciente ni simpática”. Laura Izquierdo (@izquierdolau) abundaba sobre la cuestión: “La CM del @realvalladolid superándose cada día...”. Y K.L. (@kinglacoste_): “De verdad que falta de ganas y de todo le ponéis, hasta el CM es de segunda. Te han dicho 100 veces que es @RMajadahonda y sigues igual…”

El Rincón del Pucela (@RinconDelPucela) advertía de lo que se venía encima por el error: “Visto que está nombrando una cuenta que no es la oficial, queremos informar al CM del @realvalladolid que la cuenta oficial del club majariego es este: @RMajadahonda”. Sara V. (@bruixettas) se quejaba también: “La nueva CM Toda Una Lumbreras. Haciendo Amigos”. Y al parecer no es el único error, como recuerda “Niklas (@pucelanero): “CM del @realvalladolid sin acritud, procura conocer el Twitter de quien escribes. Oscar Plano y Cristina tienen Twitter y no es el que has puesto. No les llega tu mensaje de felicitación. Gracias”. David tb (@dtblag) también lanzaba la voz de alarma: “Se está llenando de gloria la nueva CM del RV“. Y Diego Rodriguez Sanz (@Diegorodsa): “Que sí, estoy totalmente de acuerdo que se han reído de nosotros, pero nada podemos hacer… Le han hecho un favor a Lorena CM del Pucela”.

Pero no todo fueron críticas. También surgieron apoyos, aunque en menos cantidad, como el de “Vamosmipucela” (@porserdelpucela): “Los que critican al CM del Real Valladolid son los mismos que leen el Marca y no dicen nada cuando ven la foto de Jordan en vez de la de Mata como pichichi de Segunda (hace unas semanas)”. Y Victor Jimeno (@victorjime) lamentaba que “trabajar como CM del @realvalladolid empieza a ser peor hasta que arbitrar. Vaya acoso y derribo. Me compadezco. Ojalá a nadie nos traten así en nuestro trabajo”. Por último, la decepción entre la afición rayista, sin embargo, no fue tanto por los errores de Comunicación sino por el resultado, como expresaba Noé Arroyo Juzgado: “@EnricFont hey ponme el happiness de sound the sign que necesito animarme que soy de Majadahonda en Madrid y he ido hasta Valladolid y mi equipo ha perdido, así que necesito animarme un poco y estar más feliz, que estoy un poco triste, no te lo voy a negar: no mola nada una derrota“.

Rayo Majadahonda juvenil marca 4 goles en el Nuevo Zorrilla pero el Valladolid logra 6 y 3 puntos

“La virtud fue su mayor defecto. La ambición, habilidad y capacidad goleadora que adornan al equipo que dirige Víctor Fernández empañaron la victoria por goleada del juvenil vallisoletano de División de Honor, porque en defensa se destaca menos. Y todos querían ser, frente a un buen Rayo Majadahonda, delanteros, mediapuntas, goleadores, asistentes, dribladores… La victoria por goleada en la 6ª jornada del grupo 5º de la División de honor fue un festival de goles que, hasta el final, no hizo justicia de lo visto en el campo, porque los madrileños son también un buen equipo que no se vino abajo. Aunque el juvenil vallisoletano mostró muchos de los quilates que adornan su fútbol”. El histórico periódico vallisoletano El Norte de Castilla, que dirigiera Miguel Delibes y en el que trabajó el escritor Francisco Umbral, se deshace en elogios hacia el equipo de Alberto Alvarez, que no sacó nada de los anexos del nuevo Zorrilla pese a marcar 4 goles fuera de casa. Y también la influyente web Blanquivioletas.

El Norte de Castilla (Fernando Bravo): “Apenas habían transcurrido dos minutos desde que Daniel Reinoso pitó el inicio del encuentro, cuando la habilidosa delantera del Real Valladolid provocó un penalti que nadie discutió. Dalysson marcó y el equipo de Víctor decidió quedarse merodeando en torno a la portería visitante. Y tuvo la fortuna de cara porque un habilidoso y afortunado Víctor, que hizo triplete, marcó su primer gol de la tarde diez minutos después. El Rayo Majadahonda, que se había traído una ruidosa ‘clá’ de familiares y amigos y demostró sus cualidades, a pesar de la que se le venía encima. No bajó los brazos en ningún momento y eso le permitió sacar réditos de la avaricia local, que descuidó las labores defensivas y lo pagó en el último cuarto de hora. En poco más de diez minutos, el Rayo Majadahonda dio la impresión de poder remontar, pasando de un contundente 6-2 al 6-4 final. Pero el Real Valladolid tenía pólvora de sobra y, cuando los visitantes reaccionaron para disimular el marcador, se vieron sorprendidos por unos delanteros locales que parecían no estar conformes con lo que tenían. De hecho, bien pudieron haber sumado más goles. Campos, a falta de cinco minutos tuvo una de las ocasiones más claras, aunque el partido se había convertido en un toma y daca que, a falta de dos minutos, pudo dar un gol más a los de Majadahonda en las botas de Borao. El juvenil de División de Honor demostró que no solo es cantera para la zaga, con el palentino Apa como una de las estrellas rutilantes, sino que en la línea ofensiva tiene prometedores jugadores como Rafa, Victor o Dalysson, a los que surten de ocasiones jugadores como Arnaiz o Pablo. El de ayer fue un partido entretenido, con goles, defectos de juventud, detalles de calidad y mucha ambición. Una virtud que Víctor Fernández tendrá que modular”.

