El padre del futbolista Alejandro Arribas puja por el Rayo Majadahonda

J. FEDERICO MTNEZ. Alejandro Arribas García, padre del futbolista Alejandro Arribas Garrido, que se formó en el Rayo Majadahonda y militó en el Navalcarnero, Rayo Vallecano, Osasuna, Sevilla y Depor, jugando actualmente en el Pumas de Mexico, va a pujar por la adquisición del Rayo Majadahonda y tiene intención de comprar un paquete de acciones de al menos 600.000 euros, según trasladaron desde el club a MJD Magazin. La entidad ha convocado para el próximo martes 18 de diciembre de 2018 su Junta General Extraordinaria de socios en el Restaurante D´Juan (Centro Comercial La Bolsa de Majadahonda). Y allí debe aprobarse la “Memoria del Proceso de Transformación del Club en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) remitida por la Junta Directiva” para su “análisis, deliberación y aprobación” por parte de los socios. Será entonces cuando se desvele el interés de los Arribas por hacerse con las riendas del club y con ello se iniciará el proceso de venta de acciones, tasadas en 3,25 millones de euros, mínimo legal y la misma cantidad que otros clubes como el Extremadura. Esto significa que para tener la mayoría de las acciones hay que invertir 1,625 millones de euros, aunque el Consejo Superior de Deportes (CSD) exige que se cubra la totalidad del capital social, los 3,25 millones. 

Vedia ha hecho pública la oferta de venta del club al futbolista Arribas y su padre

Según esta versión, el presidente Enrique Vedia, que lleva 40 años en el cargo como directivo, ya se ha asegurado el puesto de “asesor” de Alejandro Arribas para seguir manejando la entidad. Vedia ha asegurado a sus directivos que aunque Arribas “no cubra” la totalidad de las acciones y se quede en esos 600.000 euros, “hay socios suficientes” para llegar a los 3,25 millones de la totalidad del capital. Para comenzar, Vedia presume de que también él mismo comprará “otros 100.000 euros”, así como su secretario, Casto Gallardo, que puede llegar a una cantidad similar que le asegure un puesto en el Consejo de Administración. El resto de los directivos no se ha planteado comprar un paquete significativo de acciones. El problema ahora es que el presidente tomó la decisión “unilateral” de “cerrar el grifo” con un tope de número de socios que se quedó en 180 para “desviar” a los nuevos a la categoría de “abonados”, que según su visión “solo tienen derecho a entrada al campo, sin voz ni voto en la Asamblea ni acceso a comprar acciones”.

Arribas y su pareja han compartido en las redes sociales sus fotos con sus admiradores

Otra de las novedades que se han producido cara a la transcendental Asamblea del martes 18 de diciembre es que uno de los patrocinadores del club, el empresario Francisco Cubo, propietario de la constructora Afar 4 junto a sus otros tres hermanos, se ha desmarcado finalmente de la compra de acciones. Los hermanos Cubo no desean desembolsar más dinero en la entidad, según han transmitido a otros directivos, ya que poseen un equipo propio (Afar 4) y subvencionan también el equipo de fútbol sala femenino, propiedad de 2 controvertidos concejales de Ciudadanos (Cs) en Majadahonda que se han visto envueltos en una sonora polémica pública a causa de la financiación del mismo. Paco Cubo llegó a intervenir en una Asamblea del club este verano con un emotivo discurso en el que reivindicó conocer el “sentir de la gente” antes de avalar la conversión en Sociedad Anónima. Ahora, siempre según esta versión, habría dado marcha atrás a poner más dinero, más allá de su aportación “simbólica” como un socio más y el citado patrocinio.

Arribas excluye al Rayo Majadahonda en su biografía

Por otro lado, Vedia se lleva “trabajando” a los Arribas (padre e hijo) desde hace tiempo. “Arribas, un jugador de Primera que no olvida sus orígenes”, fue el titulo del reportaje que la web del club le dedicó este texto: “Arribas, que siempre lleva al CF Rayo Majadahonda muy adentro, y al que sigue como un aficionado más, acudió a las instalaciones de La Oliva para hacerse socio del club y, en un acto informal pero muy entrañable, hacer entrega al club en la figura de su presidente, de una camiseta del Deportivo de La Coruña, equipo en el que militará una temporada más”. Lo curioso es que Arribas no incluye en su biografía de redes sociales al Rayo Majadahonda entre los clubes que jalonan su trayectoria. Eso sí, en esta “hagiografía” del propio club majariego se resaltaba ya el papel de su padre: “por eso, a base de constancia, de mucho esfuerzo y del apoyo por supuesto de su familia y de su padre especialmente, que ha gastado mucho dinero en la preparación física de su hijo, ha conseguido llegar a jugar en la Liga del fútbol más importante a nivel mundial. Por su parte Alejandro Arribas, con su padre al lado y siempre cerca de él, atendía divertido a las explicaciones que daba el presidente sobre él como futbolista”, escribía una empleada del club. El propio futbolista declaró en otra ocasión cuando jugaba en el Rayo Vallecano: “Si no hubiera sido futbolista seguramente me hubiera dedicado a trabajar en las empresas de mi padre”. Se refería a las empresas financieras, inmobiliarias e industriales (sector de piel) que la familia posee en Segovia y Burgos. Y cuando el futbolista llegó a Mexico para fichar por su nuevo club lo hizo “acompañado por su padre y su pareja”, en alusión a su progenitor y a Nuria Aganzo, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y diplomada en Fisioterapia.

Rayo Majadahonda desvela que impidió captar más socios (180) para que no puedan comprar acciones

J. FEDERICO MTNEZ. “Desde que ascendimos hemos cerrado el cupo de socios (180), no hemos dado de alta a nadie, por eso hemos estado quietos, porque no queríamos que entrara gente nueva que tuviera los mismos derechos. Ya nadie puede ser socio del Rayo Majadahonda, solo puede ser abonado. No va a venir nadie a quedarse con el club”. Con estas palabras, el presidente Enrique Vedia, recién llegado de sus vacaciones en Perú, informaba en la segunda Asamblea que autorizó la conversión de la entidad en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) que gracias a que no se había hecho una campaña de socios durante la temporada 2017-18 o durante el play off de ascenso, tal y como reclamaron algunos de ellos en vano, ahora solo podrán comprar acciones de la nueva SAD únicamente 180 personas.

 

Paco Cubo (Afar 4), en primer término, no quiso intervenir esta vez en la Asamblea

La revista “Palco 23” había informado que “los socios necesitan encontrar a inversores que aporten 3.246.203,55 euros durante los próximos nueve meses si quiere cumplir con los requerimientos de la Ley del Deporte”, por lo que el secretario Casto Gallardo advirtió: “si no se suscriben al 100% las acciones, no podríamos convertirnos en SAD y automáticamente descenderíamos de categoría”. Empezando a contar desde septiembre de 2018, que será la fecha en la que el Consejo Superior de Deportes (CSD) fije ese capital social mínimo, ello significaría que en mayo de 2019 habría que haber desembolsado el capital. Y si en esa fecha el equipo no hubiera conseguido los objetivos de permanencia en Segunda A al descenso deportivo a Segunda B se le uniría el descenso jurídico. Por contra, si en mayo de 2019 el equipo va bien, se necesitarían entonces los 3,2 millones de euros.

Zacarías Maíllo y Socorro Montes de Oca (PSOE) asistieron como socios

Casto Gallardo habló en la Asamblea de “un plazo de 6 meses desde que nos fijen el capital social mínimo” y defendió la conversión en SAD porque “es un imperativo legal convertirnos en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) si queremos jugar en Segunda A, algo que afecta a todos los clubes excepto Real Madrid, FC Barcelona, Osasuna y At. Bilbao”. Y aclaró que cuando en la anterior Asamblea dijo que cada socio tendría que pagar unos 18.000 para ser accionista (algo que fue replicado airadamente entonces por el ex tesorero Vicente Alvarez), en realidad quería decir que “tenemos que dividir el capital social (unos 3,5 millones de euros) entre todos los socios que somos (unos 180 socios). Las acciones tendrán un valor nominal de 100, 200 o 1.000 €, pero si en una primera vuelta no se cubre, en una segunda fase aquellos que hayan suscrito podrán engancharse otra vez. Y en una tercera fase ya habría que cubrirlo completo porque si no se suscribe al 100% no podríamos convertirnos en SAD y automáticamente descenderíamos de categoría”.