Alberto Alvarez

Blanquivioletas.com (Jesús Domínguez). “El Real Valladolid y el Rayo Majadahonda se dan un festín en un partido en el que los dos ataques estuvieron muy por encima de las defensas. Si goles son de verdad amores, los jugadores de Real Valladolid y Rayo Majadahonda son unos rompecorazones. Desmelenados, como el ídolo adolescente de turno, obraron como tal en un partido en el que las defensas estuvieron bajas como si fuera enero, lo que permitió ver hasta diez tantos y un buen puñado de ocasiones a mayores con marchamo de gol. El conjunto blanquivioleta se impuso por seis goles a cuatro en un choque que en los albores prometía ser plácido, pero luego nada más lejos. Los majariegos se repusieron de varias desventajas y, aunque se vieron siempre por debajo en el marcador, jamás bajaron los brazos, ni siquiera cuando la diferencia era de cuatro tantos. Esto, unido a la falta de intensidad defensiva del Pucela, provocó que hubiera tensión hasta el final (no tanto incertidumbre).

Víctor Fernández, entrenador del Valladolid

Dali adelantó a los de Víctor Fernández desde el punto de penalti a los tres minutos y, a los quince, Víctor marcó el segundo al aprovecharse de la candidez de la zaga visitante. Pozuelo, tras una acción en la frontal, acortó distancias en el veinte, pero Rafa culminó una bonita jugada colectiva para hacer el tercero en el veintidós. La sensación, entonces, era de dominio local, ya que la posesión era suya, aunque los madrileños avisaban cada vez que podían, sobre todo gracias a su goleador. Después de que Pablito, Dali y Rafa tuvieran sendas oportunidades para marcar el cuarto –sobre todo el brasileño, que se topó con el larguero–, el ‘nueve’ rayista fue protagonista de una jugada polémica en la que se pidió penalti, cuando la primera mitad moría, cuando encaraba en el mano a mano a Javi. Reinoso Mangas, que sustituyó al indispuesto De la Fuente Ramos, no lo vio así, pese a las protestas y que el atacante incluso tuvo que ser atendido.

“La sensación al descanso era de control del Real Valladolid ante un Rayo Majadahonda que concedía bastante atrás pero que mostraba buenos conceptos con balón. Dio buena cuenta de ellos en el comienzo del segundo periodo, en el que los de Alberto Álvarez fueron mejores. Así, David Moreno amenazó con un disparo exterior poco antes del tres a dos, obra de Roberto Pérez, tras una combinación con Pozuelo –con quién si no– que cambió el escenario. Esto dio paso un pequeño tramo en el que los blanquivioletas sufrieron y en el que los madrileños perdonaron el empate en hasta tres oportunidades claras, la que más, un testarazo de Toni en un córner que Apa sacó de debajo de los palos. Pero como los visitantes estaban abiertos y los vallisoletanos con espacios son letales, sin embargo, llegó el cuarto, en una jugada de banda a banda que convirtió Víctor. El atacante canario sellaría su hat-trick con un extraño remate a la media vuelta, como aquella ‘espaldinha’ de Ronaldinho, otra vez al rematar un centro desde la izquierda. Pareció y debió ser la sentencia, más aún después de que Orea marcara el sexto en una pena máxima que él mismo sufrió. Aunque aún quedaban cosas por pasar”.

El ingeniero y entrenador Alberto Alvarez

“Porque el Rayo Majadahonda no renunció a su estilo, ofensivo y atractivo, ni al verse con esa desventaja, importante y seguramente excesiva para el fútbol que estaba practicando. En el lado contrario, el Real Valladolid se relajó y no le vio las orejas al lobo de milagro, porque permitió a los majariegos crecer demasiado, hasta el punto de que Cristian y Boreo acortaron distancias de nuevo, el primero en una jugada de raza y el segundo después de una buena acción técnica en la frontal del área. Con su equipo partido, desnortado incluso, la afición blanquivioleta tuvo que dar gracias de que no quedase tiempo apenas, porque el encuentro murió en el área local y el poso que quedó al final fue de que la diferencia no fue demasiada. Cierto que el Divi volvió a generar muchísimo en ataque, pero no menos lo es que también concedió muchísimo. No obstante, los tres puntos se quedaron en casa, permiten llegar a los diez y superar en la clasificación tanto al propio Rayo Majadahonda como al Aravaca, que cayó por cero goles a dos ante el Atlético de Madrid. El próximo encuentro será el jueves próximo contra el Getafe a domicilio, aprovechando la festividad de El Pilar”. Otra crónica de Jesus Domínguez en Pobla FM.

Real Valladolid: Javi, Apa, Nieto, Óscar (David), Tena, Orea, Dalysson (Campos), Arnaiz, Víctor, Pablo (Raúl), Rafa
Rayo Majadahonda: Lombo, Borao, Alvaro, Toni, Mayorga, Llamas, Roberto Pérez (Ismael), David Moreno (Roberto Rico), Pozuelo, Jiménez, Alan (Rayan)
GOLES: 1-0: m.2, Daly, de Penalti; 2-0: m.14, Víctor; 2-1: m. 18 Pozuelo; 3-1: m.31, Rafa; 3-2: m.52, Roberto; 4-2:m. 64, Víctor; 5-2: m.70, Víctor; 6-2: m.76, Óscar, de penalti; 6-3: m.84, Cristian; 6-4: m.88 Borao.
ÁRBITRO: Daniel Reinoso. Soportó los reproches de la afición madrileña sin perder el control del partido, que no tuvo situaciones de dureza. PItó dos penaltis claros a favor de los pucelanos. Daniel Reinoso Mangas sustituyó a última hora a Óliver de la Fuente Ramos, designado inicialmente. Estuvo asistido en las bandas por Juan Ramón Saludes Rodríguez y Rodrigo Crespo Villa. Amonestó a los locales Óscar de Frutos, Raúl y Campos y a los visitantes Lombo y Mayorga. Jornada sexta del Grupo V de la División de Honor juvenil, disputado bajo un sol de justicia en Los Anexos al tiempo que, en el campo de al lado, era homenajeado el excolegiado profesional Jesús Zancada Lobato.

La tormenta de Rayos en Majadahonda llegó hasta Valladolid (6-2)

IÑAKI ESTÉVEZ. Mañana de Rayos: la tormenta caída la mañana del domingo sobre el Cerro del Espino pretendía ser la protagonista del primer partido en casa del Rayo Majadahonda, pero los protagonistas han sido los Rayos, sobre todo Jeisson y Pichín, que con su velocidad y con la maestría de Berodia, Carlitos y en la segunda parte Francis han partido en dos al filial pucelano. Empezó el partido el Rayo Majadahonda gris como la mañana, con los mismos que sacaron los tres puntos el domingo pasado en Valdebebas salvo por la inclusión en el once titular de Berodia en detrimento de Dani Martinez. El Valladolid B bien plantado ante las escasas acometidas majariegas se adelantaba en el marcador en el minuto 13 tras una buena jugada del delantero Suarez y dejaba frío el encuentro. Se dio cuenta rápido Iriondo de que tenía que reaccionar o el encuentro se le ponía gris como las nubes que se concentraban en el cielo del Cerro del Espino, e hizo un cambio inesperado: salió del terreno de juego Vicente y sacó al centrocampista algo mas defensivo Oscar Valentín. Y todo cambió: chaparrón de agua, gol de empate de Berodia tras jugada de Dani Pichín, pero cuando la afición lo celebraba y se metía a resguardo de la lluvia, se volvía a adelantar el Valladolid tras una cesión desafortunada de Rubén que hacía estirarse a Basilio y que éste no puede alcanzar.

Este golpe a cualquier otro equipo le hubiera hundido, pero a este nuevo Rayo Majadahonda para nada. Empezó a disfrutar del balón y las internadas endiabladas de Pichín hacían presagiar que el marcador se movería. Y así fue: tras una magnífica triangulación Berodia-Pichín que remataba de manera acrobática Jeisson vino el 2-2. Este gol hizo justicia a lo visto por los dos equipos y el partido pareció calmarse, como también lo hacia la tormenta que nos acompañó. Y así nos fuimos al descanso con muy buenas sensaciones pero sin tener ni idea del vendaval que nos esperaba en la segunda parte. Dani Pichin se erigió de nuevo en protagonista en el minuto 51 tras una jugada personal que finalizó con un gran disparo ajustado al poste. Y no fue esto lo que hundió a los canteranos del Valladolid, sino el cambio del minuto 53 que dio salida a un jugador llamado para enamorar a los majariegos: Francis. Salió con el balón atado al pie y ya fue imposible quitárselo hasta que en el 64 lo mandó a la escuadra de la portería de Tanis, que no sabía por donde le venían los tiros.

Tras otro carrusel de cambios de los dos equipos, el partido se volvió un loco y Basilio hizo corear de nuevo su nombre en la grada con sus intervenciones tras algunos ataques desesperados del Valladolid. Pero Pichín, que estaba de dulce, dijo que quería el MVP y la volvió a clavar tras dar en el larguero para poner el 5-2 y volver loca a la parroquia majariega. Así nos plantamos en los minutos finales, con olés desde la grada ante el maravilloso toque de los de Iriondo y esas dos zurditas que tenemos este año: Carlitos y Francis ¡muchas gracias San Fernando de Cádiz!.

Llegábamos al final con un Jeisson que también quería un doblete y fusiló por última vez la portería pucelana dejando un 6-2 que pone momentáneamente al Rayo Majadahonda como líder del grupo 1 de la categoría de bronce, y con muchos rivales mirando de reojo y pensando que si la temporada pasada fue la sorpresa esta va a ser la de la confirmación de la consolidación en la categoría y quien sabe si con miras a algo más. Como nota negativa una vez más, la escasa afluencia de público por la desidia publicitaria y promocional del club (salvo el grupo de la CUM animando como siempre hasta el final), que si bien es posible que todavía muchos aficionados siguieran de vacaciones esperemos que este miércoles a las 20:45 contra el Adarve en Copa del Rey y también el próximo domingo en Liga arrope como es debido a este magnífico equipo.

Rayo Majadahonda: Basilio. Ruben. Juan Cruz. Jorge Garcia. Oliva. Vicente. De Frutos. Carlitos. Jeisson. Berodia. Dani Pichín. Suplentes: Ordoñez. Salcedo. Oscar Valentín. Andujar. Francis. Chiqui. Dani Martinez

Real Valladolid  B: Tanis. Apa. Corral. Mario. Raul. Mario. Wojcik. D. Vega. Suarez. Monteneg. Miguel. Suplentes: Ruben. G. Lara. Velazquez. Cobo. Orea. Pablo. Mito.

Goles: 0-1 Suarez (13”), 1-1 Berodia (19”), 1-2 Ruben (p.p.) (20”), 2-2 Jeisson (31”), 3-2 Dani Pichín (51”), 4-2 Francis (64”), 5-2 Dani Pichín (84”), 6-2 Jeisson (90“). Valoración: 3 puntos Dani Pichín, 2 puntos Jeisson , 1 punto Suárez.Arbitro Montero Lerma. Asistentes Guerrero Jimenez, Lopez Cava. Colegio castellano manchego.

 

Marca: Basilio, Jeisson, Pichín y Frutos 3. El resto: 2. El Real Valladolid B encajó en el Cerro del Espino un severo correctivo ante el Rayo Majadahonda, uno de los mejores equipos del grupo, que exhibió una pegada demoledora ante el filial blanquivioleta. El resultado no plasmó la diferencia de juego que hubo entre ambos equipos, pero sí el tremendo acierto del Rayo Majadahonda en sus disparos, anotando tantos de bella factura. Superior durante todo el encuentro el S.S. Reyes, fue también el que gozó de las mejores ocasiones. Más allá del gol de la victoria, los de Alfredo Santaelena, que fue ovacionado en su regreso a tierras gallegas, estrellaron también dos remates en el larguero.