Iriondo votó en la Asamblea: detrás, Vicente Alvarez

La Asamblea registró la posición crítica del ex tesorero Vicente Alvarez, un socio que posee carácter histórico por su edad: “No merece la pena (este proceso de conversión a SAD), no veo a la gente preparada, al pueblo, a todos, la conversión es una cosa de locos”, expresó. El vicepresidente Ignacio Acha reconoció que en efecto había riesgos porque de hecho “el Salamanca ha desaparecido”, en alusión al equipo que ahora coordina deportivamente el ex director deportiva del Rayo Majadahonda, José María Movilla, pasando a llamarse “Salmantino”. Según el diario AS, “el club ya ahogado por las deudas entró en concurso de acreedores y se vio abocado a la desaparición en junio de 2013 con 23 millones de euros de deuda”.

Movilla en el Salmantino

“El antiguo dueño de la entidad, José María Hidalgo (Air Europa), compró ese verano los derechos federativos del Salamanca para fundar el Salamanca Athletic pero la RFEF finalmente no inscribió al equipo debido no poder cumplir en plazo de ley de SAD. El Salamanca fue también víctima de la nueva ley de la RFEF de ese año 2013, que obliga a que si un club se quería refundar, el club de nueva creación tenía que asumir la deuda del club que dejaba de competir. El Salmantino, que recogió el guante del fútbol en la ciudad, ha comprado la marca, el himno y los trofeos de la antigua UD Salamanca y su intención es que vuelva a denominarse así”, señala el periodista Pablo M. Fuentenebro.

“Rayo Majadahonda: de Club Deportivo a Empresa Profesional (I)”, por Andrés Delgado, economista y socio

Asamblea de Socios del Rayo Majadahonda

ANDRÉS DELGADO (Economista y socio del Rayo Majadahonda). Después de la situación de descontrol, desorganización y falta de capacidad demostrada por los responsables directivos presentes y ausentes en la Asamblea de Socios del Rayo Majadahonda del pasado viernes, nadie duda ya que es inaplazable la urgente profesionalización del club para poder participar con las mínimas garantías en el fútbol profesional, tras el ascenso a Segunda A obtenido en el terreno de juego. Ya la Liga de Fútbol Profesional  (LFP) exigió esa profesionalización al presidente Enrique Vedia en las reuniones mantenidas tras el ascenso del Rayo. En concreto se le comunicó que ya no es posible desarrollar en un club de la élite del fútbol profesional español, una gestión tan personalista en la que todas las áreas del club son dirigidas y controladas por la misma persona, en este caso el presidente.

Y también se le indicó que es necesario la contratación y formación de un equipo de profesionales en las diferentes áreas de gestión del club: deportiva, económica-financiera, comunicación y redes sociales, y socios. En todas estas áreas, hasta ahora el único responsable de todas ellas en el Rayo Majadahonda, ha sido el presidente. Y por ello la Liga de Fútbol Profesional ha advertido a Enrique Vedia que ese tipo de gestión ya no es posible y le han urgido a tomar las medidas necesarias en el camino de la profesionalización y el conocimiento.

Pero mientras esos inaplazables y obligados cambios se llevan a cabo de forma irrenunciable, lo vivido en la Asamblea de socios del pasado viernes no tiene parangón y da muestra de la verdadera situación actual de la gestión del club. Se trataba de la Asamblea más importante de la historia del Rayo Majadahonda. En ella se iba a debatir entre los socios (dueños del club hasta que sea Sociedad Anónima Deportiva (SAD), el proceso de conversión del Rayo Majadahonda de Club Deportivo a Empresa. Y la Asamblea se iniciaba con la ausencia por motivos personales del presidente y con defectos importantes en la convocatoria.

Numerosos socios no la recibieron y no se publicó en la web del club, tal y como recoge el artículo 27 de los nuevos Estatutos del Club que se aprobaron en la pasada Asamblea. Ante esta situación y la manifestación del descontento de los socios allí congregados, por parte de los directivos allí presentes en la presidencia, Ignacio Acha y Casto Gallardo, se adoptó el acuerdo de cancelar la Asamblea y proponer una nueva convocatoria. Y aquí es dónde el despropósito ya alcanza una dimensión insospechada.