Parecía que el Atlético B se llevaría la victoria del polideportivo Vicente del Bosque tras el 0-2 materializado por Juan Moreno en el minuto 56. Pero el Adarve nunca se da por vencido y fue capaz de nivelar la contienda con un doblete de Héctor, el último de ellos en el minuto 93. Todavía con la plantilla sin completar y un escenario nada cómodo como el Mariano González de Navalcarnero, el Toledo evidenció una preocupante falta de contundencia que le llevó a perder los tres puntos en un partido que había encarrilado en la primera mitad. El primer gol fuera de casa del Fuenlabrada llegó desde la pizarra de Antonio Calderón. Fran García puso un córner abierto al corazón del área, donde los golpes duelen. ‘Air’ Candela se elevó por encima del resto y cabeceó de forma impecable para llevarse los tres puntos de Talavera.

El Norte de Castilla: El Real Vallladolid salió derrotado con estrépito esta mañana del Cerro del Espino, en su primera salida de la temporada. Tras los primeros buenos 30 minutos, que terminaron con empate a dos en el marcador, el filial blanquivioleta cayó rendido a un Rayo Majadahonda que estuvo mucho más acertado que los visitantes. Una victoria frente al Castilla era la tarjeta de visita con la que recibieron los de Iriondo al Promesas en Majadahonda, una mañana cerrada, con muchas nubes, preámbulo de lo que se cernía sobre los de Carlos Salvachúa. Tras su empate con el Adarve en los Anexos, hoy tampoco se ha visto al filial vallisoletano con las ideas muy claras.

Aunque el gran marcador no es sinónimo del juego visto sobre el verde, pues bien es cierto que los vallisoletanos bien pudieron haber marcado algún gol más. Sin duda, los grandes protagonistas de hoy fueron los delanteros de ambos equipos, pues dejaron muchos goles y ocasiones para el deleite de la grada y la desesperación de las zagas. Pese a haberse adelantado en el marcador con Gol de Suárez, y tras unos primeros minutos de buen juego, orden, y varias llegadas al área de Basilio; los blanquivioletas, que en esta ocasión vestían de rosa, fueron perdiendo fuelle. Vega y Suárez estuvieron muy acertados y siempre llevaron peligro en sus botas, pero no fue suficiente. Berodia empataría poco después, y pese a que el tanto en propia de Rubén pudo hacer pensar a los castellanos yleoneses en lograr por lo menos un punto en su salida, nada más lejos de la realidad.

La primera mitad terminaba con mucha igualdad, no solo en el electrónico, pues Suárez dejó varios pases con peligro y Basilio tuvo que estar muy atento. Sin embargo, las tablas se deshicieron en la segunda mitad inclinando la balanza al lado local. Solo habían pasado seis minutos cuando Dani Pichín, por fin, lograría dar la vuelta al resultado, y tras este gol llegaron los minutos más intensos del encuentro. Poco después el Pucela tuvo ocasión de volver a empatar el partido, nuevamente gracias a Suárez. quien estuvo casi omnipresente en todas las acciones de peligro blanquivioleta. A balón parado lo intentaron también Montenegro y Vega, pero sus balones no tuvieron claros rematadores y tanto Basilio como la defensa local desbarataban una y otra vez sus tentativas. Para desgracia de los de Valladolid quiso el destino que Francis, con un golazo por la escuadra, dejase caer el jarro de agua fría sobre la meta de Tanis, que no tuvo en la mañana de hoy su mejor actuación. En el minuto 77, Suárez tuvo la ocasión más clara para maquillar el resultado, pero providencialmente Basilio la sacó con grandes reflejos con el pie y envió el esférico a córner. Poco a poco las fuerzas fueron flaqueando y los locales, cada vez más cómodos viendo maniatado al Real Valladolid B, ampliaron su cuenta de goles con los dobletes de Pichín y de Jeisson en los minutos finales. Un castigo muy severo para un joven Promesas que tiene que seguir mejorando sensaciones y ganando confianza sobre el terreno de juego. El filial blanquivioelta recibirá la próxima semana en los Anexos al Atlético de Madrid B, que hoy ha empatado contra el Unión Adarve en los minutos finales y con un hombre más que los rojinegros.

El desmarque: El Real Valladolid Promesas sigue sin conocer la victoria tras dos jornadas ligueras y, en la mañana del domingo, ha encajado una severa goleada (6-2) ante el Rayo Majadahonda, uno de los mejores equipos del Grupo I de Segunda División B, que exhibió una pegada demoledora ante el filial blanquivioleta. Los de Carlos Pérez Salvachúa, a pesar de su buena pretemporada, siguen sin carburar y han sufrido en suelo madrileño el bochorno propio de agosto y de una derrota de semejante calibre. La contienda, sin embargo, comenzó mucho más igualada de lo que finalizó. De hecho, el Real Valladolid Promesas se adelantó hasta en dos ocasiones y aguantó la pegada local hasta el descanso.

El filial encajó la goleada en la segunda parte ya que mandó en el electrónico gracias al 0-1 de Luis Suárez, con un buen disparo desde la frontal y, nada más encajar el 1-1, de nuevo se adelantó con el 1-2 con un tanto de fortuna, puesto que el madrileño Rubén marcó en su propia puerta. Pero entonces, los madrileños afinaron la puntería y Jeisson puso el 2-2 en el marcador del Estadio Cerro del Espino a la media hora de juego, resultado con el que ambos conjuntos marcharon a vestuarios. La tónica cambió y fue el Rayo Majadahonda quien quiso llevar la voz cantante del duelo. En los primeros compases de la segunda mitad, Dani Pichín marcó el 3-2 y adelantó a los locales por primera vez en un encuentro que, por momentos, se volvió loco. Luis Suárez estuvo a punto de empatar, pero Francis, que acababa de enviar un balón al palo, marcó un golazo con un disparo en la escuadra que puso el 4-2 que certificó la muerte del Promesas.