En la mañana del sábado, por parte del departamento de comunicación del club, se publica en redes sociales oficiales y en la web del club un comunicado oficial en el que se informa de una nueva convocatoria de Asamblea, firmada por el presidente ausente y el secretario del club, para el próximo 29 de julio. Convocatoria que curiosamente y por motivos no explicados aún por el club, tiene un orden del día diferente al de la Asamblea convocada para el pasado viernes. Nótese que, en la convocatoria de la Asamblea del viernes y que fue cancelada por defectos de forma en su convocatoria, el orden del día incluye un punto que es “Debatir sobre la transformación del C.F. Rayo Majadahonda en Sociedad Anónima Deportiva por su acceso a competición profesional”, mientras que en la nueva convocatoria figura “Ratificación del acuerdo de la Junta Directiva del pasado 11 de junio sobre la transformación del C.F. Rayo Majadahonda en sociedad anónima deportiva por su acceso a competición profesional”.El matiz es importante.

El cambio en el orden del día supondría que para la siguiente supuesta Asamblea se propone, únicamente, ratificar un acuerdo previo de la Junta Directiva, incluso a la Asamblea del pasado viernes de conversión del Club en SAD. Y es entonces cuando las dudas entre los socios se disparan en redes sociales: ¿si solo se propone a los socios ratificar un acuerdo de la Junta Directiva anterior a la Asamblea del viernes, supone ese cambio en el orden del día de la nueva Asamblea que la Junta Directiva del Rayo Majadahonda, sin contar ni debatir con los socios, ya ha adoptado el acuerdo de convertir el club en SAD? Por parte del departamento de comunicación del club se responde en redes sociales que la Asamblea se aplaza a la espera de la vuelta del presidente de sus vacaciones (parece entonces que se desautoriza y es muestra de falta de confianza en los dos directivos que presidieron la Asamblea cancelada, Ignacio Acha y Casto Gallardo) y que respecto al diferente texto puede tratarse de una errata y que se pone en conocimiento de las personas encargadas. Y de forma sorprendente, la publicación del comunicado oficial desaparece y se sustituye por una publicación en la que se señala que este lunes 2 de julio se informará de la fecha de la nueva Asamblea.

Para más inri y como apoteosis final del descontrol, descoordinación y desorganización y manifiestas deficiencias del departamento de Comunicación del club y de la Junta Directiva, la publicación desaparece unas horas después, por lo que ahora mismo no sabemos si va a haber nueva Asamblea y cuándo será y sobre todo si se debatirá con los socios y serán los socios los que decidan el proceso de conversión o si solamente se presentará a los socios (cuya partida de ingresos en el presupuesto del Club de la 2017-2018 es de 17.500 euros: por lo tanto a una cuota de 100 euros anuales, por el club se estima que habrá 175 socios) la ratificación de un acuerdo ya adoptado por la Junta Directiva.

En definitiva, la imprevisión, falta de coordinación, falta de profesionalidad y falta de conocimientos demostrada por parte de los responsables del club, convocando de forma incompleta y sin cumplir con los nuevos Estatutos que ellos mismos propusieron y aprobaron hace unos meses, y teniendo posteriormente que cancelarla ante el temor de su impugnación por parte de los numerosos socios descontentos allí presentes por este proceder, vienen a demostrar una vez más que el mensaje que la Liga de Fútbol Profesional ya ha dado a Enrique Vedia sobre la imperiosa e inaplazable necesidad de profesionalizar todos los departamentos del club (deportivo, económico-financiero, comunicación-redes sociales y socios), para participar en la competición profesional, ha pasado de “necesario” a “prioritario y urgente”.

En el siguiente artículo de la serie “Rayo Majadahonda: De Club Deportivo a Empresa Profesional”, informaremos sobre el proceso de conversión del Rayo Majadahonda desde su actual estatus de Club Deportivo a Sociedad Anónima Deportiva. Según han manifestado numerosos socios, la información que se dio en la Asamblea es incompleta y confusa. Y los socios, que son los dueños del club, deben tener conocimiento completo de cuál es el proceso y lo que va a suponer la transformación de su club, el Rayo Majadahonda, del que hasta ahora –y mientras no se demuestre lo contrario– son propietarios, para transformarse de Club Deportivo a Empresa Profesional.