El tanto supuso un mazazo importante ya que los de Carlos Pérez Salvachúa se vieron cerca del empate y, sin embargo, la cruel realidad mostraba una renta de dos goles favorable al cuadro madrileño. El técnico pucelano, que ya había intentado dar un giro al partido con la entrada de Cobo por Adrián Wójcik, agotó sus cambios con los ingresos de Mito y Pablito por el lesionado Raúl Navarro y el juvenil Miguel, respectivamente, pero en los minutos finales fueron los madrileños quienes redondearon el resultado con dos nuevos tantos de Dani Pichín y Jeisson, que se apuntaron sendos dobletes. Juego, set y partido para un Rayo Majadahonda que no fue tan superior al Real Valladolid Promesas como muestra el resultado, sino que estuvieron mucho más acertados de cara al gol y aprovecharon los minutos finales de partido, con el filial sobre la lona, para hacer sangre y marcar sendos goles a última hora.

El Gol de Madriz (Carlos González Mora): Dani Pichín (3), Jeisson (2) y Berodia (1). Si algo ha quedado tras la disputa de la segunda jornada de liga en Segunda B, es que el Rayo Majadahonda dará mucho de que hablar, y es que los de Antonio Iriondo juegan muy bien a esto del fútbol. En está ocasión, exhibieron un juego de muchos quilates en su enfrentamiento ante el filial del Real Valladolid en lo que, sin ninguna duda, ha sido una maravillosa carta de presentación en el estreno ante su público. Para deshacerse de su rival, los majariegos tuvieron que sobreponerse a un comienzo deficiente, ya que los castellano-leoneses desplegaron un juego combinativo de inicio con el que generaron diversos acercamientos de mucho peligro. Antes de los diez minutos de partido contabilizamos hasta tres ocasiones claras de la visita. Ya en el primer minuto de partido, Juan Antonio filtró un gran pase hacia la incorporación al ataque de Corral, cuyo envío por bajo lo despejó con muchos apuros Juan Cruz. Poco después, Luis Suárez no alcanzó un centro envenenado de Miguel Mari. Para terminar, también cabe destacar otra acción colectiva comandada por la dupla colombiana Montenegro-Suárez, que ningún atacante logró rematar. Por parte local, Oliva también lo intentó de cabeza tras una falta lateral. Las situaciones reseñadas fueron el preludio del primer gol del choque. Miguel surgió por el flanco izquierdo del ataque vallisoletano para poner el esférico cerca del punto de penalti, donde encontró con mucho espacio a Lucho Suárez que definió con un buen disparo lejos del alcance de Basilio. Seguidamente Montenegro pudo ampliar distancias, pero resbaló cuando se disponía a encarar al portero.

A partir de entonces empezó a carburar el Rayo, dando comienzo de paso al recital de Dani Pichín, que desarboló una y otra vez a su marcador. En su primera gran aparición el extremo enfiló el área contraria, picando la bola hacia la entrada desde segunda línea de Gerardo Berodia que anotó con el interior de su bota derecha, restableciendo las tablas en el marcador. Sin embargo, a renglón seguido, en una acción desgraciada Rubén, devolvió la ventaja a los vallisoletanos, el capitán rayista introdujo el cuero en su propia meta al desviar un balón largo superando por alto a Basilio quien se vio perjudicado por el viento. La aparición de la lluvia añadió épica a un encuentro que ya de por si estaba siendo trepidante. Cerca de la media hora, los madrileños dispusieron de una doble ocasión en primer lugar Jeisson no logró superar en el mano a mano a Tanis, el balón suelto terminó en botas de Dani Pichín que no imprimió la potencia suficiente a su disparo. Jeisson sí estuvo más acertado en la siguiente ofensiva de su equipo. ‘El Mago’ Berodia sacó la varita para enviar un pase a la espalda de la defensa, Dani Pichín cedió con la nuca a un Jeisson que libre de marca no perdonó. Antes del descanso pudo culminar la remontada Berodia tras una mala salida de Tanis Marcellan, con la portería libre el ’10’ no fue preciso con la cabeza.

El segundo periodo fue el de la catarsis majariega, con un fútbol preciosista aniquiló a un Promesas que no tuvo opción y acabó goleado. No obstante, el filial blanquivioleta se lanzó a la ofensiva en los primeros compases del segundo tiempo, hasta que tras una jugada de equipo Dani Pichín hizo el tercero. Pichín dio inicio y fin a la acción del gol, El ’11’ Encaró a dos zagueros, puso después un centro hacia el segundo palo, Jeisson devolvió la pelota a la zona central del área, desde donde Jorge de Frutos conectó nuevamente con Dani Pichín para que éste superase con un potente disparo a bocajarro a Tanis.

Después del gol, la electricidad de Dani Pichín, la calidad de Berodia y el oportunismo de Jeisson continuaron marcando los designios de la contienda. Este último estampó el balón en el poste tras otra salida errónea de Tanis. A continuación, Basilio salvó a los suyos ante un potente disparo de Lucho Suárez, una parada que dio origen al cuarto. Francis sacó compás y cartabón para colocar la bola en plena escuadra con su pierna zurda. Un auténtico golazo de uno de los grandes fichajes del Rayo para esta temporada. A partir de entonces, fue coser y cantar para el conjunto de nuestra comunidad, que con el partido resuelto se dedicó a tocar y tocar ante un adversario desarbolado. Entre otras ocasiones el cuadro de Majadahonda no aprovechó un cuatro para uno para aumentar su renta. Más precisos estuvieron Dani Pichin y Jeisson para redondear el triunfo de su equipo en el tramo final del duelo. Dani Pichin se planto una vez más delante del portero para poner en el ángulo superior el balón. El 6-2 lo hizo Jeisson tras un control orientado que le dejó delante de la portería, el delantero peruano marcó con un gran derechazo a media altura. Un set, para una victoria en la que el Rayo Majadahonda mostró sus credenciales.

El Gol de Plata: La matinal del Domingo nos ofrecía este partido del grupo I de Segunda B entre el Rayo Majadahonda, que venía de ganar en el Di Stefano por 1-2 el pasado sábado y el filial pucelano, que cosechó un empate a uno como local frente al debutante Unión Adarve, dos conjuntos de los que se espera buen juego y entretenimiento esta temporada. El partido se desarrolló con mucho ritmo en todo momento, con dos partes muy diferenciadas; la primera mitad, donde ambos conjuntos se intercambiaban golpes, con un juego muy ofensivo y donde las defensas pasaban a un segundo plano; y la segunda mitad, donde el equipo madrileño fue muy superior en todas las facetas del juego y que pudo incluso haber conseguido un resultado mas abultado.

El colegiado daba comienzo al partido, y el Promesas se hizo con el balón, percutiendo por las bandas y creando mucho peligro, ya que el equipo majariego había comenzado el partido con la típica “caraja” inicial y pasó muchas dificultades defensivas en los minutos iniciales. Tal despiste defensivo dio origen al primer gol, Miguel avanzaba solo por la banda derecha, llegando hasta el final y poniendo un centro raso para que Suárez marcara el primero. Este gol, causó un efecto contrario en el equipo rayista, en vez de venirse abajo, comenzó a crear peligro real sobre la meta defendida por Tanis. Y el peligro fue tal que Pichin, quien cuajó un gran partido, le pasaba el balón a Berodia que llegando desde atrás, restablecía el empate en el marcador. Comenzaba a diluviar en Majadahonda, y ese fue el presagio del segundo gol vallisoletano, que llegó tan solo un minuto después del empate. Tanis mandaba arriba el balón desde su portería, y Rubén, en un intento de despejar el balón, introducía con infortunio el esférico en su propia meta ayudado por el fuerte viento que arreciaba en aquel momento. Pero el guión no cambió, el Rayo Majadahonda siguió asediando la portería pucelana, con Jeisson como principal protagonista, y este mismo conseguiría el 2-2 tras una dejada de Pichín. Así se llegaba al descanso, con un partido abierto y muy entretenido.

La segunda mitad fue muy diferente a la primera, el Rayo Majadahonda trató de tener el balón desde el comienzo, situación en la que el Promesas sufrió, y mucho. Transcurrían solo siete minutos desde el comienzo de la segunda parte, y una preciosa triangulación entre Jeisson, De Frutos y Pichín culminarían la remontada majariega, con un gran disparo pegado al poste de Pichín poniendo asi el 3-2 en el marcador del Cerro del Espino. Esto fue solo un preludio de lo que se avecinaba, ya que el Majadahonda pasó como un vendaval por encima del equipo vallisoletano en lo que restaba de partido. Una parada de Basilio a Suárez dio origen al cuarto, una contra muy bien llevada que culminaba Francis con un gol de bella factura y que levantó a la grada. El filial a remolque lo intentaba, pero no era el día y el Rayo se aprovecharía de ello, aumentando su renta con goles de Pichín y Jeisson, que ponían sendos dobletes en sus cuentas particulares. El Rayo Majadahonda se sitúa líder en la clasificación por diferencia de goles con 6 puntos en su casillero, mientras que el Real Valladolid Promesas se queda con 1 punto en el 17º puesto. El Majadahonda recibirá la próxima jornada al Coruxo, mientras que el filial pucelano se enfrentará como local al Atlético de Madrid B.

Tribuna de Valladolid: Si el sábado el primer equipo del Real Valladolid estrenó el casillero de victorias, este domingo el segundo lo ha hecho con el de derrotas. Además, a lo grande. El conjunto de Carlos Salvachúa cayó derrotado por un contundente 6-2 ante el Rayo Majadahonda, en un partido en el que se adelantó por dos veces, pero en el que se vio superado por un correoso y eficaz rival. El gol de Luis Suárez y el del local Rubén en propia puerta invitaron a pensar que el Promesas podía rascar algún punto en su visita al Cerro del Espino. Lejos de ello, el equipo madrileño empató antes del descanso y asistió otros cuatro golpes, en forma de goles en la segunda mitad. Pichín (2), Jeisson (2), Berodia y Francis fueron los autores de los tantos locales. Duro traspié para el filial blanquivioleta, que en la primera jornada no pudo pasar del empate contra un Unión Adarve que jugó con uno menos más de 50 minutos. En aquella ocasión, el conjunto de Salvachúa no encontró la manera de meter mano a su rival para superarle. Las sensaciones no fueron buenas y en esta segunda jornada se han confirmado.

Blanquivioletas (Víctor Álvarez): El Real Valladolid B sufrió una goleada en su primer desplazamiento fuera de casa. El verdugo fue el Rayo Majadahonda, que hizo honor a su nombre y destrozó al Promesas en medio de la gran cantidad de lluvia que cayó sobre el verde. El estruendo fue completo a raíz del cuarto gol local que mató el partido y que dio pie a que los rayistas manejaran al Promesas a su antojo hasta el punto que los seis goles encajados se quedaron cortos. Desde la banda izquierda llegó la acción del primer tanto. Suárez recibió en la frontal y la colocó con mimo a la derecha de la portería majariega, lejos del alcance de Basilio. La alegría visitante duró poco, puesto que Berodia remató a la red un centro mordido en el segundo palo. No sería el último cambio de guion en menos de seis minutos, ya que el Rayo Majadahonda concedió el gol tonto de la jornada por la mala fortuna de Rubén, quien introdujo el balón en su portería. Sin controlar las facetas del juego, el Promesas dominaba en el marcador. Si bien es cierto que durante los veinte minutos de tormenta de la primera mitad, no se jugó mucho.

Posteriormente, cuando la lluvia cedió en intensidad, el Rayo Majadahonda comenzó a mostrar las señas de la identidad de Iriondo y lograba sacar la pelota jugada desde sus dominios con éxito. El empate llegó en una jugada poco elaborada, pero efectiva para los locales. Berodia envió a la espalda un balón para Pichín. El extremo peinó la bola y Jeisson empaló a la red para dar muestras de lo que sería la sociedad Pichín – Jeisson que fue letal para el Promesas anotando cada uno dos goles en sus respectivas cuentas particulares. Tras el descanso, el partido cambió por completo y el dominio de esférico del Majadahonda fue total ante un Promesas que reculaba en su campo. Pichín repitió el gol anotado por Suárez, desde el mismo lugar y colocándola en el mismo sitio que el delantero blanquivioleta. Así el Rayo se ponía por delante por primera vez en el encuentro para hacer sangre en la última media hora.

El Promesas lo intentó. De hecho, tuvo en las botas de Suárez el chance de poder lograr el empate, pero sin éxito. Francis, que había tenido una clarísima opción abortada por el palo, se quitó la espina anotando un golazo para el Majadahonda. Además de quitarle las telarañas a la escuadra, desenchufó al filial hasta convertirlo en un juguete y romperle en pedazos. La prueba de la desconexión se personificó en una acción en la que Cobo, tras cometer falta por realizar un plantillazo, no recuperó el sitió ni impidió el saque rápido del Rayo, lo que provocó una situación que se transformó en un cuatro contra Aparicio, que cerraba la defensa, que los majariegos desperdiciaron. O lo que es lo mismo, Tanis lo evitó. El guardameta evitó que la goleada fuera más sangrante aún.

 

José María Rico: “Sabíamos que el Rayo Majadahonda venía a una final en Valladolid y fuimos a ganarla”

img_2090
José María Rico, al frente del autobús del Rayo Majadahonda

ENRIQUE OCTAVIO. “Sabíamos que era una final y fuimos a ganarla”. Quien así se expresaba al término del partido era José María Rico, nuevo entrenador del Rayo Majadahonda juvenil que ha conseguido darle la vuelta como a un calcetín a un equipo roto y desarmado que desde que cogió él las riendas ha obtenido 2 victorias, 2 empates y una honrosa derrota ante el líder Real Madrid. ¿Donde está la clave de su último éxito ante el Real Valladolid en el Nuevo Zorrilla? El club vallisoletano había programado el partido de su juvenil justo antes de su encuentro de Segunda División ante la UD Almería para que sus espectadores disfrutaran del juego de su cantera. Pero quien se comió la tostada –en este caso la pizza que el director general José Luis Hernández les llevó al autobús– fue el Rayo Majadahonda, que sorprendió a propios y extraños con un encuentro donde el equipo brilló colectivamente, se pareció mucho al de Segunda B con sus triangulaciones, diagonales, contragolpes y hasta ruletas. Y dió el campanazo de la jornada y quien sabe si de la liga ante unos anonadados y cariacontecidos blanquivioletas que no daban crédito a lo que veían. Sobrio, contundente y eficaz en defensa, con un medio campo sacrificado y versátil y una delantera con un tridente que funcionaba como estilete y con olfato de gol, el resultado pudo ser aún mayor si no se llega a anular otro tanto al Rayo Majadahonda, cuando el árbitro vio fuera de juego en un autogol del portero. En definitiva justa y sorprendente victoria ante un grande del fútbol español.

img_2091José María Rico destacaba la labor colectiva del equipo y se mostraba muy contento por el resultado: “sabíamos la importancia del partido, teníamos el deseo de convertirlo en una final y la ilusión y el convencimiento de ganarla ante un club histórico que pretende jugar la Copa del Rey. Encontré un equipo en una situación difícil y lo que más me recompensa es que los futbolistas, directivos y afición han recuperado la alegría, sensación parecida a la que viví en Leganés con mi debut en Segunda B contra el Lugo de Quique Setién, al que ganamos 2-0, y al final de la temporada logramos jugar el play off a Segunda División A. Cuando llegue a casa y me venga la soledad del entrenador podré disfrutar al menos hasta el lunes del trabajo bien hecho, porque tenemos otro reto muy importante la próxima semana ante el Adarve”. Rico quiso tener palabras también para toda la plantilla y en particular para los últimos descartes que ha tenido que realizar para formar un grupo más competitivo y compacto que pueda intentar salir del atolladero en el que estaba metido y disfrutar de la competición:

img_2079“En particular quiero destacar y referirme a Coque como ejemplo de humildad igual que todos los demás porque sé lo grandes deportistas que son. Mi labor este año, además de los puntos, de la clasificación, de sacar al equipo adelante y de afianzar ese estilo de juego que tanto nos caracteriza, es enseñarle a los chicos a ser profesionales. Unos lo conseguirán, otros no, pero todos deben saber como intentarlo y mi trabajo consiste en formarlos en este excelente laboratorio que es la División de Honor juvenil, la liga de canteras más potente de España y posiblemente de Europa. Además de los estudios y de las aficiones, el fútbol en División de Honor debe tener la máxima prioridad, el máximo sacrificio, la mayor entrega. Y en eso estamos”, concluyó José María Rico.

img_2078 cymhoadweaacn85

Un “abierto y descarado” Rayo Majadahonda se hace “rico” en el Nuevo Zorrilla de Valladolid (1-2)

img_2087Jesús Domínguez, director de Blanquivioletas, productor de Hacemos Cantera y Blanco y Violeta, en esRadio Valladolid y muy activo con @JesuDominguez en redes sociales se acercó a los aledaños del Nuevo Zorrilla para ver el partido Valladolid-Rayo Majadahonda de juvenil División de Honor. “El Divi se bloquea y pierde el invicto en casa”, tituló y aunque cree que “el Real Valladolid cayó frente al Rayo Majadahonda en un mal encuentro, en el que la lesión de Bruno le dejó frío, y en el que sin embargo no mereció perder”, añade: “Normalmente, cuando se enfrentan rachas, sucede que las dinámicas cambian. Eso pasó este sábado en el duelo entre el Real Valladolid y el Rayo Majadahonda de División de Honor, al que los blanquivioletas llegaban sin haber perdido nunca en casa y los rayistas sin haber ganado nunca fuera. Aspirante a estar arriba el uno, en descenso el otro, el partido podía parecer propicio para una victoria local. Pero ay amigos…”. Y a su atinada crónica no le falta razón: el nuevo Rayo Majadahonda juvenil de José María Rico se trajo todo el botín de un campo histórico ante un equipo de altura. 

dwmwkj8_200x200“En una tarde tonta, de esas en las que todo lo que puede ir mal se da, el conjunto de Paco de la Fuente cuajó su peor encuentro de la temporada y cayó ante un rival a priori inferior, pero que no lo fue en Los Anexos. Cierto es, los blanquivioletas no merecieron perder, pero no menos que cuando el fútbol es caprichoso, poco se puede hacer. Se vieron sorprendidos por los pocos complejos del rival y no les salió nada, se puede decir que desde el primer minuto. Y es que si bien Nieto tuvo dos buenas arrancadas en el primer cuarto de hora, que terminaron ambas en centros sin mayor peligro, la lesión de Bruno a los dieciséis minutos lo trastocó todo. Javi salió de puños en una acción en la que el instinto llevó al navarro a cubrirse. Cuando iba a arrancar para seguir la jugada, se llevó un golpe involuntario que le hizo desestabilizarse y hacer un movimiento poco natural, que hizo que sintiera un chasquido y dolor, tanto que abandonó el campo en camilla y entre lágrimas. Si el inicio no había sido el mejor del mundo, perder de esa forma a un puntal dejó grogui a los blanquivioletas”.

img_2082“Los majariegos intentaron aprovecharlo y, en un buen pase largo en dirección al costado derecho, Hoyos se plantó delante de Javi después de un error de la defensa (de circunstancias: no estaban ni Prados ni Pablo, centrales habituales), y, aunque falló en la definición, llevó el susto a la hinchada local y provocó el “uyyy” de sus animosos –y protestones– aficionados. Antes del descanso el propio Hoyos puso un centro que no encontró rematador en el corazón del área, en otra acción peligrosa. ¿Y el Real Valladolid? El Real Valladolid nada; como si no hubiera comparecido. Le faltaba serenidad para sacar el balón jugado y para tocarlo en la zona ancha a pesar de juntar sobre el casi cemento a jugadores como Rivera, Maxi, Abel y Mito. Y si primero se vio desbordado por la presión, luego llegó a ver cómo era el rival quien tenía el balón y si no mandaba en su campo hacía al menos algo parecido”.

img_2080“Lo mejor de todo fue que el marcador no se movió en esos 45 minutos. Lo peor, que en el 48′ Hoyos hizo el cero a uno al aprovechar un barullo en el área en el enésimo rechazo de una jugada hilvanada por Carlos por la derecha que la defensa, liviana, no acertó a despejar. Vino el tanto a confirmar el mal augurio, aunque a la vez sirvió para espolear a los vallisoletanos. No es que jugaran bien en adelante, pero al menos le pusieron ganas. Maxi cerca de la hora de juego, disparó desde lejos pero su envío se fue alto. En el 62′, en la primera bola que tocaba, en un testarazo en un saque de esquina, hacía un empate que invitaba a soñar con un arreón que dejara en los tres puntos en Los Anexos. Pero fue solo eso, un sueño, porque el Divi no tuvo el temple necesario para hacerse con el dominio del choque”.

img_2083“Más bien al contrario, se convirtió en un correcalles que podía salir de cara o de canto; ni siquiera se podía hablar de ruleta rusa, puesto que el revólver contiene una bala y seis huecos. Aquí todo era a cincuenta-cincuenta. Y como en el sorteo inicial, en el que es cortesía dejar escoger al rival, el Pucela dejó que fuera el Rayo quien hiciera el juego que le convenía: abierto, descarado, al intercambio de golpes. El reloj corrió y ambos equipos tuvieron algún que otro acercamiento, siendo otro cabezazo de Adri la oportunidad más clara para el Real Valladolid. Y si nunca el bloqueo desapareció, dejando paso al fútbol presuntamente preciosista de los vallisoletanos, tampoco lo hizo el mal fario o como quieran llamar a lo que les atacó. Así, en el 88′, Tala pegó un zurriagazo desde fuera del área aprovechando que Javi estaba fuera de posición, el golpeo dio en el travesaño y el rechazo le cayó a Arribas, que con el guardameta fuera de sitio, hizo el uno a dos definitivo”. Aunque el colegiado alargó varios minutos, aquello fue como un directo al mentón: envío a los de Paco de la Fuente a la habitación del sueño. Aunque quedaba tiempo, lo que no quedó fue chispa para reaccionar, por lo que cayó el invicto cuando el Pucela menos lo esperaba. No solo eso: con esta derrota, por inmerecida que fuera, el mal momento se va ya a una pobre cosecha de un punto de los últimos doce”.

img_2086Real Valladolid: Javi; Apa (Silos, min. 85), Rivera, Tena, Nieto; Bruno (Maxi, min. 16), Abel (Adri, min. 62); Mito (Pablito, min. 78), Cisneros, Juan; y Miguel.

Rayo Majadahonda: Lombo (Marcos, min. 93); Acha, Pablo, Mayorga, Heredia; Tala, Pitu (David Moreno, min. 59); Hoyos (Richard, min. 65), Escobar (Jesús, min. 88), Carlos (Fer, min. 89); y Arribas.

Goles: 0-1, min. 48: Hoyos. 1-1, min. 62: Adri. 1-2, min. 88: Arribas.

Árbitro: Daniel Reinoso Mangas, asistido por César Lucas García y Mario López Lavín. Amonestó a los locales Abel y Cisneros y a los visitantes Tala, Hoyos y Acha.